Revista Salud y Bienestar

Los teléfonos móviles se erigen como una eficaz herramienta en la rehabilitación de las personas con problemas de memoria

Por Fat
LOS TELÉFONOS MÓVILES SE ERIGEN COMO UNA EFICAZ HERRAMIENTA EN LA REHABILITACIÓN DE LAS PERSONAS CON PROBLEMAS DE MEMORIA

  1. ‘Rehabilitación apoyada en las TICs’. En efecto, “las nuevas tecnologías pueden aportar muchas cosas positivas a la medicina en general, y a la rehabilitación del daño cerebral en particular”, afirma el doctor Ignacio Quemada, psiquiatra y jefe del Servicio de Daño Cerebral del Hospital Aita Menni.
    Un claro ejemplo de ello es el uso que hacen de los teléfonos móviles en el susodicho servicio sito en Bilbao. “Desde hace 15 años venimos usando estos aparatos con notable éxito en la rehabilitación de personas con daño cerebral adquirido (DCA)”, explica Quemada.
    Y es que “para rehabilitar la memoria no hay nada mejor que crear rutinas e incorporar ayudas externas que sean bien aceptadas por el paciente. Antiguamente eran las agendas, pero hoy en día el móvil está situándose como la ayuda más importante para las personas con problemas de memoria”. En este sentido, según el especialista, “los teléfonos móviles son perfectos puesto que pueden adaptarse para ser utilizados de manera muy simple, permiten a la persona con discapacidad ponerse en contacto con familiares, pedir ayuda en caso de perderse, recordar citas, tener grabados datos como la dirección o el número de cuenta corriente. Muy pronto se generalizará la utilidad de estar localizado vía satélite.” Además su uso está tan extendido que la persona con discapacidad no plantea ningún rechazo, lo que si ocurre con otras ayudas que son específicas para la discapacidad. Desenvolverse con soltura con estos aparatos concede a estos pacientes cierta libertad ya que supone un vínculo con sus familiares y/o cuidadores.
    Respecto a si este método es más o menos eficaz que algunos videojuegos (sobre todo el brain training) a la hora de rehabilitar aptitudes cognitivas, el psiquiatra vizcaíno señala que “tanto en lo físico como en lo cognitivo, no todo lo que se ejercita crece, es decir, en ciertos casos por mucho que ejercitemos la memoria no vamos a conseguir que evolucione, sin embargo, con la creación de rutinas podemos dotar a los pacientes de una mayor autonomía”. En este tipo de casos, la memoria del móvil ‘sustituye’ a la de la persona.
    Aunque no es este el único ejemplo en el que la tecnología se alía con la medicina para mejorar la vida de los enfermos. En lo que a la rehabilitación se refiere, “en Aita Menni contamos con una amplia gama de aparataje para los diferentes tipos de discapacidades (cintas de marcha con suspensión de peso, bipedestadores, sillas eléctricas, formas alternativas de acceder al ordenador, comunicadores, pantallas táctiles) que facilitan, en diferentes grados, la vida de estas personas”. La próxima puesta en marcha del piso domótico y el laboratorio de ayuda a la discapacidad reunirá en +las instalaciones de Mondragón múltiples formas de ayuda a pacientes y familiares. El control del hogar a través del ordenador y las tecnologías de inteligencia ambiental podrán utilizarse en dicho piso.

  2. --Daño Cerebral Adquirido
    La realidad, a día de hoy, de las dos causas principales del daño cerebral es bien distinta. Por una parte, “los ingresos hospitalarios por Traumatismo Craneoencefálico (TCE) han descendido notablemente en los últimos años, debido, principalmente, al impresionante descenso de la siniestralidad por accidentes de tráfico”, indica Quemada. De hecho, el número de muertos en la carretera ha bajado hasta el nivel de 1964. Un éxito. Y más teniendo en cuenta que en aquel año había 2 millones de vehículos y en 2009, 31.
    “Por otra parte”, prosigue, “la prevalencia del ictus va en aumento debido, sobre todo, al incremento de la esperanza de vida en la población, y su consiguiente envejecimiento”. Aunque también aquí existe un matiz: el 25% de los ictus lo sufren personas menores de 60 años.
    En esta línea, y según un estudio de Javier Mar -Unidad de Gestión Sanitaria, Hospital Alto Deba- la prevalencia del daño cerebral adquirido en el País Vasco y Navarra es del 0,7% -18.408 personas-, con un coste medio por individuo de 21.040 euros al año. En lo que al conjunto del Estado se refiere, de las 210.636 personas con discapacidades y deficiencias (según datos de una encuesta nacional de 1999), casi el 20% lo son por TCE, de los cuales el 30% son menores de 35 años.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Dossier Paperblog