Revista Maternidad

Guía del acogimiento familiar

Por Bebemon

¿Qué sabemos del acogimiento familiar? Poco. Y es una vía interesante de solidaridad con los niños más necesitados.

El acogimiento lo decreta una autoridad pública (la Comisión de Tutela del Menor, u organismo similar de la Comunidad Autónoma correspondiente) cuando los niños no pueden o no deben permanecer con sus propias familias. En esos casos, se les proporciona temporalmente un nuevo entorno familiar estable. La familia que los acoge se compromete a alimentarlos, educarlos y proteger sus derechos.

Siempre que se pueda, se potenciará el contacto del niño con su familia biológica. Esto le permite mantener el vínculo y confirmar su origen, pero a la vez desarrollarse como persona en un entorno externo, de cariño y seguridad. La experiencia demuestra que estos niños mejoran su lenguaje, mejoran psicomotrizmente, aumentan de talla y peso, y ganan en capacidad afectiva.

Guía del acogimiento familiar

photo © 2012  ANSESGOB more info

Tipos de acogimiento:

  • Acogimiento familiar simple: temporal, hasta la reinserción en la familia biológica.
  • Acogimiento familiar permanente: cuando la entidad pública solicite al juez que atribuya la tutela a la familia de acogida. Los motivos pueden ser varios, relacionados con la situación del niño o su familia biológica.
  • Acogimiento familiar preadoptivo: cuando el niño se encuentre en situación jurídica de adopción y la entidad pública considere necesario un periodo previo.

El acogimiento se diferencia de la adopción porque esta última es definitiva e irrevocable, creándose una relación de filiación idéntica a la de los hijos biológicos. En cambio, como hemos visto, el acogimiento es transitorio y se mantiene la relación con la familia biológica, a la que el menor volverá cuando lo decrete la autoridad competente.

Veamos algunos programas de acogida de la Fundación Meniños, una organización sin ánimo de lucro que trabaja por los menores en situación de dificultad social.

   * “Familia Paraguas” es su programa para acogimientos familiares simples (temporales). Los niños tienen de 0 a 6 años, y la acogida es de un máximo de 2 años. En ese tiempo se ayuda también a la familia biológica a propiciar las condiciones de seguridad y afecto que permitan la reagrupación.

   * “Se buscan abrazos” es el programa de adopciones y acogimientos especiales. Los niños suelen residir en centros de protección y tienen más dificultades en encontrar familias de acogida porque tienen más de 8 años, o tienen hermanos, o tienen alguna enfermedad / discapacidad, o forman parte de minorías étnicas.

¿Qué requisitos deben cumplir las familias?

  • En caso de parejas, convivencia mínima de 3 años
  • Medios de vida estables y suficientes, capaces de cubrir todas las necesidades del menor
  • Vida familiar activa y favorable a la integración, con un entorno relacional amplio
  • Buen estado de salud física y psíquica de la familia de acogida, que no dificulte el cuidado del menor
  • Aceptación de la relación con la familia biológica y con las propias condiciones e historia del niño
  • Disposición a dejarse asesorar y a buscar formación, por el bien del menor
La familia debe ser muy consciente de la temporalidad de la acogida y no pretender satisfacer su deseo de paternidad o adopción. Se trata de un apoyo de gran ayuda para el niño en cuanto a estabilidad, valores y afecto, pero temporal.

El proceso suele constar de estas fases (seguimos las indicadas por la Fundación Meniños):

  1. Solicitud: La familia interesada en acoger asiste a una reunión informativa y rellena un formulario.
  2. Evaluación: Se realizan entrevistas y se analizan las circunstancias de la familia y el niño. Es el equipo técnico quien selecciona al menor, nunca la familia de acogida. Pero es ésta la que finalmente decide si acepta o no la propuesta.
  3. Formación: Se asesora en profundidad a la familia y se abre un proceso de reflexión, previo al acogimiento.
  4. Adaptación: Una vez acogido el niño, se sigue muy de cerca el proceso de integración. Es el momento de solucionar cualquier pequeño conflicto, antes de seguir adelante.
  5. Seguimiento: Reuniones más distanciadas y asesoramiento siempre disponible.
  6. Finalización: Acabada la relación con la familia, se mantiene la comunicación y el apoyo a ambas partes. Es la parte más difícil y puede requerir mucha psicología: al menor, para que no lo tome como un rechazo por parte de la familia de acogida. Y a la familia, por la intensidad que pueda haber supuesto la relación.

Puedes bajar desde aquí la Guía del acogimiento familiar de la Fundación Meniños. Nos encanta el dibujo de portada con los lemas “Se buscan abrazos” y “El niño necesita cariño”:  GUIA ACOGIMIENTO FAMILIAR_comp

Web: Bebemon.es | Blog: Bebemon, todo un mundo para tu bebé | Facebook: Fan page


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog

Revista