Revista Coaching

Las Cinco mentes para el futuro

Por FundaciÓn Novia Salcedo
¿Qué tipo de mentes necesitaremos cultivar en el futuro? Howard Gardner, el teórico de las inteligencias múltiples, va más allá y explora el espacio de las diferentes capacidades cognitivas. Vivimos en una época de cambios caracterizados por la aceleración de la globalización, la acumulación de cantidades ingentes de información y la creciente hegemonía de la ciencia y la tecnología. Esta es una breve presentación acerca de la propuesta del psicólogo Howard Gardner acerca de las 5 mentes que se deben formar, según él, en el futuro. Las Cinco mentes para el futuro   Las 5 mentes   Las tres primeras mentes son cognitivas, se refieren al trabajo normal en la escuela:   1. La mente disciplinada domina cuerpos de conocimientos y habilidades. 2. La mente sintética decide lo que es más importante y entreteje los conocimientos de manera útil. 3. La mente creativa se aventura regularmente en territorios nuevos e inexplorados. Los dos últimos tipos de mente tienen que ver con nuestro tratamiento de la esfera humana: 4. La mente respetuosa valora y estima la diversidad y trata de trabajar de manera efectiva con individuos de todos los orígenes y procedencias. 5. La mente ética procede con base en principios. Busca actuar de manera que sirva a una sociedad más amplia. Las Cinco mentes para el futuro   1. La mente disciplinada • Con el fin de llevar a cabo cualquier cosa significativa en el mundo, se debe tener una   mente disciplinada. La palabra “disciplina” tiene dos significados complementarios. • Por un lado, una mente disciplinada es la que trabaja de manera regular en una temática o una habilidad y de esta manera logra una mejora estable en un nivel de excelencia. • Por otro lado, una mente disciplinada es aquella que ha dominado las formas de pensar las disciplinas. • En la escuela, como un mínimo, esperamos que se aprenda cómo pensar científica, matemática, histórica y artísticamente. Esto va más allá de aprender reglas y hechos. • En general lleva varios años adquirir una mente disciplinada, que realmente piense de manera diferente sobre los hallazgos científicos o los sucesos históricos de cómo lo hace una mente no escolarizada, o una que no piensa en ellos para nada. 2. La mente sintética • A menos que uno haya adquirido cierta cantidad de pensamiento disciplinado, no es posible integrar o sintetizar conocimiento. La mente sintetizadora es la que puede navegar por la red, decidir qué es importante, a qué vale la pena dedicarle atención e investigar con detalle, qué debe ser ignorado. • Una vez decidido qué es importante, necesita poner todo esto junto, de manera que tenga sentido, porque necesita ser capaz de utilizarlo en el futuro. Y necesita también poder ensamblar estas síntesis para que tengan sentido para otros. 3. La mente creativa • El conocimiento disciplinado es necesario para sintetizar, y sintetizar es necesario para la creatividad. Al crear conocimiento, la mente va más allá de lo que es conocido. La mente creativa desarrolla nuevas ideas, conceptos, historias, teorías, habilidades y busca demostrar que son deseables, necesarias y aún indispensables. • La mente creativa piensa de manera original y poco convencional. • Evidentemente, el conocimiento y la habilidad son indispensables para la creatividad. Pero el aspecto cognitivo es menos importante y los aspectos personales son más importantes de lo que se ha reconocido. • La mente creativa debe sentirse cómoda tomando riesgos. Debe estar dispuesta a cometer errores, recobrar el ánimo e intentar de nuevo. De hecho, se aburre o se pone escéptica cuando sus ideas son aceptadas rápidamente. • Si uno quiere cultivar una mente creativa, es menos importante impartir enormes cantidades de conocimientos, y más importante cultivar un estado mental retador, de formulación de preguntas y hasta de cuestionamientos. 4. La mente respetuosa • “Mundo global” significa que cada grupo se percata de que es uno entre muchos. Y el término “diversidad” adquiere un nuevo y urgente significado en cualquier gran ciudad. • Por lo menos se necesita tolerar la diferencia. Sin embargo, no deberemos estar satisfechos con la mera tolerancia. Más bien, es mucho más preferible si se acepta y acoge con agrado las diferencias, en apariencia, origen, aspiraciones, sistema de creencias, mientras estas diferencias no amenacen su bienestar físico. • La mente respetuosa otorga el beneficio de la duda a aquellos que no pertenecen a su familia o su clan, busca entenderlos, trabajar con ellos • Si se vive en una comunidad respetuosa, es probable que se respete a los demás. El desafío es descifrar cómo lograr comunidades más respetuosas y conservarlas así. 5. La mente ética • En tanto que el respeto y la moralidad son la esfera de las relaciones persona a persona, la ética supone una conceptualización más compleja. • “¿Estoy procediendo de manera tal que, si otros supieran lo que estoy haciendo, estaría orgullosa o avergonzada de mi?” • Es probable que se desarrolle una mente ética si se proviniese de una familia con un sistema de valores sólido y positivo; si se topara con personas e instituciones que incorporan el buen trabajo; si tiene tutores y pares que modelen y busquen el buen trabajo, y si puede aprender lecciones inspiradoras de modelos positivos y lecciones cautelosas de ejemplos de trabajo malo y amañado. Si estas condiciones no se presentan, Las Cinco mentes para el futuro
¿Las cinco mentes deben estar presentes siempre? • Bruscamente hablando, sí. La mente respetuosa empieza a temprana edad, mientras que la mente ética requiere de pensamientos abstractos que sólo comienzan en la segunda década de la vida. • Para las tres primeras mentes se necesita una mente disciplinada para poder sintetizar, y se necesita de disciplina y síntesis antes de poder ser creativos. Aunque la creatividad es una iniciativa propia de personas jóvenes, y la disciplina y la síntesis deben surgir a temprana edad, por lo que se tiene tiempo de ser creativo. ¿Qué ha pasado con las inteligencias múltiples? ¿Las 5 mentes las sustituyen? • En absoluto. Las inteligencias representan la manera en que la mente ha evolucionado y cómo está organizada. Las mentes del futuro son las habilidades y las predisposiciones que deberíamos desarrollar. • Para desarrollar las cinco mentes del futuro necesitamos recurrir a inteligencias específicas, solas o en combinación con otras. • Por ejemplo, la mente respetuosa recurre especialmente a la inteligencia interpersonal, mientras que la mente ética requiere de la inteligencia lógica.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog

Revistas