Revista Solidaridad

Mensajes fáciles.

Por Pcelimendiz

Nos van los mensajes fáciles. Que no requieran demasiado esfuerzo para comprender, para analizar o que nos hagan reflexionar demasiado. Ideas rápidas que confirmen nuestra visión del mundo, sin atrevernos a contraponer otras miradas.


Mensajes fáciles.Os voy a contar una anécdota al respecto. El otro día en el trabajo, tras una larga mañana de reuniones y diversas gestiones, un responsable político me reclama a su lado y me muestra un mensaje de wasap (o como diablos se llame), que acababa de recibir y en el que se venía a decir, más o menos, que los inmigrantes están acumulando todas las ayudas sociales, las cuales se les conceden indiscriminadamente y en detrimento de personas nacidas en España, que ven así perjudicados sus derechos. Quería saber mi opinión al respecto.
El tufillo racista y xenófobo del mensaje estuvo a punto de provocar que le mostrara a mi interlocutor algún otro mensaje que tengo donde se manifiesta con total rotundidad que todos los políticos son unos corruptos  pero afortunadamente me contuve y decidí intentar explicarle cómo funcionan esas "ayudas sociales" a las que se refería el mensaje.
No pude saber si este responsable político daba mucha o poca credibilidad al mensaje, ni si mis explicaciones servían o no para que comprendiera algo más el sistema de servicios sociales, sus objetivos, dificultades y carencias, o si le estaba aportando algún punto de vista diferente que le llevara a cuestionarse sus ideas y sus certezas.
Al menos, él había preguntado, lo cual indica, si no alguna duda, sí al menos la posibilidad de generarla. Pero me quedé pensando en la cantidad de gente que recibe este tipo de mensajes y los da por buenos sin más. Y, sobre todo, la facilidad y rapidez con que se propagan por el mundo digital.
Y es que este tipo de mensajes, tan rápidos, tan breves y fáciles de consumir, encuentran un vehículo perfecto en las redes sociales. Hoy todo es tan rápido que es dificil escapar a la inmediatez de estos mensajes y así, sin darnos cuenta, van configurando nuestra visión del mundo y nuestras actitudes.
El antídoto es complicado, pues requiere un proceso mucho más lento y trabajoso. Leer, reflexionar, argumentar, dialogar... ¿quién tiene tiempo para todo eso?

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista