Revista Ciencia

Lagarto ocelado, el gran saurio

Por Kiqueruiz

Lagarto ocelado, el gran saurio


El lagarto ocelado ( Timon lepidus) es el mayor saurio de Europa pudiendo llegar a medir más de 80 cm.

Este animal, es sin duda, uno de los mas bellos, sorprendentes y representativos de los reptiles españoles.

Es otra especie que debemos cuidar. Podemos ayudar a su conservación concienciando a las personas de nuestro entorno de los numerosos beneficios que aporta en el ecosistema en el que vive.
Su cabeza es ancha, grande, con unos ojos llamativos de pupila redonda. Cuenta con una mandíbula muy poderosa, capaz de dar terribles mordiscos. La escama occipital suele ser más ancha que la frontal. Tiene un cuerpo alargado, robusto, pero elegante, de color dominante verde con zonas amarillentas.

Presenta una serie de ocelos azules en los costados, de ahí recibe su nombre. Posee unas patas fuertes, con unas garras largas y curvadas. El macho es mayor que la hembra y cuenta con unos colores más vivos.

Al ser un animal poiquilotermo "sangre fría" depende de la temperatura ambiente para desarrollar su actividad. Por eso, es común verlos a primeras horas de la mañana soleando en alguna piedra. Cuando tienen calor en exceso, se levantan sobre sus patas. Durante el verano, sólo son activos en las primeras y últimas horas del día, incluso en las primeras horas nocturnas. En los periodos fríos tienen la capacidad de aletargarse o invernar, hasta que las condiciones climáticas mejoran.

Son muy territoriales, especialmente durante el periodo de celo, no dudan en expulsar a cualquier macho que aparezca en su territorio persiguiéndolo con persistencia.

Es omnívoro y se alimenta de insectos, ratones, otros pequeños mamíferos, caracoles, frutas, vegetales, carroña, lagartijas e incluso se atreve con culebras de pequeño tamaño.

A pesar de su mala fama huye del hombre y son muy esquivos (especialmente los adultos). Al menor sobresalto, se refugian en su madriguera, bajo una piedra, en un matorral, etc.

Si no tienen escapatoria adoptan una típica postura con la cabeza levantada y la boca abierta. Realizando un bufido intimidatorio muy característico. Pueden incluso fingir pequeños ataques.

Sólo si se le agarra puede llegar a morder, siendo una mordedura fuerte y dolorosa, pudiendo además ser mantenida durante varios minutos. Aunque sólo realizan una herida de poca consideración.

Lagarto ocelado, el gran saurio

Lagarto ocelado, el gran saurio

Lagarto ocelado, el gran saurio

Lagarto ocelado, el gran saurio

Lagarto ocelado, el gran saurio

Lagarto ocelado, el gran saurio


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :