Revista Cine

La saga Crepúsculo: Amanecer – Parte 1 (Bill Condon, 2.011)

Publicado el 17 enero 2013 por Rugoleor @rugoleor

Póster: La saga Crepúsculo: Amanecer - Parte 1 (Bill Condon, 2.011)

La saga Crepúsculo: Amanecer – Parte 1 (Bill Condon, 2.011)

Ficha:

Título Original: The Twilight Saga: Breaking Dawn – Part 1.
Director: Bill Condon.
Guionista: Melissa Rosenberg.
Intérpretes: Kristen Stewart, Robert Pattinson, Taylor Lautner, Anna Kendrick, Peter Facinelli, Ashley Greene, Jackson Rathbone, Nikki Reed, Kellan Lutz, Elizabeth Reaser, Christian Serratos, Billy Burke, Booboo Stewart, Sarah Clarke, Michael Welch, Julia Jones, Kiowa Gordon, Alex Meraz, Gil Birmingham, Jamie Campbell Bower, Jackson Rathbone, Ashley Greene, Michael Sheen, Maggie Grace, Anna Kendrick, MyAnna Buring, Christian Camargo, Mia Maestro, Gil Birmingham.
Productores: Wyck Godfrey, Karen Rosenfelt, Stephenie Meyer.
Fotografía: Guillermo Navarro.
Música: Carter Burwell.
Montaje: Virginia Katz.
País: Estados Unidos.
Lugares de Rodaje: Río de Janeiro (Brasil), Estados Unidos, Canadá, Islas Vírgenes (USA).
Año: 2.011.
Duración: 119 minutos.
Edad: No recomendada para menores de 12 años.
Género: Aventuras, Drama, Fantástica, Romántica, Suspense.
Distribuidora: Aurum Producciones, S. A.
Estreno: 17-11-2.011.
WEB Oficial: Web Oficial de la película en España.
Espectadores: 3.022.840.
Recaudación: 19.274.165,12 €.
Calificación: 4,765.

Sinopsis:

Edward y Bella por fin contraen matrimonio en una gran ceremonia donde unen sus vidas, y como regalo de bodas Edward lleva a Bella a Isla Esme en Brasil donde consumen su matrimonio. Lo que nadie esperaba es que esto pudiera tener consecuencias y lo inesperado se vuelve tangible, Bella queda embarazada y por el amor que le tiene a su hijo decide tenerlo en contra de todos y esto afecta su salud y la llevan al borde de la muerte.

Comentario:

La saga más exitosa de los últimos tiempos (con permiso de “Harry Potter”) llega a su fin con una última entrega dividida en dos partes. Bella y el vampiro Edward al fin pueden hacer oficial su amor en una boda sobre la que planea la decisión de ella de permanecer humana y la ausencia del hombre lobo Jacob, todavía dolido por la decisión de su amiga y amada. La luna de miel de los dos jóvenes será cualquier cosa menos idílica: la consumación de su amor será tan romántica como dañina para la chica.

Crítica:

21-11-2.011 – JOSU EGUREN

La elipsis de un polvazo

Si a las cosas hay que llamarlas por su nombre, ahí va, la primera parte del desenlace de “Crepúsculo” pasará a los anales de la historia cinematográfica de este siglo por la malérrima escenificación de la elipsis de un polvazo: el de la noche nupcial de Edward Cullen y Bella. No se alteren, porque si algo se encarga de recordarnos “Amanecer” es que incluso las relaciones entre súcubos y humanos deben regirse por un respeto mínimo a la moral y las formas católicas.

Bodorrio mediante, que se despacha con la cursilería habitual y después de que hayamos asistido a unos primeros quince minutos en los que director y actores parecen conjurados para abortar las posibilidades de un futuro remake paródico (resulta que el bueno de Edward tuvo su momento Dexter), Edward y Bella ponen rumbo a un bungalow enclavado en la exótica isla de Eme, en el que no es difícil imaginar a Danielle Steel pasando la mopa. ¿La historia da para más? ¿Sí, no? Bella está embarazada. Boquiabiertos (bostezando) nos toca esperar a la decisión de Bella, que debe resolver si dará a luz o no a la criatura que devora sus entrañas. Y aquí Bill Condon (director de “Dioses y monstruos”) se ciñe al texto -obviando cualquier guiño a los aficionados al fantaterror (que bien hubiésemos agradecido una mayor aproximación a “La profecía” o a “La semilla del diablo”)-, lo que le lleva a encerrarnos en la sala de espera de un paritorio en el que se prohíbe fumar, pero donde no es delito recitar diálogos pre-parvularios. Lo demás es lo de siempre, Taylor Lautner sin camiseta, Anna Kendrick hundiendo su carrera en el lodo y Kristen Stewart buscando una ventana por la que escapar de este engendro al que estará encadenada durante los próximos cuatro años. ¿Qué queremos leerla en clave de fábula antiabortista? De acuerdo, pero fíjense que el mensaje que recibe su público potencial es el de un embarazo que se resuelve en poco menos de tres semanas, todo un brindis a la paternidad responsable.

0 Lecturas


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista