Revista Opinión

La columna: ¡QUE ME DEJEN HABLAR TRANQUILO!

Publicado el 11 mayo 2010 por Cendolilla
La columna: ¡QUE ME DEJEN HABLAR TRANQUILO!Estas reflexiones se basan en la entrevista publicada en El Periódico realizada a Luis Miguel Moureau, tartamudo, con motivo de la representación teatral de Vidas melódicas sobre la problemática de este colectivo. Porque yo, que soy fluido —como ellos denominan a los que hablamos «normal»—, me considero un tartamudo mental. Y reclamo, como ellos, el derecho a hablar sin prisas.
Afirma Luis Miguel que nadie nace tartamudo sino que es fruto de alguna ofensa, desprecio o trauma sufrido. Pues bien, a mí me ofende que no me dejen hablar con pausa y con todo lujo de detalles sobre un tema y, claro, acabaré traumatizado. Dice también que “esta sociedad vive pendiente de las dos cosas que más daño nos pueden hacer a los tartamudos: el habla y las prisas, el «¡dímelo rápido!»". Voy a añadir algunos argumentos que también nos afectan a los fluidos (de habla y conversación): cuando comentamos algún tema, es imprescindible detallar todas las circunstancias que lo rodean y las consecuencias que puede acarrear; explicar todos los matices para su correcta interpretación, y esto lleva tiempo y lucidez mental. La precipitación conduce al malentendido y la sesgada percepción del asunto, crea desconcierto en el charlista y desorden en sus ideas. Suele quedarse con una amarga sensación de que dichas así las cosas el interlocutor no le ha entendido bien.“Lo que más me molesta es que alguien acabe la frase por nosotros” dice. O que nos corten antes de empezar a pronunciarla, añado yo, abusando del estigma de pesados que nos marca. Al fluido, al menos a mí, me ofende que me digan nada más terminada la primera frase: “termina ya, ya está, ya te he entendido”. Coincido en que este gesto no es malintencionado pero es lamentable. A mí me molesta la gente que grita o que se expresa atropelladamente, pero si percibo que es un elemento inevitable de su idiosincrasia, me adapto y lo respeto. El mismo respeto que reclamo para mi forma de expresarme.“Usted no obliga a correr a un cojo, pues no me obligue a mí a hablar deprisa”, termina Luis Miguel. Por eso reivindico mi derecho (supongo que tendré aliados) a que no me creen ansiedad ni sobrexcitación, y mucho menos complejo de latoso o circunspecto. Reclamo mi derecho a la conversación pausada y pautada que, por ende, reporta innumerables beneficios: libera al parlante, por el mero hecho de poder contarlo, de sentimientos negativos que algún hecho le ha causado; seda y produce una serenidad —la que produce la calma— que transmite aplomo y energía; y, me atrevería a decir, que es clínicamente aconsejable para controlar la tensión y, si me apuran, hasta disminuir los niveles de diabetes o colesterol. Deberían expenderse recetas, con cargo a la Seguridad Social, con la prescripción “hablar con calma y tiempo cada 8 horas”.Es curioso que el precipitado (antítesis del tartamudo y el fluido) se declare amante de la contemplación interminable de las puestas de sol o el cielo estrellado y se irrite si le decimos: ¡venga, vamos!”.En resumen, un mensaje a quienes se den por aludidos y asuman incurrir en esta tortura. ¡Que nos dejen hablar tranquilos! ¿Cuántos conflictos se hubieran evitado si previamente se hubiera celebrado una relajada conversación. Así que benditos sean los tartamudos y fluidos puntillosos y líbrenos Dios de los «sintéticos».

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • No podemos hablar de justicia

    Justicia, una palabrita corta pero que representa TODO lo que un ESTADO necesita para fortalecerse y crecer. La justicia no es apenas juzgar y condenar, justici... Leer el resto

    Por  Pirulopy
    OPINIÓN, POLÍTICA, SOCIEDAD
  • Todavía hoy, levantar la voz para hablar de la homosexual...

    Todavía hoy, levantar para hablar homosexual...

    Todavía hoy, levantar la voz para hablar de la homosexualidad resulta un ejercicio de riesgo en muchos países. En pleno siglo XXI, en el año 2010, aún hay... Leer el resto

    Por  Nestortazueco
    HOMO, SEXO, SOCIEDAD
  • Que jeta!!!!

    jeta!!!!

    Este señor de la foto es Miguel Ángel Fernández Ordoñez, a la sazón, gobernador del Banco de España. O lo que es lo mismo, el que se tenía que haber encargado d... Leer el resto

    Por  Mikelarana
    OPINIÓN, POLÍTICA
  • Hablar por hablar

    Hablar hablar

    De cuando en cuando me gusta escribir por aquí reflexiones que derivan de varias circunstancias. Haber leído algo, comentarios de la gente, una conversación... Leer el resto

    Por  Raulmasa
    COMUNICACIÓN, POLÍTICA, SOCIEDAD
  • Que brutalidad

    Que desprecio por la vida, por las leyes internacionales. Que desprecio por los demás.Cuando yo era joven, en mi trabajo a finales de los sesenta, había... Leer el resto

    Por  Manuhermon
    OPINIÓN, POLÍTICA
  • Lo que hay que ver

    Y lo que hay que oír. Con la que está cayendo lo normal es que nos preparemos una buena ración de circo, bueno de fútbol, mientras no sabemos si el pan estará... Leer el resto

    Por  Rafaben
    HUMOR, OPINIÓN
  • Que paguen los que más tienen.

    paguen tienen.

    De izquierda a derecha, José Antonio García Rubio, secretario de Economía de IU; Manuel Gil, técnico de Hacienda; Cayo Lara, Carlos Cruzado, presidente de... Leer el resto

    Por  Santiagomiro
    OPINIÓN, POLÍTICA

Dossier Paperblog

Revistas