Revista Cultura y Ocio

#MeTooMúsicosMexicanos, o el suicidio como respuesta

Publicado el 02 abril 2019 por Miguelj14
#MeTooMúsicosMexicanos, o el suicidio como respuesta
El #MeTooMúsicosMexicanos acabó con una vida, afirman. Con una vida importante, la de un músico y escritor reconocido, la de Armando Vega-Gil, quien se suicidó tras una denuncia de abuso sexual, cuando la chica tenía 13 años. Porque hay vidas que importan más que otras. Las de mujeres que sufren acosos y se multiplican en testimonios, no. El músico escribió una carta antes de suicidarse. Una firma que desconcierta y con la que acabó su vida, esperando que no se culpe a nadie.
El asunto es delicado, pero se debe contextualizar y analizar las ideas de lo que escribió. El suicidio no llega solo. Suele llevar depresión pero también sucede de forma impulsiva, como señala la Organización Mundial de la Salud (OMS).  Su carta es creíble y engañosa, porque plantea escenarios negativos, adelantándose a ellos. Igual que Herson Barona en el #MeTooEscritoresMexicanos muestra un “apoyo” hacia las víctimas, también con la carrera profesional como núcleo.
TAMBIÉN LEE:  #MeTooPeriodistasMexicanos, o cuando los medios callan
Analizaré la carta lo más claro y precavido posible, ya que hay terceras personas implicadas, como el hijo del músico y las propias víctimas, dentro de un movimiento que sucede y real. Si no la has leído, a continuación puedes hacerlo.
No se culpe a nadie de mi muerte: es un suicidio, una decisión voluntaria, consciente, libre y personal. #MeeToMusicosMexicanos pic.twitter.com/pEXVf6beFn— Armando Vega Gil (@ArmandoVegaGil) 1 de abril de 2019

"Dicha acusación es falsa", es la primera idea donde niega la denuncia, que califica como "muy grave", ya que la víctima tenía 13 años. De inmediato, reconoce ser "una persona pública" que recibe gente, entre ellos menores de edad, a quienes apoya con talleres y otras actividades. 
Lo hace porque es uno de sus oficios más importantes, “escribir y cantar para chicos”, además de ser padre de familia. Es comprensible y no cuestionable que reciba menores de edad en su casa, porque es parte de su trabajo. ¿Lo podría hacer un pintor o fotógrafo, o por ser escritor y músico se entiende?
#MeTooMúsicosMexicanos, o el suicidio como respuesta
Defiende los derechos de los niños, y está en contra del abuso físico y psicológico. Lo hace “como músico y escritor” (lo refuerza de nuevo), pero además es para "alegrarles sus vidas". ¿Los niños no son alegres? ¿Necesitan de un adulto para serlo? Profundiza después al decir que trabaja con asociaciones humanitarias, y fondea a “niñas y niños para sus tratamientos”. No detalla si también convivía con ellos, o sólo aportaba con dinero. 
La alegría que busca dar sugiere dos vertientes. ¿Una era cercana como músico, para los que tenían la oportunidad e iban a su casa, y otra era lejana, para quienes se recuperaban de una situación complicada? Resulta trascendente mencionarlas, ya que una acredita y permite que exista la otra, al avalarlo como "defensor" para abrir las puertas de su casa.
Puntualiza que la denuncia es anónima y reconoce que sea así, pero "pone en entredicho toda mi carrera". Otra vez niega que ocurriera. Ahí plantea una propuesta que considera a implicados y no. Como propuesta, habría invitado a la víctima a hablar del asunto. "Ella con pruebas y testigos, con asesores y las chicas de #MeTooMúsicosMexicanos”, para asegurarse que no habrían "represalías de mi parte". ¿Por qué lo propone, si sabía que nunca ocurriría? Si no era cierto, ¿no sería de gran ayuda?  Sólo era una planteamiento lanzado al aire.
#MeTooMúsicosMexicanos, o el suicidio como respuesta
Después vuelve a reafirmar su compromiso con las mujeres, en alzar la voz para que "nuestro mundo podrido cambie". Su aparente interés va de la mano con que "perderé mis trabajos”. El interés importa en tanto su carrera se vendrá abajo. Pero, ¿cómo estaba tan seguro si la acusación era falsa y ocurría la reunión? "Mi vida está detenida, no hay salida", añade. Esta frase inquieta, porque ya plantea algo irremediable, pero también porque no es común de escuchar en alguien señalado de acoso y abuso sexual, menos por una sola denuncia. Después afirma que lo que venga, será “usado en mi contra”, con las mujeres como las principales víctimas que, reconoce, se sustenta en la realidad.
#MeTooMúsicosMexicanos, o el suicidio como respuesta
No niega la idea de las mujeres como principales víctimas, pero la lleva hacia lo que menos desea para su hijo, que sea afectado. Anuncia lo que hará, pero con esto no confieso mi culpabilidad, aclara, sino que es una "declaración de inocencia", porque busca "dejar limpio el camino” que lleve el hijo en su futuro. 
Si el hecho era falso, ¿la sola desaparición lo limpia, como mantenerse y enfrentar la mentira, no lo haría? Hay una afirmación oculta, y es que para él pesa más lo que asegura alguien desconocido (víctima) que alguien cercano (padre). Reconoce lo terrible de su decisión, pero es porque vale más "un final terrible que un terror sin final". Aún si se comprobara la mentira, ¿el señalamiento no acabaría nunca?
#MeTooMúsicosMexicanos, o el suicidio como respuesta
Luego se disculpa con las mujeres que dañó. También recuerda que trató de ser "congruente” con sus principios. ¿Cuál es la congruencia entre algo que es falso y limpiar un futuro? En tanto la acusación, su vida como hecho individual se detenía por ésta, en que "perderé mis trabajos", "no hay salida".
Que no se culpe a nadie de mi decisión, subraya, ya que “es consciente y voluntaria”. Es creíble y no. ¿Para qué dejar claro todo lo anterior, si no fue condicionado por nada? Su carta impacta no sólo en plantear posibilidades sin respuestas, sino en no prever que su decisión responsabiliza al movimiento, antes que a él. Así como niega las acusaciones de #MeTooMúsicosMexicanos, también pudo pedir su empatía con este, si en verdad apoyaba a las mujeres en general, no sólo reconocer la violencia ejercida y disculparse, desde el “Yo”. Aunque acepta la denuncia como “un derecho inalienable”, en su jerarquización no es lo más importante ni al inicio ni en la conclusión, sino en el relleno del texto.
Planteado así, divide lo irremediable de lo evitable. Se dirá que las víctimas ocasionaron su decisión. Y no, la denuncia en #MeTooMúsicosMexicanos no la originó ni la provocó. Un señalamiento no resulta en una frase como “No hay salida”, más bien sería la suma de situaciones vividas, que hacen creer eso. Esto lo explican atinadamente las chicas en su comunicado., donde señalan que además han sido atacadas con intentos de hackeo. 
Nadie imaginaba este escenario, una muerte tras un señalamiento. Pero también su consecuente campaña de fans y no, cobertura mediática incluida, para denigrar el movimiento. Porque con deseo o no, el músico ya lo desacreditó, al acabar con su vida sin que se escuche su voz más allá de lo que decretó en palabras. Su respuesta no sólo debe quedar como un símbolo, intencionado como limpia de acusación, sino para ver que los humanos somos un conjunto de acciones, llenos de claroscuros. Y no para ser glorificados, ya que como él mismo admitió, cometió errores. Quizá entre ellos habitaba uno tan fuerte que lo llevó a acabar con su vida. 

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista