Revista Solidaridad

Ministerios y crespones.

Por Pcelimendiz

La primera bofetada al Sistema Público de Servicios Sociales por parte del nuevo Gobierno no ha tardado mucho en llegar. No duele demasiado, pues llueve sobre mojado desde hace bastantes años, pero entristece que un Gobierno que se autodenomina “progresista”, ningunee y maltrate a un Sistema que algunos (cada vez menos, es obvio) creemos que es fundamental para la Política Social.

 
Ministerios y crespones.Venimos avisando en este blog hace mucho. Si el Sistema de Servicios Sociales sigue teniendo el foco en la atención a la pobreza y ocupa un lugar residual del resto de sistemas públicos de protección social, va a desaparecer.
Pues ya lo ha hecho. Queda realizarle un digno entierro, y tal vez, colocarnos un crespón negro en el brazo para aliviar el duelo mostrando nuestro luto. Pero se acabó. El sistema tuvo su historia y ha tenido su final.
Los síntomas de la agonía venían desde hace tiempo atrás. La denominación “Servicios Sociales” lleva tiempo desapareciendo de muchas agendas políticas y departamentos administrativos, sustituida por una mucho más moderna “Derechos Sociales”, que suena mucho mejor. ¡Dónde va a parar!
Ello ha confluido con una corriente en Servicios Sociales, más de orden técnico, que defiende que éstos son los garantes de los Derechos Sociales.
En cuanto a lo primero, no es una mera cuestión terminológica. En estas entradas de hace un tiempo lo explico, de modo que no me reiteraré. “Lo innombrable” y “Cómo lo llamamos”.
Con respecto a lo segundo es una definición que confunde la parte con el todo y que no ha contribuido más que a la confusión. El Sistema de Servicios Sociales no es el encargado de garantizar los derechos sociales de la población, a pesar de que se haya definido en muchas ocasiones así. Ya he denunciado muchas veces los efectos perversos de esa definición, entre ellos convertirnos en el basurero del resto de Sistemas Públicos de Protección Social y contribuir a su desresponsabilización.
El asunto es más bien al contrario. Entre los derechos sociales que hay que garantizar a la población, se encuentran los Servicios Sociales. Claro que para eso hay que definirlos más allá de esas funciones “universalistas” (garantizar el bienestar social de la población) o “reduccionistas” (atender la pobreza). Y ese es un trabajo pendiente, consensuar un objeto propio de modo propositivo y no reactivamente a lo que otros sistemas no quieren o no saben hacer. 
Todo eso ha cristalizado en la actual configuración del nuevo Gobierno. Wang ha hecho un pequeño ejercicio. Ha cogido el decreto que estructura los nuevos departamentos ministeriales y en el buscador ha introducido el término “servicios sociales”. Y efectivamente, sólo aparecen nombrados una vez: en la Disposición Final Primera, relativa a la supresión de órganos.
Lo que vendría a ser un Certificado de Defunción en toda regla, vaya. Yo al menos, voy a guardar el documento como tal. Un documento para la historia, que certifica que, tras una larga agonía, el Sistema de Servicios Sociales falleció el 12 de enero de 2020.
Pero claro, que desaparezca el Sistema, no significa que desaparezcan las funciones que debería realizar. Así, éstas aparecen troceadas y repartidas a lo largo y ancho de todo el aparato gubernamental, organizadas al margen de las estructuras (olvidadas y ninguneadas) a las que, al final, se les da el encargo de desarrollarlas: los departamentos de servicios sociales que dependen de la administración local (esa que se define como la más cercana al ciudadano).
¿Qué puede salir mal?, preguntaba el ciego cuando se puso a conducir el autobús…
Ante esta tendencia, miedo me da otro de los grandes retos de este Gobierno: el desarrollo de la Ley General de Servicios Sociales. ¿Cómo la llamarán? ¿Qué contenido tendrá? Wang duda de qué denominación tendrá. De lo que no tiene duda es de que su principal contenido tendrá que ver con la regulación de las entidades privadas, sociales o mercantiles, que van a ser las verdaderas protagonistas una vez enterremos al Sistema Público. 
Aunque no le hagáis caso: Wang a veces se pone en modo adivino y delira un poco. No sé qué le puede haber llevado a pensar eso.
En cuanto a mí, lo dicho. Voy a preparar mi crespón negro para comenzar mi luto por el sistema. Aunque bien pensado, no sé si hacérmelo morado. Al fin y al cabo, es un color muy frecuente en los funerales, pues simboliza en ellos la penitencia y el duelo. 
¡Anda, qué coincidencia! También es un color protagonista en este nuevo Gobierno… Lo pensaré despacio.  
 * * * Mientras, si queréis profundizar en el tema (el de los crespones no, el del Sistema de Servicios Sociales en el nuevo Gobierno) os dejo dos enlaces de interés al respecto. El del Comunicado del Consejo General de Trabajo Social  y el último artículo de nuestra compañera Belén Navarro en su nueva página: ¿Para qué un ministerio de servicios sociales.?

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista