Revista Atletismo

I Carrera de Navidad de Fuengirola

Por Juan Andrés Camacho Fernández @CorredorErrante
I Carrera de Navidad de Fuengirola

Tras los 95 kilómetros en 9 horas de la semana pasada en Can Dragó, este domingo tocaba el polo opuesto, con la prueba que seguramente cerraría mi año deportivo, los 5k de la I Carrera de Navidad de Fuengirola.

Salí temprano de casa, tras desayunar un cuenco de arroz basmati y pasar por el baño, con el pijama-disfraz con el que los compañeros del Club Atletismo Fuengirola participaríamos en la categoría de disfraz por equipos.

Me encontré por el camino a Chema, que como siempre correría descalzo, el con la equipación de tirantes, y ya en la recogida de dorsales me encontré a varios compañeros más.

Tras recoger el dorsal me acerqué a casa de mis padres a dejar la mochila, visitar de nuevo a Roca, tomarme el pre entreno y recoger el disfraz de José Luis Castañeda, que por cierto, cumplía años hoy.

Volví a la zona de salida y tras entregárselos empecé a trotar para hacer tiempo, calentar la musculatura para el esfuerzo que le esperaba y aguantar el frío, que cuando el viento racheaba era notable.

Me encontré a Sergy y a Pablo, que tenían en mente salir a 3:25 y compartí gran parte del calentamiento con ellos y la parte final con Agustín Molina y Juan Carlos Cabello.

Agustín me comentó que veía de favorito a Pablo Comino (coincidía con él), ya que está en un estado de forma increíble.

Volví a la zona de salida a tiempo para una foto de grupo (me había perdido las demás al calentar) y después me dirigí a la línea de salida.

I Carrera de Navidad de Fuengirola

Aunque cogí sitio en primera línea con tiempo, acabé con un hombro a la derecha y otro a la izquierda, pero como pertenecían a corredores con pinta de "pata negra" no les dije nada y me quedé tras ellos.

Salí a buen ritmo tras el pistoletazo de salida y tras los primeros giros, que tomé muy abiertos para evitar empujones, cogí velocidad en la bajada hacia los arcos y me pegué al grupo de cabeza.

Bajábamos en fila india, evitando el viento, pero nada más llegar a la avenida, el grupo se rompió en dos.

En cabeza tiraban Pablo Comino y Javier Díaz Carretero y por detrás iba un grupo de cinco corredores, conmigo a la zaga.

Miré el GPS por curiosidad al pasar por el primer kilómetro y vi que íbamos a 3:08, lo que me sorprendió ya que me encontraba realmente cómodo.

I Carrera de Navidad de Fuengirola
El viento amainó por momentos y los corredores del segundo grupo bajaban momentáneamente el ritmo, por lo que aproveché para mantener la zancada e ir ganando metros, llegando en tercera posición al giro de la mediana frente a Mercacentro.

De nuevo me abrí mucho, ya que con las Vaporfly a gran velocidad no me fio mucho y me adelantó uno de los muchachos del segundo grupo que pasó como una exhalación, aunque bajó el ritmo cuando me pegué a él.

Por la derecha me alcanzaba Mariano, del Clínicas Rincón Vélez, así que adapté el ritmo para ir con ellos, ya que Pablo y Carretero nos sacaban una ventaja descomunal y no tenía sentido que me lanzase tras ellos en solitarios porque iba a acabar irremediablemente descolgado.

I Carrera de Navidad de Fuengirola

Pasamos el segundo kilómetro en 3:13, cómodo a nivel muscular y respiratorio, pero el disfraz comenzaba a pasarme factura.

Era elástico y cómodo, pero el pantalón largo daba un calor horrible, al igual que el gorro, notaba la cabeza ardiendo y me brotaba el sudor a chorros por pecho y espalda.

Al menos ya solo quedaban tres kilómetros, así que, respirando aliviado cuando alguna racha de viento soplaba, me pegué a Mariano, intentando pensar en el frío que había pasado por la mañana.

Escuchaba cada vez más distante la respiración del corredor que nos perseguía, lo que significaba que la pugna por la tercera posición estaría entre Mariano y yo.

Completamos el tercer kilómetro en 3:17 y no tardamos en ver la cabeza de carrera, con Pablo destacado y Carretero intentando darle caza.

Nos surgió una disyuntiva, ya que no había nadie para indicar el giro y no sabía si tendríamos que hacerlo en la mediana, como el de Mercacentro, o haciendo la rotonda.

Mariano debió leerme la mente, ya que dijo justo lo que estaba pensando, pero mientras decidíamos qué hacer habíamos pasado la mediana, así que nos metimos en la rotonda, donde por suerte los sorprendidos conductores que circulaban por ella nos cedieron el paso.

A posteriori descubriríamos que el giro era en la mediana y que salvo Pablo y Carretero, el resto de la carrera lo hicimos mal (una vez que los de detrás nos vieron hacer la rotonda, todos nos siguieron).

Empezamos el regreso al recinto ferial con Mariano tirando y yo marcando la posición, completando el cuarto kilómetro en 3:24, pero aun con fuerzas.

Quedaba un kilómetro, con la última tachuela tras la rotonda del barco y luego el ascenso al recinto ferial, así que decidí aguantar un poco antes de hacer el último cambio de ritmo.

Veía muy entero a Mariano, por lo que si aguantaba el cambio de ritmo, la posición sería suya, pero no la iba a ceder sin pelearla.

De hecho me decidí a empezar a acelerar algo antes y aunque escuchaba a Mariano justo detrás y no quería confiarme, tenía una última marcha guardada.

Hice uso de ella en el tramo de los arcos a meta, ya que escuchaba zancadas realmente cerca y no sabían si eran suyas o de un chico que se metió al sprint en la recta de meta.

Recorrí los últimos 200 metros a 2:47 (el kilómetro 5 lo pasamos en 3:21) y finalmente le saqué 6 segundos a Mariano, pero me vino bien ese esprint final para comprobar que pese a llevar 3 semanas sin hacer calidad y aun con la paliza de la semana pasada, sigo con chispa.

Tras felicitar en meta a Mariano y los corredores que fueron entrando, me pegué a Adrián Johansen para el último trote, y me fue comentando su experiencia en la academia de policia de Ávila.

Él terminó el trote antes que yo, así que continué un rato más y me encontré a Pablo Comino por uno de los laterales del Recinto Ferial.

Intenté pegarme a él, pero iba por debajo de 3' el kilómetro (ampliamente), así que tras unos 100 metros lo dejé de ir y terminé de trotar solo.

Me dirigí a la zona de meta y como aun estaban organizándose las pruebas de los niños, aproveché para ir a casa de mis padres a ducharme y recoger mis cosas.

Todavía tuve tiempo para ponerme al día con los compañeros y club y de carreras un buen rato antes de la entrega de premios, en la que nos llevamos el primer premio en el disfraz grupal y a título individual, la tercera posición absoluta y la segunda senior.

I Carrera de Navidad de Fuengirola

Me lo he pasado en grande corriendo en casa, espero poder coincidir en más citas el año que viene, ojalá se retomen el circuito de carreras populares y la media maratón (resucitar la maratón de Los Pacos ya sería un sueño...).

Probablemente esto será todo hasta el año que viene, espero que seáis buenos y caigan salud y muchos kilómetros ;)


Volver a la Portada de Logo Paperblog