Revista Libros

MAGNOLIA (Paul Thomas Anderson, 1999)

Publicado el 07 octubre 2016 por Julia

MAGNOLIA (Paul Thomas Anderson, 1999)Apenas dos largometrajes le bastaron a Paul Thomas Anderson para convertirse en uno de los directores más influyentes, por no decir epidémicos, del cine contemporáneo. Uno fue Boogie Nights, el retrato más crudo que el cine de calidad haya dado de la industria del cine porno entre los años setenta y la era del SIDA. El otro es Magnolia, la película que vamos a ver esta noche en Primer Plano.Estrenada en 1999, al filo del nuevo milenio, Magnolia retoma, pone a punto y exaspera el concepto narrativo que Anderson había despegado en Boogie Nights, la idea (tomada de un film pionero de Robert Altman, Short Cuts) de una estructura coral, sinfónica, tejida de historia múltiples que se entrecruzan, se reflejan y dialogan de maneras más o menos secretas a lo largo de un solo día.Las once historias que componen Magnolia están articuladas por un lugar: el Valle de San Fernando, en California, suerte de cámara de ecos donde resuenan las tragedias de una sociedad sometida a la lógica del espectáculo. Todo cabe en esta especie de Balzac contemporáneo: el policía enamorado de la adicta, el animador de TV enfermo que conduce un programa de preguntas y respuestas, el niño prodigio que no soporta la presión y está a punto de quebrarse, el ex niño prodigio que nunca sobrevivió a la pérdida de su fama, el líder falócrata que enseña a odiar a las mujeres, el magnate mediático que agoniza. Cada historia es un vía crucis una bomba de tiempo, la cuenta regresiva que lleva a la catástrofe o a la redención y Anderson las trata sin pudor y sin decoro, a los brochazos, reivindicando la emoción humana como el único espectáculo digno de ser contemplado.Catarsis pedían los griegos para el arte, Magnolia es cine catártico puro, excesivo, enfático, de una efusividad demoledora. Puede que Anderson haya aprendido a contar el cuento con Robert Altman pero la energía con que lo filma, ese furor físico, vociferante y abrumador no deviene de Altman sino de Martin Scorsese, el único cineasta al que retornan todos los directores que quieren volver a gritar.
Presentación realizada por Alan Pauls en febrero-marzo de 2011 en en Primer Plano I.Sat.
Transcripción del siguiente enlace audiovisual:https://vimeo.com/20199787

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista