Revista Solidaridad

Mauricia, virgen y mártir

Por Pcelimendiz

¡Milagro! Una mujer de 64 años, burgalesa, ha dado a luz a dos mellizos tras someterse a un tratamiento de fecundación en Estados Unidos. Podéis ver aquí la noticia.


Mauricia, virgen y mártir

Paolo de Matteis - The Annunciation

Aceptamos el milagro. Las ciencias adelantan que es una barbaridad y lo que la naturaleza ha negado, puede la técnica milagrosa modificarlo y hacer que una mujer pueda ser madre a una edad tan avanzada.
Pero aceptado, no podemos por menos que señalar que el tema está lleno de conflictos éticos, que se acentúan cuando conocemos los detalles del caso.
Dos de ellos: Que la sexagenaria señora, de nombre Mauricia, está incapacitada laboralmente desde hace años por un trastorno paranoide de la personalidad. Que a los 58 años tuvo a su primera hija, que le sería declarada en desamparo y retirada por los servicios de protección de menores tres años más tarde.
¿Es compatible por tanto el derecho que esgrime esta mujer a ser madre con el derecho que sus hijos recién nacidos tienen a crecer en un entorno favorable? ¿Puede esta mujer proporcionárselo?
Aunque con los datos que constan en la noticia puedo formarme una opinión al respecto, me abstendré de hacerlo, pues de sobras sé que para expresar un juicio de estas características se ha de contar con más elementos y con un análisis y conocimiento bastante más profundo que el que aparece en la misma.
Pero como en ella aparecen otros elementos en los que se presenta a esta mujer como una pobre víctima de los malvados servicios sociales, que ya le retiraron una hija y ahora teme que sus nuevos hijos “caigan también en sus manos”,me veo en la obligación de aclarar y señalar algunas cosas.
Acepto como digo el milagro, pero no el martirio.
Mauricia, virgen y mártir

El Sistema de Servicios Sociales, aún con todas sus deficiencias, y dentro de él, el Sistema de Protección de Menores, tiene de todo menos de arbitrario. Los menores no se declaran en desamparo gratuitamente y los niños y niñas no son “arrancados” de ninguna familia sin unas sólidas pruebas de negligencia, maltrato y desprotección. La declaración de desamparo además es la última opción y antes se exploran e intentan activarse cualquier medida y alternativa que haga posible que esos menores permanezcan en su propio entorno familiar.
Y como conozco el tema, y la seriedad y responsabilidad con la que se trabaja en el sector, le digo a esta señora que no me trago lo de que quiera presentarse como una mártir y como la víctima de un atropello. Que no cuela, vaya.
Aun admitiendo que pueda cometerse algún error, en la decisión de retirar y tutelar un menor intervienen equipos de profesionales que realizan un estudio profundo del caso, en un proceso largo y complejo. No se retira ningún niño o niña a la ligera, ni con unas acusaciones tan caricaturizadas como las que suelen esgrimir las familias que no son conscientes (ni saben, ni quieren, ni pueden reconocer) el maltrato al que sometían a sus hijos.
Y más allá de todo esto, hay otro elemento en la noticia que me ha llamado la atención. Cuando el Gobierno regional decreta el desamparo de la menor, la alcaldesa del pueblo sale en su defensa y escribe una carta relatando que “Mauricia contaba en el pueblo con el apoyo familiar suficiente para atender a su hija”.
¿No tienen los alcaldes otra cosa que hacer que meterse donde no les llaman? ¿Desde cuándo una alcaldesa es la encargada de valorar los apoyos familiares o las capacidades parentales? Tan clara injerencia del poder político en unos aspectos técnicos debería conllevar, sino la inhabilitación, sí el apercibimiento de esta preboste. Un tirón de orejas y una recomendación: zapatero a tus zapatos.
Mauricia, virgen y mártir
Porque va siendo hora de pedir a muchos políticos no sólo el respeto que el sistema de servicios sociales merece. Es necesario también que colaboren al prestigio del mismo no sólo evitando esas injerencias, sino además dotándole de los medios necesarios para realizar adecuadamente su labor.
Y en el tema que nos ocupa, la protección a la infancia, los recursos y medios deberían incrementarse exponencialmente, con prioridad absoluta.
Es donde nos jugamos el futuro como sociedad.
Porque ni Wang ni yo, lo confesamos, creemos en los milagros. A pesar de Mauricia y de su "milagroso" y caro embarazo.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista