Revista Cultura y Ocio

Noche de Reyes. William Shakespeare

Por Mientrasleo @MientrasleoS

Noche de Reyes. William Shakespeare
     "Viola: Yo no le dejé un anillo.¿Qué pretende esta dama? No quiera la fortuna que mi aspecto le haya encantado. Me miró de tal modo que parecía que los ojos le extraviaban la lengua, pues habló distraída, en forma atropellada. Me ama, estoy segura. La astucia de su pasión me invita por medio de este rudo mensajero. ¿No quiere saber nada del anillo de mi amo? Pero él nada le envió.
     Su hombre soy yo. Si esto es así y lo es ¿pobre señora! Haría mejor enamorándose de un sueño. Disfraz, veo que eres un artilugio donde actúa el hábil enemigo. Qué fácil le resulta al seductor que engaña grabar sus formas en el alma de cera de todas las mujeres. ¿Ah, la fragilidad! Esa es la causa. No nosotras; pues como fuimos hechas, así somos. ¿En qué acabará esto? Mi señor la ama con ternura. Mientras yo, pobre monstruo, por él estoy chiflada, y ella, en forma equivocada, pareciera estar loca por mí."
     La noche de Reyes es la noche de la ilusión, y estaba buscando un vínculo literario que me pareciera adecuado. La noche de Reyes, del domingo esta vez, es decir estrictamente la noche del día de reyes, se entregará el Premio Nadal de novela 2013. Así que, diga lo que diga, la noche de Reyes es una noche literaria. Aunque no todos los regalos sean libros. Y el libro que hoy traigo a mi estantería virtual se titula precisamente así, Noche de Reyes.

     Nos trasladamos al reino de Iliria, allí dos hermanos gemelos llamados Sebastián y Viola naufragan y quedan separados al acabar ella en un bote, él en un barco. Viola llega al citado reino y entra al servicio del duque de Orsino haciéndose pasar por un muchacho. Su intención última es casarse con él, pero se ve convertida en su confidente y celestina puesto que el duque está enamorado de la condesa Olivia, empecinada en rechazarlo. Olivia, al conocer a Viola disfrazada de hombre y bajo el nombre de Cesario... se enamora. Cuando esto ocurre, todo se complica. Incitan al duque a retar en duelo a Cesario, que es en realidad Viola, mientras que el mayordomo de Olivia se da cuenta de que lo que le había afirmado la criada era mentira, ¡la condesa no estaba enamorada de él! Y es en este enredo que llega Sebastián a Iliria y se encuentra con el duelo embrollándose todo más aún. Además al ser gemelos la condesa confunde a Sebastián con Cesario y Orsino al ir a visitarla se encuentra con esta situación pensando que el marido de la condesa no es otro que Cesario...
     Bueno, como veis en la sinopsis es una comedia de enredos. Shakespeare se movía como nadie en estas comedias de situación donde todos se embrollan sin saber con quién hablan o de quien le han comentado qué cosa. Es una situación divertida porque además lo hace dejando claros los puntos para el lector, que se convierte en un espectador divertido. Poco o nada tiene que ver con la Noche de Reyes que celebramos hoy,  ya que Shakespeare fue mucho más literal. La escribió como homenaje literal de la visita del Duque de Bracciano a la reina Isabel y su primera representación data precisamente de la fiesta de la Epifanía. Así que si algo queda claro en esta historia en la que nadie es lo que parece, y sólo nos podemos creer la mitad de lo que dicen... es que hasta el título nos puede llevar a confundirnos si no tenemos cuidado.
     Sin ser una de sus obras más famosas me ha gustado mucho toparme con el humor shakespiriano. Esa mezcla de malentendidos, enamoramientos y maledicencias que rozan la crueldad de la burla consiguen sobrevivir con dignidad pese al tiempo transcurrido y el lector no puede hacer otra cosa que sonreír. En esta época del año, parece que sólo hay historias de corte triste, o melancólico, y realmente estamos en fiestas. Por eso hoy me decanté por una historia que me hace reír, por buscar el lado divertido al día del año que posiblemente coseche más sonrisas. Sobre todo entre los mas pequeños. Un título que merece la pena ser descubierto de un autor del que queda poco por decir y todo lo que se diga es poco.
     Esta vez no os pregunto por Shakespeare, ni por comedias o dramas, ni tampoco por lo que pediréis a los Reyes Magos. Esta vez... viendo como Papa Noél llega cada vez a más casas os digo, ¿Reyes Magos o Papá Noél? Yo lo tengo bastante claro, sólo hay que ver la fotografía.
Noche de Reyes. William Shakespeare
     Gracias

Volver a la Portada de Logo Paperblog