Revista En Femenino

Las leyes educativas con las que crecen nuestros hijos.

Por Mamaquesabe @mamaqsabe

Leyes educativas

¿Cuántas leyes educativas necesita nuestro país? Por cosas como esta, cada vez estoy más convencida de que el cambio educativo de nuestra sociedad no se puede dejar en manos del sistema institucional, sino que debe arrancar de la raíz familiar y aprovechar lo mejor del sistema para dar a nuestros hijos la mejor educación posible en cada momento temporal político.

Me da lo mismo, que lo mismo me da… la llamen LOMCE, LOE, LOCE, LOGSE, LODE… que soy tan egoísta que para la educación de mis hijos no voy a gastar ni un ápice de energía en criticar una generalidad cuando puedo dedicarme a la particularidad de ellos.

Pero sí critico la falta de puntos de encuentro entre los partidos políticos para mantener un proyecto educativo consistente a lo largo del tiempo y trabajar en su mejora bajo un interés común superior a una lateralidad de izquierdas o derechas. Vergüenza nos debería dar a todos que la OCDE haga un estudio entre adultos españoles de 16 a 65 años y seamos los 23º en matemáticas y los 22º en comprensión lectora en una lista de 23 países, tras haber conocido los pésimos resultados en el tramo de edad inferior… Poca excelencia y mucha mediocridad es nuestra seña de identidad. Pero no es de extrañar en un país como el nuestro donde lo que impera es la ley del mínimo esfuerzo. Y eso, no depende de ninguna ley estatal, eso es parte de unos valores adoptados por una sociedad donde se aprendió que las cosas podían ir a mejor a golpe de especulación sin tener como base el esfuerzo y mérito. La especulación no se restringe solo al ámbito económico, sino también al de los valores sociales, éticos y morales.

Sinceramente creo que generaciones pasadas sabían más de sacrificio, esfuerzo y trabajo que las nuestras. Y ahí sí que había recortes… La inyección económica en educación es innegable que nos ofrece grandes posibilidades, pero más fundamental es a mi parecer la cultura del esfuerzo, de la superación personal, del trabajo, el sacrificio, el mérito, la excelencia…

educarsiempre

En el colegio de mi hijo no tienen una pizarra electrónica en su clase, solo en un aula común para el resto de clases. No tienen tabletas digitales individuales, ni ordenadores personales… No tienen un pabellón deportivo de última generación, ni grandes instalaciones. A mi parecer es un colegio bastante sencillo. Ya os conté que fue el único que cuando nos trasladamos tenía plaza dentro de lo que nosotros buscábamos. Y al principio estuve tentada en cambiarlo creyendo que podría haber otro mejor para él. Pero tuve la paciencia para ver lo que allí le podían ofrecer, y sobre todo para ver lo que él podía ofrecer de sí mismo allí. Y ahí está. En un colegio sencillo donde le están ayudando a ser grande, donde nos ayudan en nuestra tarea educativa familiar. Este año hizo una prueba de aptitudes y fue excelente. Así que creo firmemente que la educación familiar es la revolución que necesita el sistema educativo, y que nuestros hijos no dependen de ninguna ley que los determine en el brillante futuro que los puede esperar. ¡Nos tienen a nosotros!

Así que os invito desde mi creencia en educar a vuestros hijos en la medida de vuestras posibilidades (ahora mismo las Redes nos pueden acercar a todos a una cultura del conocimiento), pero sobre todo a educar en el esfuerzo, en el trabajo, en la constancia, en la superación, en la voluntad, en el mérito y la excelenciaNo dejéis que sean víctimas de ningún sistema, sed los padres que dirigen su educación en el convencimiento de hacer de ellos todo lo que son capaces de ser. No se necesita de un sistema educativo rico económicamente para educar de forma excelente; aprovechemos lo que el sistema nos ofrece y hagámoslo más rico nosotros, porque nuestros hijos necesitan ante todo de unos padres involucrados en una educación en positivo, y aprender a adaptarse a cada sistema en el que se vean inmersos. Educación en valores, educación emocional… no os olvidéis de ello tampoco, porque los conocimientos no lo son todo en una vida compleja como la de estos tiempos que han de vivir.

9 años de genio, hijo

Me da lo mismo sinceramente lo que suponga esta nueva Ley, porque estoy ayudando a mi hijo a prepararse para que ninguna Ley Educativa (porque lamentablemente vendrán más) le merme en lo que él se está convirtiendo. Y sí, lamento ser tan egoísta cuando se trata de la educación de mis hijos; podré a nivel personal ofrecer opiniones de una u otra ley, pero si algo pretende este blog es ofreceros siempre cómo vivimos en este sencillo hogar nuestra vida familiar. Y aquí creemos algo: podrán cambiarnos las leyes educativas, pero no podrán cambiar nuestra educación familiar.

¿Creéis que las leyes educativas determinan la educación de vuestros hijos? ¿Creéis en vuestro papel educativo como padres?


Las leyes educativas con las que crecen nuestros hijos. Las leyes educativas con las que crecen nuestros hijos.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :