Revista Psicología

Mentes creativas

Por Gonzalo

 

 

Son ocho propiedades medibles que distinguen a los individuos que son creadores de aquellos que lo son menos o nada:

 

1.- La sensibilidad para con los problemas. Sensibilidad a las cosas y a lo experimentado. Es un estar por encima de lo normal, captando los pequeños detalles que pasan desapercibidos. Ver lo que es poco común. Captar lo extraordinario tanto en las cosas como en el aspecto humano.

 

2.-La facultad de permanecer en estado de receptividad. Hay que situar la mente en condiciones de poder recibir algo nuevo. El curso del pensamiento al que estamos habituados es un círculo cerrado, hecho de las ideas adquiridas, de las experiencias pasadas. Hay que romper este círculo manifestando un pensamiento abierto y fluido. Por ejemplo la receptividad de las ideas es la aptitud para asociar a un objeto una serie de ideas. ¿Que ideas te vienen a la cabeza cuando mira una pelota? El número de respuestas posibles a un estímulo dado es un signo de espíritu creativo.

Este proceso es difícil de conseguir debiendo prescindir de los hábitos mentales para lograr algo nuevo.

 

3.-La movilidad o poder de adaptación a nuevas situaciones: la facilidad en adaptarse a situaciones nuevas es también signo de espíritu creativo. El sujeto que no se adapta a lo que sale de lo rutinario, no puede ser creativo.

 

4.-La originalidad es una de las propiedades más importantes entre los componentes del pensamiento creador. Se trata de dar respuestas inéditas, imprevistas, distintas de las que emite la mayoría.

 

5.-La aptitud para transformar y redeterminar: es la aptitud para servirnos correcta y constantemente de nuestro pensamiento, para transformar, para establecer nuevas determinaciones de las materias frente a nuevos usos.

 

6.-El análisis o facultad de abstracción mediante el cual podemos determinar los detalles de las cosas. Porque, lo recalcamos, la capacidad creadora no es ajena a la inteligencia.

 

7.-La síntesis o unión de varios elementos (ideas, materiales, colores, etc) para formar un nuevo conjunto. Esta operación consiste en reunir varios objetos o partes de objetos para darles un nuevo significado, al igual que hace el niño cuando reúne varios materiales para hacer un collage o un cuadro.

 

8.-La organización coherente por medio de la cual el hombre es capaz de armonizar sus pensamientos, su sensibilidad y su facultad de percepción con su personalidad.

 

Lowenfeld: “Expresar el máximo con el mínimo de medios y esfuerzos de forma que no exista nada superfluo, es una de las reglas esenciales.

 


Foto: mistercorn


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista