Revista Cine

Indignación

Publicado el 01 julio 2010 por Ladyvengeance
Hay veces que me cabreo con el cine, la verdad. Da la sensación de que solo llegan noticias que te dan ganas de ir a quemar salas. Bueno, más que a las pobres salas de cine, casi a la gente que va a hacer caso a semejantes horrores que van a proyectarse.
Ya, ya sé que no debería juzgar las cosas sin haberlas visto. Pero bah, que levante la mano quién no se haya cabreado antes de ver algo o pensado que iba a ser mierda, solo con el trailer, datos de actores o lo que sea. Hace un rato me indigné, vi el trailer del remake yanqui de IndignaciónDéjame entrar (Leth the right one in). Dos añitos, si llegan, tiene la película sueca y ya tenemos el trailer de la americana, de la cual me esperaba un destrozo de la historia. Pero para mi sorpresa, parece que tampoco va a ser tan distinta. Hay imágenes y escenas calcadas. No parecidas, no. Calcadas: la escena del puente en la que Eli engaña a alguien para tener una víctima, Oskar con un cuchillo apuñalando a un árbol (imagino que ni se molestarán en cambiar la frase "chilla, chilla como un cerdo"...o tal ves sí, ya no sé), la nieve sueca (¿?), el momento en el que se conocen, cuando Oskar mira por la ventana y ve llegar a Eli con su "padre", el morse, un hombre cayendo de una ventana a la nieve (se abren las apuestas: yo digo que es la ventana de un hospital y que esta Eli yanqui es la causante de la caída), incineración en un hospital...¡si hasta veo que hay una piscina!
Para qué narices hacen el remake. Para qué. La película apenas ha cumplido dos años, y se sacan un remake innecesario para calcar el 90% de la película. ¿Para qué? Oh claro, para tener a niños hablando con su acento americano, el sueco no es tan cool y no se recauda tanta pasta. Luego hay gente que se extraña de que cuando le ofrecieran la posibilidad a Haneke de hacer un remake americano de su austríaca Funny Games, aprovechara la oportunidad para colarles a todos exactamente la misma película: porque coño, no hacía falta ningún remake, aunque la gente porque no fuera americana no la viera. Como tampoco hace falta ningún remake de esta.
Tampoco era necesario el de Un funeral de muerte (¿en serio? es que en esta ni han cambio de idioma, solo del acento inglés al americano), de La cena de los idiotas, El retrato de Dorian Gray (aunque seguramente esté basada en el libro y no en la película ya existente...pero vamos, que me da igual, solo al ver el trailer y ver al falso Dorian, me basta para darme cuenta de cómo se lo han cargado todo)... Vamos, no digo que todos los remakes estén mal, pero hay algunos que simplemente no puedo entenderlos.
IndignaciónPero también tenemos la nueva moda guay: el 3D. Vamos a hacer una peli de los pitufos, pero para que los americanos se sientan bien (y así no nos claven un remake a los dos años), vamos a apartarlos de su bosque y a llevarlos a Nueva York. Todo esto en 3D. Y Piraña en 3D. Y reestrenar El rey león y La bella y la bestia en 3D. ¿Nos estamos volviendo locos o qué?
Además del 3D y los remakes, está otra manera de hacer remakes (en 3D todo, claro): las precuelas o secuelas (tampoco todas las segundas partes son malas, pero vaya, muchas se notan para y por qué se hacen). Precuela de El mago de oz que no tiene nada que ver con Wicked y que es inventada, Paranormal Activity 2, trilogía de Avatar, se tiene en mente una quinta película de Indiana Jones, precuela de Alien...Y podría seguir. Vamos, que casi da miedo informarse sobre nuevas películas. Aunque de vez en cuando, hasta se encuentra algo interesante, como lo nuevo de Fincher.
Por si fuera poco, han estrenado Eclipse. Suicidio.
Pero, me cabreo. Me indigno y me enfado con el cine. Luego, en cuanto encuentro un rato libre, corro a ponerme una película. Después de decidirme entre tantas que quiero ver, claro. Y pienso que es una mierda, o que bueno, no está mal, pero no puedo evitar sentir algo especial al ponerme a ver una película. Y, entonces, veo una que em fascina, de una manera u otra. Y se me pasa la indignación, y pienso: esto es el cine.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista