Revista Cultura y Ocio

Historia de un canalla, de Julia Navarro

Publicado el 18 febrero 2016 por Covadonga Mendoza @Cova_Mendoza

Editorial: Plaza & Janés, 2016

Thomas Spencer asegura que es un canalla e intenta demostrarlo relatando diversos recuerdos de su vida.

La novela parte de una premisa (la afirmación de Thomas de que es un canalla y su empeño en demostrarlo, en un tono que parece demandar comprensión, quizá perdón, pese a su declarada falta de interés por la aprobación ajena) que hace su desarrollo poco creíble en varios aspectos.

Que el protagonista, recordando su vida, relate en cursiva lo que hubiera podido hacer en determinadas circunstancias si no fuese (según él) tan malo, contiene un error de base: de ser bueno nunca se hubiera visto en las situaciones que describe, y por tanto tampoco hubiera tenido la opción de reaccionar de forma diferente a como lo hizo en cada situación.

Quizá la finalidad de la autora al poner tantos (y larguísimos) ejemplos de lo que podría haber sido sea demostrar que el protagonista sabe que es malo y no se arrepiente de lo que hace, sin embargo solo consigue alargar y ralentizar demasiado la narración, dando la impresión de que no se avanza, ni en la lectura ni en la vida de Thomas.

Aún así, no es la premisa argumental el principal obstáculo para disfrutar la lectura de "Historia de un canalla", sino otros que afectan tanto a la forma como al fondo: la estructura, el contenido y la finalidad, perjudicadas por una falta de revisión tan profunda que se diría más un borrador necesitado de bastantes cambios para ser legible que una novela.

La decisión de que Thomas cuente su historia en primera persona, no parece la más adecuada para analizar su comportamiento y forma de ser: durante la mayor parte de la novela intenta hacer creer que es malo malísimo y, sin bien hacia el final lo consigue, en general parece infantil, caprichoso, inmaduro, inseguro, envidioso, vengativo, celoso, patético...

Como a muchos narradores en primera persona, al protagonista se le escapan comentarios sobre pensamientos o sentimientos de otros personajes, que no puede conocer, algo que se nota especialmente en los pasajes protagonizados por Evelyn y Bob durante la investigación que se les encarga, aunque también sucede con la mayoría de los personajes que rodean a Thomas, lo que da lugar a contradicciones entre la descripción que él hace y cómo se comportan (Esther en cierta situación).

La excesiva extensión de la obra (864 páginas en su versión impresa) se debe tanto a esos innecesarios pasajes sobre lo que pudo ser como a una gran cantidad de subtramas, tan convencionales, tópicas y previsibles que es fácil adivinar qué va a pasar (las visitas de la madre a cierta casa, las relacionadas con campañas políticas y hasta las familiares y "románticas"), como a escenas redactadas de forma torpe por medio de diálogos interminables, explicativos y repetitivos que no llevan a ninguna conclusión.

También se observan en la novela otros excesos: hay demasiados personajes con roles similares (Lisa, Yoko, Constanza Olivia y Doris para ilustrar el tipo de relaciones que establece Thomas con la mayoría de las mujeres), situaciones en las que se abordan temas familiares (dos defunciones descritas en detalle) cuya conclusión es la misma: su familia le quiere y él no les corresponde, o sus trabajos como publicista, en especial los temas políticos (el caso de Roy Parker es el más representativo), lo cual crea una sensación de caos y confusión que afecta incluso al transcurso del tiempo, incrementada por las ideas y venidas de Thomas tanto en sus relaciones "sentimentales" (familia, mujeres) como en las de negocios.

En resumen, "Historia de un canalla" es una novela tan lastrada por la forma en que está contada (estructura, narrador...) que el contenido (convencional, tópico) y la finalidad (¿qué pretende contar la autora?) quedan demasiado difuminados, con el agravante de un final decepcionante (ese epílogo que deja con las ganas de saber más de varios personajes), lo que dificulta mucho disfrutar con su lectura.

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. Gracias por tu opinión)


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog