Revista Cine

Hatchet (Adam Green, 2006)

Por Especialistamike
Hatchet (Adam Green, 2006)Título original: HatchetAño: 2006Duración: 85 minutosPaís: EE.UU.Género: Terror, SlasherDirección: Adam GreenGuión: Adam GreenIntérpretes: Joel Moore, Tamara Feldman, Kane Hodder, Robert Englund, Tony ToddMúsica: Andy GarfieldWeb: www.hatchetmovie.com
Victor Crowley fue asesinado cruelmente a hachazos por su padre. Ahora ha vuelto como a la tierra de los vivos para consumar su venganza, hacha en mano. Un grupo de turistas que visitan Nueva Orleans tienen la desgracia de cruzarse con Crownley, con lo que sus vacaciones se convertirán en una auténtica pesadilla...
Hatchet (Adam Green, 2006)Hatchet (Adam Green, 2006)

Hatchet (Adam Green, 2006)

No es un remake. No es una secuela. Y no está basado en una película japonesa.

Muchas veces os preguntareís consternados: ¿pero qué tipo de películas ve este tío? La respuesta es bien sencilla: veo de todo, me guío por mi instinto, por recomendaciones de [email protected] y [email protected], pero procuro hacerle un hueco a todo tipo géneros y estilos. Y en esta ocasión vi Hatchet porque me la vendieron como “horror de la vieja escuela americana” (Old School American Horror, como reza la coletilla del título, además del cachondísimo eslogan que aparece sobre estas líneas...), con el añadido que supone el que goce de cierto status entre los aficionados al género slasher, entre los cuales me incluyo desde que quedara prendado, allá por mi lejana juventud, de Viernes 13 y el gran Jason Voorhees.
Hatchet (Adam Green, 2006)

Hatchet (Adam Green, 2006)
Y es que Hatchet sólo gusta si es tomada como lo que es: un sencillo y honesto homenaje a esas películas que tanto proliferaron en la década de los ´80, protagonizadas por psicópatas cargados de objetos punzantes y cortantes que se dedicaban a repartir de lo lindo masacrando, sobre todo, a grupos de jóvenes  ineptos y desprevenidos. Es tal su ansia de homenajear ese tipo de cine, que lo hace sin recurrir a modernos efectos especiales  digitales de última generación. En esta película todo es como antaño, a la antigua usanza: montones de sangre, prótesis a mogollón y látex por doquier. Y qué quereís que os diga: a veces echo de menos los viejos tiempos.
Hatchet (Adam Green, 2006)

Además, se nota que el director se ha empapado a base de bien de los cánones del género. Como resultado, Hatchet contiene muchos de esos clichés: el psicópata es un ser deforme víctima de un trauma de juventud que, armado con un hacha,  se dedica a vengarse cargándose a todo lo que se le pone por delante.
Hatchet (Adam Green, 2006)

En este caso, los  estereotipados agraciados son un grupo de turistas que se encuentran de excursión por los pantanos de Nueva Orleans en pleno Mardi Grass (tenemos al joven tímido, a su colega gracioso, a la chica misteriosa, una pareja de ancianos e incluso son de la partida la típica rubia tonta y su amiga, que enseñan las tetas a la menor oportunidad...). Si a todo esto le unimos las brutales y constantes muertes (a cual más exagerada) y el típico juego del gato y el ratón entre psychokiller y víctimas, tenemos la actualización de un típico y tópico slasher ochentero.
Hatchet (Adam Green, 2006)

Como guinda, desfilan por pantalla varios rostros conocidísimos del cine de terror, aunque algunos de ellos lo hagan de forma casi testimonial. Así, podemos ver a Robert Englund en una escena que abre la película, a Tony Todd en una breve escena en clave de humor, y es el gigantesco Kane Hodder (conocido en este mundillo del cine por ser el enorme actor que dió vida a Jason Voorhees durante cuatro entregas de la saga) el que interpreta a Victor Crowley, el psychokiller de turno.
Película sencilla y entretenida, para recordar los clichés y manidos mecanismos  del slasher, un género bandera de los ´80. Recomiendo verla con cierta predisposición y el suficiente sentido del humor como para que muchas de las cosas que aparecen en pantalla nos resulten en cierto modo cómicas y nos arranquen una sonrisilla, en lugar de que nos parezcan auténticas y ridículas estupideces. Buena compañía, palomitas y alguna que otra cerveza ayudarán a conseguir el efecto deseado.



Volver a la Portada de Logo Paperblog