Revista Cultura y Ocio

La conspiración Tavistock

Publicado el 25 octubre 2015 por Revista Pluma Roja @R_PlumaRoja

¿Somos realmente independientes en nuestras decisiones o nos han programado para que actuemos de determinada manera? Esta inquietante pregunta nos toca de una u otra manera a todos. Muchas veces hemos tenido la sensación de que nos han manipulado en uno u otro sentido para que seamos funcionales a un sistema, ideología, producto o estilo de vida. Existen varios grupos que se dedican a analizar el comportamiento social y la manera en que éste puede ser manipulado, ya sea en una empresa, en un partido político o en un país. El principal responsable de la manipulación social en el mundo es el Instituto Tavistock.

 

¿QUÉ ES TAVISTOCK?

El Instituto Tavistock inició sus actividades en Londres en 1921 con el objetivo de estudiar la “neurosis de la guerra”, (causada principalmente por los bombardeos de artillería durante la Primera Guerra Mundial) y cómo se rompía el equilibrio psicológico de las personas sometidas a éste estrés. Dichos estudios después se ampliaron a la investigación de la conducta y el comportamiento humano, no solo en caso de guerra sino para toda actividad humana, con el objetivo de ejercer control y manipulación en las personas, siguiendo las teorías psicológicas de Sigmund Freud.

Financiada en gran parte por la fundación Rockefeller, el Instituto Tavistock enfoca su desarrollo en evaluar nuevos programas experimentales, particularmente en salud, educación y desarrollo comunitario. Además, el Instituto edita una revista mensual Human Relations y sus servicios son contratados por grandes empresas, corporaciones multinacionales, partidos políticos y gobiernos de todo el mundo.

Tres elementos se combinan para hacer del instituto Tavistock un  grupo único:

1) Tiene independencia económica al ser completamente autofinanciado, sin subsidios gubernamentales u otras fuentes.

2) Tiene orientación hacia una acción investigadora que la sitúa en los mundos académicos y de asesoría.

3) Cuenta con conocimientos en una gran variedad de disciplinas, que incluyen antropología, economía, comportamiento organizativo, ciencia política, psicoanálisis, psicología y sociología, entre otras.

MEDIOS PARA MANIPULAR

Las técnicas de control social se ejecutan principalmente a través de los medios de comunicación masivos, la educación, las distintas formas de entretenimiento, la manipulación de la opinión pública. Radio, televisión, cine, diarios, revistas e Internet tienen un rol muy significativo para lograr el control mental de la población. Como sucede en casi todos los países, los medios de comunicación no responden a los respectivos intereses nacionales, sino que están bajo su control directo o indirecto. Es así como a través de técnicas psicológicas vamos siendo condicionados.

La publicidad tiene gran influencia en la mente de las masas: te dicen qué comer, cómo vestir, qué está de moda y qué no, cómo actuar, pensar y qué tendencia hay que seguir. Ya no somos valorados por lo que somos o los valores éticos que pongamos en práctica, sino por lo que consumimos, en qué cantidad lo hacemos y cuánto gastamos en productos que muchas veces no necesitamos, pero nos dan estatus social. Los medios manipulados por los poderes facticos han creado una cultura homogénea, una cultura de masas que se puede modelar y controlar para que toda la población piense lo mismo.

LA CONTRACULTURA INDUCIDA

La guerra cultural no declarada contra la juventud comenzó en 1967, cuando Tavistock empezó a utilizar conciertos de rock al aire libre para atraer a más de 4 millones de jóvenes a los denominados “festivales”. Sin saberlo los jóvenes se convirtieron en víctimas de una experimentación con las drogas planificada a gran escala. Las drogas alucinógenas como STP, PCP o LSD se distribuían libremente en aquellos conciertos. La nueva cultura de la droga no fue accidental sino intencionada. El Instituto Tavistock había estudiado a fondo la relación entre el cerebro y la conducta causada por las drogas alucinógenas. Entre más jóvenes se volvieran adictos a estas sustancias, más fácil sería controlarlos y con esto se alejarían de la lucha social, la cual podría ser peligrosa para el gobierno y las empresas que manejan el sistema.

 

NOS MANTIENEN “ENTRETENIDOS”

Han transformado la sociedad en una gran guardería saturada de entretenimiento ideado sin duda para mantenernos controlados. No necesitan armas, sino drogas; no necesitamos pensar si tenemos la televisión que piensa por nosotros. ¿Para qué protestar si tenemos grupos que lo hacen por nosotros? ¿Por qué preocuparse por el medio ambiente si existe Greenpeace? ¿Por qué preocuparse por el necesitado si están las ONGs? Pensando de esta manera nunca cambiaremos nada, y justamente eso es lo que pretenden, que siga todo tal cual. Una elite controlando todo, mientras la gran mayoría es un mero espectador resignado a su destino.

“La manipulación inteligente y consciente de los hábitos y opiniones organizadas de las masas es un elemento importante en una sociedad democrática. Aquellos que saben manipular este mecanismo oculto de la sociedad constituyen un gobierno invisible que es el que realmente manda nuestro país”

Edward Bernays (Sobrino de Sigmund Freud

gjghjh

¿ESTAMOS PROGRAMADOS?

El verdadero miedo es que no seamos dueños de nuestra propia mente y solo seamos “títeres” en las manos de mega corporaciones, institutos y gobiernos que han manipulado nuestra sociedad, diciéndonos qué pensar, decir, hacer y qué es aceptable o no lo es. Todos hemos sido influenciados por algo o alguien en nuestras vidas. Lo importante es que cada cierto tiempo cuestionemos el orden establecido y aun nos cuestionemos a nosotros mismos; debemos expandir nuestras mentes y no mirar solo a una dirección a fin de comprender otros puntos de vista. No debemos quedarnos solo con los comunicados oficiales o con una única fuente de información. Así, al menos, estaremos más atentos para evitar ser meros “borregos” y comenzar a hacerle honor al espíritu de libertad que vive en cada ser humano.

Por Mariomir


La conspiración Tavistock

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista