Revista Opinión

La sensación de escribir más de lo mismo

Publicado el 21 noviembre 2013 por Benjamín Recacha García @brecacha

 

viñeta Forges

Hoy quería escribir algo consistente. Elegir un tema de actualidad y desahogarme a gusto. Hay tanto donde elegir… Pero me encuentro con que no me apetece. Todo es demasiado recurrente. Tengo la sensación de que estaría repitiendo lo mismo de siempre: un amargo lamento por ver que el mundo se derrumba a nuestro alrededor (que lo están derrumbando) y tener la sensación de no ser capaz de hacer nada por evitarlo. 

Ayer fue el Día Universal del Niño, un día, como todos los ‘Días de…’ para limpiar conciencias lamentando las barbaridades que se cometen por ahí… y por aquí, que no es la España actual precisamente un paraíso para la infancia. Lo que tengo claro es que, más allá de las declaraciones de buenas intenciones asociadas a los ‘Días de…’, lo que está meridianamente claro es que cada día es el día mundial de la banca, de la corrupción política y empresarial, de la destrucción de los derechos sociales, de la precarización laboral, de los recortes en políticas sociales, del desmantelamiento de los servicios públicos… y un largo etcétera que acaba por derrumbar mi capacidad de aguante y mis ganas de seguir escribiendo sobre ello. Es como querer mantener a flote un barco que se hunde achicando agua con un vaso de chupito. Sólo es cuestión de tiempo que acabes abandonando y busques a la desesperada algo a lo que aferrarte.

Pensaba escribir sobre la ley que prepara el ministro del Interior sobre (vergonzoso eufemismo) ‘seguridad ciudadana’, cuyo texto pretende eliminar por la vía de la represión cualquier atisbo de protesta contra el régimen. La fecha elegida para anunciar su tramitación no podría ser más adecuada, cuando se cumplen 38 años de la muerte de uno de los mayores asesinos de la historia de la humanidad, y dos de la llegada al poder del “reformista” presidente plasmado. La ‘ley de la patada en la boca’ es el paradigma de lo que representa la democracia para este gobierno infame. Verbarte en su blog ‘Apalabrado’ y Rosa María Artal en ‘El Periscopio’ dicen todo lo decible en sus magníficos artículos sobre el tema.

En Catalunya continuamos inmersos en el día de la marmota. Me siento como Bill Murray, con su misma cara de hastío, despertándome día sí y día también con el mismo discurso, a favor y en contra, del derecho a decidir. Soy un convencido de tal derecho… para decidir tantísimas cosas para las que no cuentan con la ciudadanía, pero voy a acabar por aborrecer la expresión.

El PSC parece que por fin ha encontrado su camino: el de no decidir nada; agachar el pescuezo ante papá PSOE y comportarse como un hijo obediente. PP y Ciudadanos aplauden que los socialistas catalanes regresen a la senda constitucional (cómo la defienden, con qué convencimiento, los mismos que se la pasan por el forro a diario obviando los derechos fundamentales que el texto “sagrado” supuestamente garantiza a todos los españoles), porque así el proceso independentista está herido de muerte. Pues no lo sé, la verdad. Continúo pensando que éste es un tema que surge desde la sociedad civil y sí puede ser que la politización y el partidismo acaben por diluirlo. No me importa demasiado, la verdad, pero me resulta de lo más cansino. Y mientras, tijera va tijera viene…

Cada día es también el día de la injusticia y el menosprecio hacia las víctimas del franquismo, desde hace 77 años. La ONU parece que ha decidido hacer algo para sacarlo, por fin, del calendario, exigiendo al gobierno español que investigue los crímenes y repare a las víctimas, que continúan enterradas a millares en cunetas y fosas comunes. Me temo, sin embargo, que aún nos quedan muchos ‘días de…’ por delante.

Hay mucho sobre lo que escribir, pero tengo la sensación de estar clamando en el desierto, de que voy a lograr poco más que desahogar mi cabreo. Supongo que va a días, y ahora siento que el destrozo es tan grande que sólo consigo malgastar energía. Pienso que me gustaría emigrar a mi querido Pirineo Aragonés, lejos de tanto desatino, subir al Balcón de Pineta y vaciar mi mente contemplando la inmensidad del paisaje… Pero no, no puedo abandonar, no debo hacerlo; seguro que en un par de días regreso con la pluma bien cargada…

Pradera de Pineta

Pradera de Pineta, antigua acampada libre Foto: Benjamín Recacha

Dejar un comentario

Archivado bajo Actualidad, Reflexiones

Etiquetado con Apalabrado, Balcón de Pineta, Ciudadanos, día de la marmota, día mundial de, día universal del niño, democracia, derecho a decidir, destrucción del Estado de bienestar, el Periscopio, investigación de los crímenes del franquismo, ley de la patada en la boca, ley de seguridad ciudadana, mariano rajoy, Pirineo Aragonés, PP, presidente plasmado, PSC, PSOE, recortes sociales, Rosa María Artal, Valle de Pineta, víctimas del franquismo, Verbarte


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas