Revista Opinión

Luces y sombras de la libertad creativa

Publicado el 15 abril 2012 por Mario
El libro Yo disparé en los 80, editado por Munster Books, aporta el testimonio gráfico de una década tan desfasada como imaginativa.
Igual que esos padres que, por temor al trauma, consienten a sus hijos se comportó la sociedad española durante los ochenta. Obedeciendo al lógico movimiento pendular, tras la muerte del dictador, recorrimos el espacio que va de la represión al “vale todo” en cuestiones artísticas. Si bien dentro de aquella amalgama surgieron altas dosis de talento, también hubo algún pescador de río revuelto que edificó una carrera al socaire de la recién estrenada libertad de expresión. Pocas voces se alzaron a criticar durante aquella década a los que se dedicaron a tomarnos el pelo y convine dar a cada cual lo suyo: No se pueden meter en el mismo saco las canciones de Derribos Arias o Radio Futura, que a cuatro caraduras en bañador y con orinales por sombrero, tratando de emular a Devo.
Madrid fue el lugar escogido para la gran quedada del resto de las Españas. Con la excepción del Rock Radical Vasco que hizo la guerra por libre, todos coincidieron en algún momento por el foro: autóctonos y llegados de otros lares. Era el momento de repartir cartas y cada cual hizo su apuesta: Alaska con los Pegamoides intentaba seguir los pasos de Siouxie, a Auseron se le veían las costuras de David Byrne, Los Nikis como unos Ramones de Algete e incluso productos genuinos como los primeros Gabinete Caligari o Derribos Arias referían a Joy Division. Así las cosas la guerra de géneros estaba servida.
Bajo la denominación de Hornadas Irritantes se agruparon una serie de grupos de tendencia roquera y gamberra como Glutamato Ye-Ye o Siniestro Total. Los que se escoraban hacia el pop recibieron el calificativo de “babosos” y en sus filas se integraban gente como Los Secretos, Mamá o Golpes Bajos (para colmo, nacidos de la deserción de Germán Copini primer vocalista de Siniestro). La disyuntiva era semejante a ¿follar o enamorarse? Del cinturón metropolitano llegaban las propuestas de rock&roll mucho más ortodoxas aunque no exentas de calidad y talento, caso de Burning o Leño. Y el punk que en su deriva ibérica mezclaba las crestas con los cantos regionales: con Eskorbuto, La Polla Records, Larsen o Espamódicos…
Parece mentira que la improvisación y las ganas de juerga dieran lugar a algo perdurable pero así fue. Cuchitriles, como el Agapo o el Penta, se transformaron en los CBGB´s malasañeros. Astutos periodistas, como Jesús Ordobás o Paloma Chamorro, se olieron la trascendencia del momento y plataformas insólitas, como el programa infantil La Bola de Cristal, actuaron como altavoces de un movimiento prolijo y provechoso.
No soy de los que tienden a culpar al sistema pero hay que admitir que la reinstaurada democracia tuvo bastante que ver en este flocerer creativo. Sobre todo los presupuestos de las fiestas patronales y otros eventos municipales. Encabezados por Tierno Galván, la mayoría de alcaldes de la piel de toro sufrieron su deriva del pasodoble al moderneo: había que ser moderno al precio que fuera y gracias a ello hicieron carrera Loquillo y los Trogloditas, Ilegales o Burning. Aquello duró toda una década, antes de que las plazas populares se poblaran de “triunfitos” y dejara a dos velas a los hijos del rock & roll, tal como relataba Josele de Los Enemigos en una entrevista reciente. La música moderna durante los noventa quedaría relegada a la sala (club para los snobs) y al festival veraniego con epicentro en Benicassim. Había terminado la boda gitana de la que deja cumplida cuenta el libro “Yo disparé en los 80” a través de las instantáneas de por Marivi Ibarrola..
Las crónicas del momento narran que Madrid era una fiesta y como a todo guateque que se precie, acudieron gorrones que, con su orinal en la cabeza, tomaron el pelo al personal a base de bien. No nos extenderemos en nombrarles pero ahí estuvieron, al amparo de la relajación de costumbres, la juerga colectiva y la subvención. También de la Factory de Andy Warhol salieron obras maestras como el primer disco de la Velvet o tomaduras de pelo, como el vídeo en que una modelo dormía la siesta de seis horas. Que cada cual escoja. (Artículo publicado en la edición empresa de www.diagonalperiodico.net Abril 2012)
LUCES Y SOMBRAS DE LA LIBERTAD CREATIVA

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • Las luces y sus sombras

    luces sombras

    Fue curiosamente en la Europa de la Ilustración, cuando el bebedor de sangre se convierte en el epítome del horror, oculto entre las sombras del siglo de las... Leer el resto

    Por  Eugenioolivares
    CINE, LIBROS, OPINIÓN
  • Cascos azules. Luces y sombras de las misiones de paz de la ONU

    Cascos azules. Luces sombras misiones

    Cascos azules en Haití, 2012Fotografía: US Navy - FuenteCon más de sesenta años de historia a su espalda, las operaciones de mantenimiento de paz de las Nacione... Leer el resto

    Por  Lparmino
    HISTORIA, SOCIEDAD
  • Reforma a la Justicia: luces y sombras

    Reforma Justicia: luces sombras

    Congreso de la República, Colombia Tras más de doce años intentándolo, el Gobierno de Juan Manuel Santos ha logrado aprobar una Reforma a la Justicia que... Leer el resto

    Por  Kikisan
    AMÉRICA LATINA, OPINIÓN, POLÍTICA
  • Luces Rojas (2012)

    Luces Rojas (2012)

    Rodrigo Cortés se ha consolidado como uno de los referentes españoles tras las cámaras. Ha conseguido, con la ayuda de unas interpretaciones muy sólidas, un... Leer el resto

    Por  Alberto Vil
    CULTURA Y OCIO, OPINIÓN
  • Cápsula Creativa #7

    Tenía ganas de retomar las cápsulas creativas. Estos son los enlaces que he ido guardando las últimas semanas y que merecen ser compartidos. Para empezar... Leer el resto

    Por  Fixeche
    ARTE, FOTOGRAFÍA, MÚSICA
  • ¿libertad?

    ¿libertad?

    El jueves 20 de octubre hizo buena la sentencia que advierte que en un periódico sólo el precio y la fecha son ciertas, y aún de esas hay una que al día... Leer el resto

    Por  Alfonso
    CINE, LIBROS
  • Las luces de Tánger...

    Las luces de Tánger, a sus espaldas, pestañeaban como un gran monstruo con millones de ojos. Un monstruo furioso que los viera alejarse hacia otro continente,... Leer el resto

    Por  José Angel Barrueco
    CULTURA Y OCIO

Revistas