Revista Ebusiness

No hagas nada y te arrepentirás

Por Manuel86zgz @manuelgsilva

crisis 5 150x150 No hagas nada y te arrepentirás

 

No hagas nada y te arrepentirás. Resulta frecuente ver en economía cómo se ignoran muchos indicios de problemas y con el paso del tiempo se acaban haciendo finalmente más grandes y, por tanto, se acaban pagando.

Siempre he dicho que la mayoría de las marcas (sean de empresa, políticas, personales, etc) están sufriendo mucho el fenómeno de la miopía del marketing. Coincido con el lema del genial anuncio de Estrella Damm en el año 2010: “A veces lo que buscas está tan cerca que cuesta verlo”. Llevamos una vida tan ajetreada que nos hace vivir deprisa y preocuparnos prácticamente sólo del corto plazo y, por tanto, no hacemos mucho caso de las noticias que hablan de las necesidades o tendencias de la industria en el medio o largo plazo.

Este problema de “miopía del marketing” nos puede llevar a otro fenómeno más problemático: “el síndrome de las ventanas rotas”. En economía, esto ha ocurrido en muchos ámbitos, como, por ejemplo, los siguientes: 1) cuando nadie hizo caso de las predicciones de Nouriel Roubini alertando del peligro de la actual crisis financiera; 2) cuando no se hicieron caso de la necesidad de pinchar la burbuja inmobiliaria antes de que se hiciera más grande y estallara; 3) cuando Kodak subestimó la necesidad de apaptarse al entorno digital; 4) cuando las industrias cinematográficas o musicales no supieron adaptarse a las nuevas necesidades, etc.

Renovarse o morir. Esa es la clave y, para ello, es necesario pararse unas horas a reflexionar en esta vida “tan rápida” que llevamos. Veo muchos problemas que no se están tomando con la suficiente seriedad y que requieren una respuesta más rápida o sino puede ser demasiado tarde. Hay múltiples ejemplos:  1) cuando urge una mayor rapidez con la reforma laboral en España o sino llegaremos en menos tiempo de lo esperado a los 6 millones de parados ; 2) las empresas tienen que adaptarse al entorno digital o acabarán teniendo serios problemas de supervivencia; 3) es necesario incidir más en el problema del cambio climático o sino en unas décadas lo notaremos bastante (y más cuando la población mundial está creciendo rápidamente); 4) los profesionales tienen que esforzarse en crearse una marca personal o sino serán vistos como simples marcas blancas, etc

En definitiva, toda empresa, partido político o profesional que se considere líder, debe tener una buena intuición y saber anticiparse a los problemas. De lo contrario, puede acabar sufriendo “el síndrome de las ventanas rotas” (ejemplificado muy bien con este caso de una bicicleta en Nueva York)…

 



Volver a la Portada de Logo Paperblog