Revista Psicología

La ilusión de DIOS

Por Carolina Guzman @Mujer_Pazcana
Mirada Ciudadana
Por Carolina Hernández

Una elección, que se debe tomar con respeto, madurez y conciencia, este tema de la fe y de la práctica religiosa a pesar de las crisis y sea cual sea la que se practique permite que cada individuo canalice su energía

La ilusión de DIOSTomado de Universidad Javeriana el debate titulado “Es dios una ilusión”

El pasado 3 de diciembre se desarrolló en las instalaciones de la Universidad Javeriana el debate titulado “Es dios una ilusión” con la participación del Padre Jesuita Gerardo Remolina y el reconocido biólogo Richard Dawkins.

El evento tuvo una magnífica acogida dentro de la comunidad en general, en el mismo auditorio estaban sentados religiosos, laicos, ateos, agnósticos e indiferentes. Por lo que, partiendo de ese punto el ejercicio ya era interesante.

De admirar el total y absoluto respeto con el que se enfocó este diálogo entre dos estudiosos del tema cada uno especializado y defendiendo su pensar. Sin embargo, más allá de destacar la importancia del evento en el ámbito académico, quisiera plasmar mi reflexión personal al respecto de la ilusión de Dios.

***

Crecí bajo el seno de una familia católica flexible, sin mayores apasionamientos, tanto así que a lo largo de los años varios de los miembros de mi familia se han declarado ateos, incrédulos por decirlo de una manera más acertada.

Durante mi adolescencia enfrente la crisis de fe de la mayoría de personas, sin embargo supe desde los 14 años que la “presencia” de algún ser divino me acompañaba. Pasé por las creencias católicas, evangélicas, budistas, místicas, mágicas y demás, incluso tuve mi pelea personal con la iglesia católica y con el mismo Dios.

Después de 36 años de vida y muchas reflexiones y discusiones al respecto, llego a la conclusión de que la fe, la espiritualidad y la religión son procesos individuales, que merecen experiencia, cuestionamientos, simpatía e incluso arraigo hacia determinadas creencias.

La ilusión de DIOS
La espiritualidad y la fe, en un sentido muy personal son indispensables, le otorgan sentido y me permiten ser objetiva al momento de tomar decisiones, más allá del tema moral todas las religiones coinciden en la promoción de actos desinteresados, limpios, amables y sinceros, partiendo de este principio ya les abono varios puntos. Por otro lado, tal vez el más importante, la práctica religiosa, permite enfocar la energía espiritual para encontrar consuelo, esperanza y paz en momentos críticos.

Es evidente el daño que muchas doctrinas religiosas causan en la humanidad,
históricamente y aún en la actualidad vemos como bajo el nombre de alguna religión, los seres humanos son capaces de masacrar a sus hermanos. Enfocándonos en esto no podríamos sentir tranquilidad al practicarlas. Sin embargo mi ejercicio personal al respecto fue entender que como en muchas otras instituciones es el ser humano quien corrompe, desvía y mal usa las ideologías con el fin de defender sus intereses particulares y posiciones de poder. Así que para ese debate, solo debo decir que vivo la religión y la fe, como lo exprese desde el principio desde una perspectiva personal, por tal razón no puedo ser ni juez ni parte en el pasado y presente vergonzoso de las corrientes y de las personas que se encargaron de tomar dichas decisiones.

Desde el principio del debate el Padre Remolina dejo claro tal vez el elemento más importante del debate: A cuál Dios y a cual ilusión nos referimos, lo que ratificó aún más mi arraigada creencia de que Dios está en todo, todo el tiempo y en cada uno de nosotros, que cada uno tiene tanto Dios como quiera en su interior y que la ilusión en este caso se interpreta como el anhelo y la esperanza y no como la alucinación o visión.

Por lo tanto en mi vida Dios si es una ilusión, porque lo anhelo y necesito en mi vida permanentemente. Es por lo tanto una elección, que se debe tomar con respeto, madurez y conciencia, este tema de la fe y de la práctica religiosa a pesar de las crisis y sea cual sea la que se practique permite que cada individuo canalice su energía, pensamiento y acciones a través de Dios mismo y esto se refleje en un mundo más amable.

Destaco muchísimo la oposición absoluta de Richard Dawkins al absolutismo y extremismo radicales de origen religioso que a lo largo de la historia se han encargado de abolir, destruir y desestimar el importante papel de la ciencia, comparto además esta postura ya que no estamos hablando de un solo Dios, a lo largo de nuestra historia en la tierra hemos como especie adorado infinidad de Dioses.

Resalto la importancia del evento como un momento de reflexión, aprendizaje y debate en las circunstancias más respetuosas y valientes, en un momento en que las sociedades necesitan analizar las circunstancias pero también repensarse individualmente, y en este punto la fe es indispensable, para construir una mejor persona y por lo tanto una mejor sociedad.

Mayores informes:
Carolina Hernández
e-mail: [email protected]


COPYRIGHT © 2017 Revista Pazcana
Diseño e implementación del sitio web por Carolina Guzmán Sánchez.

Todos los derechos de publicación reservados para las comunidades abiertas del mundo
"Mujer, haz una pausa en tu camino y ¡déjate pensar!" 
Twitter: @Mujer_Pazcana Facebook: Revista Pazcana 
Contacto: [email protected] 
#RevistaPazcana #FemeninoMasculino #GeneroHumano #MujerValiente #MujerSabiduría

Tagged: la ilusión de DIOS, Richard Dawkins La ilusión de DIOS La ilusión de DIOS La ilusión de DIOS

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista