Revista Cultura y Ocio

Loving Is Easy – Rex Orange County

Publicado el 15 diciembre 2017 por Srhelvetica

Mirad bien esa cara llena de granos y cubierta aún por una barba mal dispuesta: DIE-CI-NUE-VE años tiene solamente Alex O’Connor, pero ahí donde le véis, el inglés es el protagonista de uno de los runrunes (no lo pongo en cursiva, es el plural de runrún, así que existe) más sonados de este año, y ojo que tiene pinta de que lo de este chico es un fenómeno que va a ir a más. Yo mismo lo conocí a raíz de la reciente publicación de “The BBC Music Sound of 2018“,  la lista anual de futuras promesas en el ámbito músical con la que el conocido medio de comunicación británico se tira el pegote (acertando en muchos casos, además) de estar a la última en lo que respecta a los sonidos por venir, y claro, cuando leí en la breve descripción que daban de cada artista lo de “vibrant, vulnerable pop writer” me lanzé a degüello a por aquello. Bingo.

Antes de hablar de lo estupenda que me parece la música publicada por el joven O’Connor, voy a contar dos anécdotas que explican muy bien la evolución musical de este prometedor músico. La primera tiene lugar hace muy poco, cuando Alex estaba en el instituto y su profesor de música decidió apodarle “The O.C.” (como esa serie de televisión sobre un grupo de jóvenes adinerados del californiano condado de Orange) en base a su apellido. No deja de ser una tontada, pero aquello influyó de alguna manera en la imaginación del joven O’Connor, interesado entonces en componer canciones “que sonaran como una película”, y al que le sedujo la idea de asociar sus tranquilas canciones con el resplandor del sol de California. Poneos “Apricot Princess“, la pista que daba título a su último largo, y veréis qué bien dio cumplimiento a su objetivo.

La segunda anécdota acontece el año pasado, cuando Alex recibe un mensaje de un fan a través de la cuenta de Soundcloud donde suele subir sus canciones, y resulta que el admirador en cuestión se llama Tyler, The Creator. En aquel mensaje, el archiconocido rapero estadounidense le ofrece un pasaje de avión rumbo a Los Ángeles para colaborar con él en dos canciones(“Foreword” y “Boredom“) que finalmente se recogerán en “Flower Boy“, el cuarto álbum del americano. Dicho y hecho: a raíz de aquella participación, el nombre de Rex Orange County empieza a sonar cada vez más fuerte (la vieja historia del “next big thing“, ya sabéis), algo que además se ve reforzado por actuaciones junto a pesos pesadísimos del all-star americano como Skepta o Frank Ocean. Lo que viene a ser tener futuro, vamos.

El caso es que es imposible no caer rendido ante composiciones tan repletas de candor, naturalidad, optimismo y romanticismo (benditos diecinueve años), pero sobre todo es imposible no hacerlo si son tan fabulosas como “Loving Is Easy“, una de esas canciones con las que uno querría despertarse todos los días, para quedarse ahí, escuchando, embobado, abrigado por ella con ese cálido abrazo de edredón sabatino. La típica (ojalá fuera tan típica) canción-bálsamo que sin apenas hacer ruido te está salvando la vida (no como es, sino como debería ser), la cadencia suave que debería llevarte en volandas al trabajo, saludando y sonriendo a todo el mundo. Con canciones así, es verdad, querer es más fácil.

Recomendación encarecida: no está (es aún más reciente) “Loving Is Easy“, pero dadle una escucha en Spotify o similares a “Apricot Princess“, el disco autoeditado -manda narices- y prácticamente construido en su totalidad en torno a su relación con su novia Thea. QUÉ BUEN ROLLO de disco. Si tenemos que ponerle un nombre, lo llamaremos pop, pero ojo que no faltan ni los guiños al hip-hop ni los sutiles matices (“Nothing“) de delicioso R’n’B o jazz (“Sycamore Girl), ni arreglos musicales (“4 Seasons“) de esos que te dejan con la boca abierta. Inclasiflicable es decir poco, pero la suave (y bonita, vamos a decirlo) voz de O’Connor hace que todo suene con una naturalidad pasmosa, como si saltar de un género a otro (¿cómo os explico “Never Enough“?) fuera la cosa más sencilla del mundo. No es un rapero, no es un cantante crooner ni es un geniecillo del indie-pop, pero en cierto modo es todo eso a la vez: oiremos hablar de Rex Orange County en 2018, vaya que sí.

“Loving is easy
You had me fucked up
It used to be so hard to see
Yeah loving is easy
When everything’s perfect
Please don’t change a single little thing for me

Listen girl
When you can’t even hide it
And it didn’t take forever to find it
I was all on my own
Almost glad to be alone
Until love came in on time, on time

So loving is easy
You had me fucked up
It used to be so hard to see
Yeah loving is easy
When everything’s perfect
Please don’t change a single little thing for me

Oh, oh
Ah, Ah
Oh, oh
Ah, Ah

So listen girl
When you can’t even hide it
And it didn’t take forever to find it
I was all on my own
Almost glad to be alone
Until love came in on time, oh on time

Loving is easy
You had me fucked up
It used to be so hard to see
Yeah loving is easy
When everything’s perfect
Please don’t change a single little thing for me

Oh, oh
Ah, Ah
Oh, oh
Ah, Ah

Anuncios &b; &b; Publicado en: RevelacionesEtiquetado: 2017, Autoeditado, Pop, Rex Orange CountyEnlace permanenteDeja un comentario

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :