Revista Cocina

Jeljlaniya {Pastelitos de crema de avellana y sésamo}

Por Dessertsabad José Manuel Abad Manso
Jeljlaniya {Pastelitos de crema de avellana y sésamo}
Jeljlaniya {Pastelitos de crema de avellana y sésamo}
La repostería, al igual que ocurre con la gastronomía árabe en general, son el resultado de la confluencia de varias culturas, de las que emerge un producto final, característico y muy particular, que la distingue de la cocina dulce del resto del mundo en forma de delicias, no solo irresistibles a simple vista, sino que llevan un componente muy nutritivo, nacido de la necesidad se suplir en muchas ocasiones, el ayuno religioso, como en el caso del dulce que hoy os presento.La Jeljlaniya en un dulce elaborado con pasta de avellana, almendra y sésamo, (aunque hay recetas que incorporan al cacahuete en lugar de avellanas, y que a mi parecer, creo que es una alternativa de lo más recomendable), todo tostado previamente y combinado con miel y mantequilla para formar una masa de la que tomaremos porciones para rebozarlas en semillas de sésamo o ajonjolí. Se decora con un poco de mermelada, guindas confitadas y una bolita de anís, configurando de esta manera, una delicia exquisita y muy atractiva a la vista. 
Hay otras versiones que incorporan harina y levadura y se hornean en moldes antes de su rebozado en sésamo, pero esta versión sin horno, me parece una forma más rápida y sencilla de degustar unos auténticos dulces árabes que completarán un festín exótico junto a un vaso de té a la menta.
Lo que no me ha quedado muy claro después de navegar por la Web, es el origen de este delic¡oso dulce, que parece situarse, entre Túnez y Argelia, aunque como suele ocurrir con los productos de la gastronomía árabe en general, es complicado ubicar con precisión la cuna de muchos de ellos.
Le dedico estos pastelitos a Elisa del blog "Que no te falte un perejil"  para endulzarle un poquito el momento por el que está pasando. ¡Mucho ánimo querida amiga !


Jeljlaniya {Pastelitos de crema de avellana y sésamo}
Jeljlaniya {Pastelitos de crema de avellana y sésamo}200 gr de avellana tostada100 gr de almendra tostada 50 gr de sésamo o ajonjolí1 cucharada sopera de margarina a temperatura ambiente5 cucharadas soperas de miel1 cucharadita de postre de agua de azahar
Para rebozar70 gr de sésamo tostadoPara decorarCerezas confitadas o en almíbarMermelada de fresas o frambuesaBolitas plateadas de anís
Jeljlaniya {Pastelitos de crema de avellana y sésamo}Jeljlaniya {Pastelitos de crema de avellana y sésamo}Moler en picadora eléctrica las avellanas, las almendras y los 50 gramos de sésamo hasta dejarlos con textura de pasta.Jeljlaniya: molienda de frutos secosIncorporar la margarina a temperatura ambiente e integrarla muy bien con la pasta de frutos secos.Jeljlaniya: Añadido de agua de azahar,miel y margarina.Añadir la cucharadita de agua de azahar y remover.Ir añadiendo la almendra molida (dar un golpe de horno una vez molidas si tuviesen aún humedad) poco a poco hasta conseguir que la pasta adquiera una consistencia que se pueda moldear con las manos y no se pegue.Envolver en film plástico y refrigerar durante 30 minutos.Jeljlaniya: Incorporación de almendra molida y masa final.Pasado el tiempo de reposo, retirar el plástico y separar porciones del tamaño de una nuez, moldeándolas e forma de bolas.Poner los 70 gramos de sésamo tostado en un cuenco y rebozar las bolas formadas anteriormente, hasta dejarlas bien cubiertas.Jeljlaniya: Rebozado en sésamoDistribuirlas en una bandeja o en la bandeja e horno recubierta de papel. Aplastar ligeramente cada bola con la parte plana de un vaso de diámetro pequeño.Jeljlaniya: Rebozado en sésamoJeljlaniya: Aplanar ligeramenteAhuecar cada pieza en el centro. Partir cada cereza en 4 partes y decorar el dulce.Jeljlaniya: Ahuecar en el centroJeljlaniya: Decorar con guindasRellenar el hueco con un poco de mermelada y decorar con una bolita de anís plateada en el centro.

Jeljlaniya {Pastelitos de crema de avellana y sésamo}Jeljlaniya {Pastelitos de crema de avellana y sésamo}Jeljlaniya {Pastelitos de crema de avellana y sésamo}Conservar dentro de una caja metálica forrada con papel de horno y en el frigorífico para mantener firme la textura suave de su confección y el sabor, que mejorará con el transcurrir de los días.





También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista