Revista Opinión

🎥Influencia egipcia, persa y griega en el 🕎misticismo judío

Publicado el 06 mayo 2020 por Ibizamelian

La influencia egipcia, persa y griega en el misticismo judío

Si en el vídeo anterior hablé del contexto cultural en el que se desarrolló el misticismo judío, hoy profundizaremos en las influencias externas que contribuyeron a modelarlo. En concreto, abordaré el influjo ejercido por los egipcios, persas y griegos. Claves que traté con detalle en mi libro La corrupción inarmónica. Ensayo que puedes adquirir en Amazon desde cualquier país, tanto en versión Kindle como en papel.

La influencia egipcia, persa y griega

Y es que en atención al pasado histórico del pueblo judío resulta evidente la influencia egipcia. Freud aseveraba que el judaísmo es una extrapolación del culto a Atón promulgado por el faraón egipcio Akenatón. Ya que durante su reinado Canaán fue una provincia del Antiguo Egipto, como lo atestiguan diversas cartas encontradas. Lugar en el que estimaba el monarca levantar la ciudad de Khinatón, una réplica de Amarna en la que él moraba y que serviría para preservar las fronteras egipcias. Hay hasta quien identifica a Akenatón con Abraham.

«Freud aseveraba que el judaísmo es una extrapolación del culto a Atón promulgado por el faraón egipcio Akenatón»[email protected] Click to Tweet

Freud creía que si Moisés era egipcio la religión que transmitió fue sin duda la de Akenatón, el primer monoteísmo. Culto que podría haber trasladado un grupo reducido de los habitantes de Amarna a Canaán, luego de perecer el faraón. Momento que aprovecharon los enemigos del soberano para desmantelar su credo y restablecer el de Amón. Por esta razón su hijo, Tutankamón, se vio obligado a incluir en su nombre el vocablo de esta deidad. De modo que en Canaán los fieles de Atón continuarían con su fe y ulteriormente calaría en los demás habitantes del lugar.

El exilio a Babilonia

Por otro lado, aseguraba el padre del psicoanálisis que la religión de Atón no albergaba la idea del Más Allá, lo mismo que los primeros judíos. Quienes tomaron posteriormente esta concepción del zoroastrismo, a causa del contacto con los persas por el exilio de Babilonia. Junto con la creencia en un Cielo y un Infierno, en la existencia de ángeles y demonios o en un juicio final con premios y castigos.

El signo de la alianza

Incluso el signo de la alianza, la circuncisión de los varones (Génesis 17, 10-11), era ya efectuada por los magos del Estado egipcio. Practicada por razones de higiene mediante un rito, igual que en el judaísmo donde la ceremonia es llevada a cabo por el Mohel.

El poder Heka

Asimismo, el Himno a Atón guarda un considerable parecido con el salmo 104 de la Biblia. Texto sagrado que alude a Egipto unas setecientas veces. De manera análoga, los fenómenos mágicos son abundantes, reminiscencias del Heka egipcio. Y es que el propio Talmud afirma: «Diez medidas de [magia] descendieron al mundo; Egipto recibió nueve, y el resto del mundo la otra».

«Los fenómenos mágicos bíblicos son abundantes, reminiscencias del Heka egipcio»[email protected] Click to Tweet

Hasta la separación de las aguas del mar Rojo por Moisés coincide prácticamente con una leyenda egipcia protagonizada por un mago del Estado. O la muerte de Osiris a cargo de su hermano Seth, que se asemeja a la de Caín a manos de Abel (Génesis 4, 8). Tampoco se puede pasar por alto lo que debía decir el difunto al llegar ante Osiris, recogido en el Libro de los Muertos, que es prácticamente coincidente con los Diez Mandamientos: «No pronunciarás en vano el nombre del Señor» (Éxodo 20, 7); «No matarás» (Éxodo 20, 13); «No robarás» (Éxodo 20, 15).

«La separación de las aguas del mar Rojo por Moisés coincide prácticamente con una leyenda egipcia protagonizada por un mago del Estado»[email protected] Click to Tweet «La muerte de Osiris a cargo de su hermano Seth se asemeja a la de Caín a manos de Abel»[email protected] Click to Tweet

El hermetismo

Por consiguiente, el misticismo judío se vio muy influenciado por Egipto, el zoroastrismo y luego el helenismo. Helenismo en el que surge el hermetismo, la interpretación por los griegos de los libros mágicos atribuidos a la deidad egipcia de Thot. Fue precisamente en Alejandría donde se recogió esta sapiencia que pasó a configurar lo que se denominó Corpus Hermeticum. Misticismo judío que evolucionó debido a la búsqueda de respuestas por parte de los judíos, tras perder la Tierra Prometida y quedarse sin su Templo.

«El misticismo judío se vio muy influenciado por Egipto, el zoroastrismo y luego el helenismo»[email protected] Click to Tweet «Misticismo judío que evolucionó debido a la búsqueda de respuestas por parte de los judíos, tras perder la Tierra Prometida y quedarse sin su Templo»[email protected] Click to Tweet

Metatrón fue en la Tierra Henoc, el Thot egipcio

La equivalencia entre Thot y Metatrón

Los cabalistas asimilaron a Thot con el arcángel Metatrón, «el escriba divino» que había sido en la Tierra durante trescientos sesenta y cinco años supuestamente el personaje bíblico Henoc (Génesis 5, 23-24). En el Antiguo Egipto magia y religión iban de la mano y la una no se entendía sin la otra. Por eso los magos del Estado eran los sacerdotes. Quienes para materializar físicamente lo pensado recurrían a la pronunciación de fórmulas mágicas. El «Verbo Creador» del que surgió todo, luego de ser imaginado. No obstante, dicha concreción debía respetar ineludiblemente la armonía de la naturaleza. En consecuencia, Thot sería el eterno compañero de la diosa Maat. Deidad que encarna el orden que debe regir en el mundo terrenal y en el celestial, la justicia y la verdad, «patrona de los jueces». De ahí que para los egipcios preservar la Maat, la armonía, resultase vital.

No hay que olvidar que en el judaísmo se insta a decir permanentemente la verdad. Entretanto, la máxima del zoroastrismo mantiene como leitmotiv «buenos pensamientos, buenas palabras y buenas acciones». En definitiva, decir la verdad, preservar la armonía y coherencia del ser y el parecer.

La Mercabá

Entre las primeras tendencias místicas judaicas se halla la visión de la Mercabá. La contemplación de Dios sentado en un trono por parte del profeta Ezequiel «a orillas del río Quebar», al abrirse el cielo (Ezequiel 1). En consecuencia, los místicos se sometían a una profunda meditación para conseguir dicha aparición. Para ello se valían de la teúrgia, la invocación de los ángeles que custodiaban las estancias que conducían hasta llegar al Creador.

«Entre las primeras tendencias místicas judaicas se halla la visión de la Mercabá. La contemplación de Dios sentado en un trono por parte del profeta Ezequiel»[email protected] Click to Tweet

La creación por medio de la palabra

Por su parte en el Libro de la Creación o Sefer Yetzirá se narra como el Señor creó todo a partir de las 22 letras del alfabeto hebreo. A saber, le confieren a la palabra un elevado poder. Igual a lo defendido por los egipcios, para quienes la palabra era de la que surgía la creación, palabra mágica de la que era responsable Thot. Los cristianos plasman este pensamiento en el Evangelio de Juan (1, 1) al manifestar:

«Al principio existía la Palabra,
y la Palabra estaba junto a Dios,
y la Palabra era Dios».

En conclusión, una extrapolación de la teoría que Platón desgranó en su obra el Timeo y que san Pablo recogería en el cristianismo, reputado como el autor intelectual de una parte reseñable del Nuevo Testamento. Donde Dios se equipararía con la Idea suprema del Bien, las ideas superiores. Por su parte la palabra, el logos, concierne a la figura de Cristo, ideas secundarias, el Demiurgo encargado propiamente de la concreción material. Y en último lugar encontraríamos el mundo sensible, el plano físico. Aplicado a la concepción tricotomista declarada como herejía en el orbe católico desde el 870: espíritu, alma y cuerpo. Pneuma, psique y soma para los griegos. Pues pneuma equivale a soplo, el hálito divino, psique a mente y soma al cuerpo. En suma, Néfesh, Rúaj y Neshamá para los cabalistas.

Es más, la cábala, como pasaba en el Antiguo Egipto, asigna un poder mágico al nombre. Al igual que los magos del Estado del País del Nilo, los cabalistas eran sometidos a un proceso iniciático. Aprendices a los que se les transmitía oralmente vocablos a modo de claves. Tradición que también se puede ver en la masonería.

Abraham Abulafia

El gran cabalista español Abraham Abulafia desarrolló una peculiar técnica de meditación, en pro de alcanzar el éxtasis místico. Método supeditado a la concentración en el alfabeto hebreo y que producía efectos similares a los de la música. Es decir, la activación de aquellas ondas cerebrales que irrumpen en los estados de meditación profunda, como pueden ser las ondas delta. Pero aquí las notas musicales son sustituidas por la permutación mental de las letras. Asimismo, los practicantes de la disciplina esbozada por Abulafia conseguían la alteración de la consciencia gracias a la asociación libre de ideas, procedimiento aplicado de forma parecida por el psicoanálisis. Sistema apoyado igualmente en el control de la respiración, similar al empleado en el yoga. En definitiva, el proceso mágico egipcio. Aunque centrado en la potenciación del conocimiento interior del individuo y contrario a la consecución de efectos externos.

«El gran cabalista español Abraham Abulafia desarrolló una peculiar técnica de meditación, en pro de alcanzar el éxtasis místico. Método supeditado a la concentración en el alfabeto hebreo y que producía efectos similares a los de la música»[email protected] Click to Tweet

La gematría

En esta misma línea se sitúa la gematría, en la que se asigna un valor numérico a cada letra. De manera que conforme a la cantidad resultante de la suma de las que componen una palabra o frase se tratan de encontrar otras del mismo valor. Con lo que la cuantía de una plegaria se relaciona con la de algún pasaje bíblico o nombre de Dios. Además, durante la oración se debía meditar sobre los términos pronunciados.

El Golem de los cabalistas equivale al homúnculo de los alquimistas

El Golem

Inclusive las leyendas cabalísticas hablan de la creación de una mítica criatura al pronunciar los términos adecuados. Ser llamado Golem y que en la alquimia recibirá el calificativo de homúnculo. Ente engendrado hipotéticamente por Paracelso, precursor de la medicina moderna. Habilidad que se le atribuyó igualmente al Jesús niño, quien presuntamente dio vida a pájaros a partir del barro luego de pronunciar el nombre de Dios. Poder ostentado por los magos del Estado egipcio. Creaciones que muy probablemente hagan alusión, a través del lenguaje simbólico, a la importancia de la contribución al ámbito intelectual, al Mundo de las Ideas donde habita la Verdad para Platón. O sea, el poder creador de la mente.

«Las leyendas cabalísticas hablan de la creación de una mítica criatura al pronunciar los términos adecuados. Ser llamado Golem y que en la alquimia recibirá el calificativo de homúnculo»[email protected] Click to Tweet

La interpretación oculta de la Torá

Así que la combinación por parte de los cabalistas de las letras de la Torá entrañaba propósitos mágicos. Secreta unión de signos que, según la tradición, transmitió Dios a Moisés junto con el texto exotérico de la Torá. Cuya lectura posibilitaba hipotéticamente la resurrección de «los muertos» y la consecución de «milagros». Esta interpretación oculta de la Torá correspondería a la auténtica «sabiduría» proveniente de Dios. Nuevamente, idéntico a lo acaecido en el País del Nilo, aparece un texto sagrado que alberga toda la enseñanza esotérica. Como los supuestamente redactados por Thot, reinterpretados por los griegos y que darían lugar al hermetismo, la «religión de la mente». Base de la alquimia espiritual. Conocimientos gracias a los cuales los magos del Estado egipcio recibían el apelativo de «sabios».

«La combinación por parte de los cabalistas de las letras de la Torá entrañaba propósitos mágicos. Secreta unión de signos que, según la tradición, transmitió Dios a Moisés junto con el texto exotérico de la Torá»[email protected] Click to Tweet

Las diez sefirot

Por último, se ha de tener presente que en la cábala se establecen diez sefirot o emanaciones del Ein Sof, el Infinito o fuente primigenia, el Uno neoplatónico. Pues bien, en ese número diez se ve la reminiscencia de los pitagóricos, que lo consideraban como el número perfecto, el retorno a la unidad, de la que todo parte y termina por converger en ella. Números que los pitagóricos mostraban a través de la Tetraktys.

