Revista Comunicación

Mi pequeño gran momento

Publicado el 12 octubre 2013 por Martu_ki
Alguna extraña razón me empuja siempre a meditar sobre aspectos que para otros probablemente pasen desapercibidos e incluso carezcan de importancia. Hoy, alguna de esas extrañas razones me llevó a pensar en los pequeños momentos de nuestra rutina que nos hacen respirar hondo y exhalar un profundo suspiro mientras pensamos:Mi pequeño gran momento



- No cambiaría este momento por nada.






Llegar a casa y ponerte las zapatillas, una ducha caliente en invierno, echar una cabezadita en el sofá…
Pero voy aún más allá. Existen cosas todavía más pequeñas y que nos causan la placentera sensación de parar el tiempo. Yo, personalmente, disfruto de mi pequeño espacio temporal (lo que podríamos llamar Mi Rincón Imaginado) escribiendo en este blog. Ha sido para mí un emotivo descubrimiento poder escribir acerca de todo aquello que diariamente ronda mi cabeza sin necesidad de pulir cada detalle para hacerlo estéticamente bonito. Sencillamente dejo salir los pensamientos y los transformo en palabras escritas. Pero el placer no radica en escribir, sino en que, mientras lo hago, miro hacia un lado y veo a mi perrita plácidamente dormida en su cama, gimiendo mientras sueña, a buen seguro, con un buen estofado de ternera. El placer posterior de ver mi entrada escrita y con la ilusión de poder ser leída por todos vosotros que hacéis de este blog cada día, un reto para mí. Apagar la pantalla del ordenador y meterme en la cama satisfecha de haber hecho públicos mis absurdos pensamientos (eso que tanto miedo le da a otros) y encender una vela blanca en mi mesita de noche para acabar de meditar sobre lo que hice hoy y sobre lo que mañana he de hacer.
Esa vela encendida, ese halo que la rodea, llenan de calma mis penúltimos instantes del día. Hace olvidar las preocupaciones e invita a descansar.
Mi pequeño gran momentoPor último, cerrar los ojos y ver con la mirada del pensamiento a esa persona especial que todos tenemos en el corazón, llámese padre, madre, hijo o hija, novio, novia, esposo o mujer, amigo o amiga, mascota o compañero. Ellos llenan los últimos minutos de la jornada y nos dejan caer, ahora sí, en los brazos de Morfeo.Las preocupaciones y las prisas quedan ya atrás. Duermen, como tú. Pero lo que es mejor de todo: cada noche alumbra un día.

¿Me acompañáis mañana a ver amanecer?  



Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista