Revista Maternidad

No te cuento un cuento… ¡te cuento dos!

Por Mamaquesabe @mamaqsabe

De la mano de Un punto curioso, mis hijos y yo vamos a empezar a compartir nuestros libros más curiosos de cada semana. unpuntocuriosoRebeca, Itziar y Soraya son tres jóvenes especialistas en la promoción de la lectura en la infancia, y tienen un pequeño rincón en Salamanca donde curiosean con los niños en sus talleres de lectura, así que saben dar con aquellos libros que hacen “chas” en su imaginación ;-)

Hoy os acercamos uno para los más pequeños:

¡Y movería el rabito para demostrarte mi amor!

¡Y movería el rabito para demostrarte mi amor!

¿Queréis saber de qué libro se trata? ¡Nuestras curiosas os lo cuentan aquí! Estaría indicado para prelectores, y para esos padres que saben que un libro no son solo unas hojas que leer, sino una pasarela que los une a sus hijos para avanzar juntos a un mundo de imaginación…. porque los pequeños lectores empiezan por curiosear aquello con lo que sus padres juegan ;-)

Hay quien a falta de hijos se busca peluches...

Hay quien a falta de hijos se busca peluches…

Me gusta también por su texto sencillo y limpio; así, cuando esteis en la etapa de jugar aprendiendo palabras escritas será de utilidad para que empiecen a reconocerlas en los libros.

Si yo fuera... si yo fuera... si yo fuera...

Si yo fuera… si yo fuera… si yo fuera…

Y ahora un libro que os recomiendo desde mi sección ¡Filosofía de andar por casa para padres!:

El mundo es tuyo, suyo, mío, nuestro, vuestro...

El mundo es tuyo, suyo, mío, nuestro, vuestro…

Es un libro dirigido a pequeños pensadores a partir de 7 años, y para padres que siguen creyendo que un libro puede ser una fantástica pasarela para caminar junto a ellos en el pensamiento vital independiente. Igual que el anterior, este libro es para leer en compañía e iniciar a padres e hijos en algo que los ayudará en esta etapa de crecimiento: el debate.

Eres libre. Con un poco de suerte.

Eres libre. Pero tienes limitaciones.

Eres libre de creer en lo que quieras.

Y tu amigo es libre de creer en lo que quiera, o en nada.

Eres libre de amar a quien quieras, sea quien sea.

Eres libre de no querer a nadie. Si puedes.

Irresistible, ¿verdad? El mundo es tuyo, no lo olvides. Pero recuerda: tú eres del mundo también. Así que… ¡comparte tu mundo!

Un mundo que se comparte, es un mundo que une...

Un mundo que se comparte, es un mundo que une…

¿Os han gustado nuestras primeras recomendaciones curiosas? ¡Pues os invitamos a seguir curioseando con nosotros!  Suscríbete por mail al blog ¡Mamá qué sabe! 

 


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog

Revista