Suscríbete a mi canal de YouTube

Espero que te haya parecido interesante esta incipiente introducción al misticismo judío. Si hoy hemos hablado de las influencias externar que ayudaron a configurarlo, en el próximo vídeo abordaremos el significado del Árbol de la Vida. Así que no olvides suscribirte a mi canal de YouTube y, muy importante, activar las notificaciones haciendo clic en la campanita, para que puedas estar al tanto de mis nuevas publicaciones. Además, si te ha gustado este vídeo, dale un «me gusta» y compártelo. Y recuerda que puedes encontrar toda la información aquí expuesta en mi libro La corrupción inarmónica, disponible en Amazon.

«Suscríbete a mi canal de YouTube»[email protected] Click to Tweet


La influencia extranjera en el misticismo judío –
(c) –
Ibiza Melián

Bibliografía

Barclay, W. (2006). Comentario al Nuevo Testamento. Villadecavalls: Editorial Clie (Obra original publicada en 1970).

Biblia. La Santa Sede.

Castel, E. (2001). Gran diccionario de mitología egipcia. Madrid: Alderabán Ediciones.

Curso Simbología: planteamientos teóricos (2018). Impartido por la Universidad de Barcelona.

Del Tilo, C. (2002). La tradición hebrea y Abraham, pp. 39-46. Tarragona: Arola Editors.

Domènech Gómez, J. L. (2017). Capítulo Rosacruz. Grados capitulares del Rito Escocés Antiguo y Aceptado (15º y 18º). Oviedo: Masonica.es.

Freud, S. (1991). Obras completas. Sigmund Freud. Volumen 23 (1937-39) (Segunda reimpresión). Buenos Aires: Amorrortu editores.

Galovic, J. (2002). Los grupos místico-espirituales de la actualidad, p. 280. México: Plaza y Valdés.

Las Heras, A. (2006). Alquimia. Historia, rituales y fórmulas. Buenos Aires: Editorial Albatros.

Martín Valentín, F. (2002). Los magos del Antiguo Egipto. Madrid: OBERÓN (Grupo Anaya).

Melián, I. (2017). Simbología. CreateSpace Independent Publishing Platform.

Melián, I. (2019). El poder del símbolo. Independently published.

Melián, I. (2019). La corrupción inarmónica. Independently published.

Melián, I. Mundo simbólico. YouTube.

Piñero, A. (2008). Año I. Israel y su mundo cuando nació Jesús. Madrid: Ediciones Laberinto.

Piñero, A. (2014). Los cristianismos derrotados. ¿Cuál fue el pensamiento de los primeros cristianos heréticos y heterodoxos? (5ª edición). Madrid: Editorial EDAF.

Piñero, A. (2015). Guía para entender a Pablo de Tarso. Una interpretación del pensamiento paulino. Madrid: Editorial Trotta.

Piñero, A. (2016). Guía para entender el Nuevo Testamento. Madrid: Editorial Trotta.

Ramos Jurado, E. A. (2007). De Platón a los neoplatónicos: escritura y pensamiento griegos. Madrid: Editorial Síntesis.

Sabán, M. J. (2011). SOD 22. El Secreto. Los fundamentos de la Cábala y la tradición mística del judaísmo. Buenos Aires: Guione impresores S.R.L.

Sabán, M. J. (2016). La cábala. La psicología del misticismo judío. Barcelona: Editorial Kairós.

Scholem, G. (2009). La cábala y su simbolismo (2ª edición, reimpresión 2015). Madrid: Siglo XXI de España editores (Obra original publicada en 1960).

Scholem, G. (2012). Las grandes tendencias de la mística judía (4ª edición). Madrid: Ediciones Siruela (Obra original publicada en 1941).

Vidal, J. M. (2000, 24 de diciembre). Abraham fue, en realidad, Akenaton. El Mundo.

Visita el museo del Louvre con la Biblia. Louvre Biblia

Vídeo

La entrada 🎥Influencia egipcia, persa y griega en el 🕎misticismo judío se publicó primero en Ibiza Melián.


Volver a la Portada de Logo Paperblog