Revista Salud y Bienestar

Madame

Por Jas

Madame
Creo que ya mencioné mi costumbre de llamar al siguiente desde el despacho, algo que se sustenta en el hecho de que la sala de espera se encuentre justo delante de la puerta y que se hace necesario por el escaso tiempo del que disponemos para cada consulta.... -. Pedro...?, Pase Ud.! Se oyen unos pasos, pasa Pedro... Una vez que se marcha Pedro: -. Luis!... Pase! Pasa Luis, y así sucesivamente...
El procedimiento funciona y supone el ahorro de un tiempo precioso al evitar salir múltiples veces y porque entre otras cosas, cada vez que asomas a la Sala de Espera se suscitan interrupciones de las que -con franqueza- podemos permitirnos muy pocas... Son algo así como: -. Mire, yo tengo a las 11h, pero no me podría Ud. ver antes? O bien: -. Verá Ud. yo es que solo necesito unas recetas... O... -. Solamente venía a por el parte...
Llamé al siguiente: -. Adan!?  Y vaya Ud. a saber por qué... ¿? ... Por el ruido de fondo, por un exceso de imaginación por parte de quien lo interpretó o por ambas cosas: escuché estos comentarios que venían desde la Sala de Espera...: -. Qué dijo? -. No sé!, ¿Madame?... Creo que ha llamado a una señora en francés!... 


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :