Revista Belleza

Innecesarios (7) – Cuernos y armamentos varios

Por Itwoman

Parece que voy a iniciar una guerra contra alguien pero nada más lejos de mi intención, ni quiero matar a nadie que me haya puesto los cuernos ni nada de eso. Es el título que me parece adecuado porque voy a hablar de dos motivos decorativos que me parecen innecesarios, antiguos e intimidantes.

Siempre que hablo de decoración parto de la base de que lo ideal es hacer que una casa sea acogedora, que sea ese lugar al que siempre quieres llegar, que te sientas cómoda y hagas sentir cómodos a los que la visiten. Vamos un hogar en toda regla pero bonito y bien decorado que una cosa no quita la otra, sin excesos.

No entiendo como alguien puede poner en su casa como motivo de decoración, sin implicación personal ninguna, un ciervo con cuernos (o cualquier animal cornudo) o un sable o un fusil de la guerra napoleónica. Por muy valiosos que sean. ¿Qué miedo no?. Comprendo que todos tenemos nuestras aficiones y hacemos lo que queremos en nuestro tiempo libre y por eso excluyo a los aficionados a la caza, a la esgrima o la taxidermia, mi respeto para ellos.

Para empezar el tema cuernos me produce rechazo hasta en los renos navideños, que los cuernos nos son buenos para nadie, no quiero tenerlos cerca. Hay cosas que es mejor evitar, por si acaso. Pero es que además entrar en un habitación y verte un ciervo con cuernos da mal rollo, por muy de diseño moderno que sea, que últimamente veo muchos en las revistas de decoración. Hasta de percheros. Por dios, no, no, no. Cuernos fuera. Pobrecito el animal además, que no tiene la culpa de nada. Y tampoco vivimos en Alaska que puede que sea más tradicional allí.

Muy fashion, pero.. ¿a qué da miedo?

Muy fashion, pero.. ¿a qué da miedo?

El segundo “innecesario” de hoy está dedicado a las armas colgadas en una pared: Trabucos, espadas, sables o lo que sea que pongan (de armamento no entiendo mucho, afortunadamente). Que ni soy la prima de Alatriste ni desciendo por vía paterna de Curro Jimenez. Que no. Aunque el colmo de los colmos son las espadas esas en plan samurái que te ponen encima del sofá algunos en plena crisis por lo oriental. No seré yo lo que se siente debajo de eso. Que las armas las carga el diablo y nunca sabes si la pared va a resistir.

Si veo esto en una casa me doy la vuelta

Si veo esto en una casa me doy la vuelta

Me da miedo ir a visitar a alguien y ver armamento del tipo que sea en la pared. ¿Y si se vuelve majara el propietario y se lía a pegar tiros o a dar machetazos?. Nunca se sabe.

Mejor evitarlos, a no ser que me invite un Lord a su casa de campo en plan Downton Abbey que sería un detalle pero como no conozco a ninguno pues de momento no quiero nada de cuernos ni de armamentos. Por si acaso.

Que la fuerza me acompañe.

¿Me invitarán algún día?

¿Me invitarán algún día?


Archivado en: Calidad de vida Tagged: armamentos, ciervo, cuernos, decoración, downton abbey, fusil, innecesario, reno, sable, trabuco
Innecesarios (7) – Cuernos y armamentos varios
Innecesarios (7) – Cuernos y armamentos varios
Innecesarios (7) – Cuernos y armamentos varios
Innecesarios (7) – Cuernos y armamentos varios
Innecesarios (7) – Cuernos y armamentos varios
Innecesarios (7) – Cuernos y armamentos varios
Innecesarios (7) – Cuernos y armamentos varios
Innecesarios (7) – Cuernos y armamentos varios

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossiers Paperblog

Revistas