Revista Cultura y Ocio

Operación Impulso (21)

Publicado el 09 diciembre 2012 por Tzimize @tzimize

­­­­­­Sofía 10:35 – ZULU 8:35 Centro Comercial TSUM, Sofía centro
Era algo tan común, tan habitual en las tramas de las películas de acción, que Dimov veía cada vez más plausible un final como el que le había sugerido Piotr Tumánova. En el centro comercial todo transcurría según lo normal en aquella mañana. Las callejuelas dentro del inmenso edificio estaban copadas de compradores, familias enteras que se paseaban, amas de casa atareadas con cara de necesitar un descanso, adolescentes agolpándose en la cristalera de la tienda de videojuegos. Acababa de salir a la venta un juego de RPG para PC llamado “American Spy: Traición”.
Dimovrenegó sin motivo aparente.
A su lado, Piotr le miró con un gesto inquieto antes de volver a echar un vistazo alrededor. Habían indicado que fueran al encuentro preferiblemente sin armas, pero evidentemente ellos habían evitado hacer caso de aquella indicación. Ambos llevaban encima tantas armas como les era posible sin que las ropas delataran su presencia.
Lo que de verdad llamaba la atención sobre ellos, en realidad, era precisamente su aspecto. En contraposición con los cuidados ciudadanos que circulaban por el centro comercial, ellos, aunque limpios, tenían las ropas desgastadas y algo rotas. El dinero se estaba acabando, y habían gastado casi todo lo que les quedaba en procurarse una salida por si todo aquello acababa mal.
Pero a Dimov no dejaba de darle vueltas en la cabeza una de las cosas que le habían enseñado para llevar debidamente a cabo sus misiones: “Lo más importante es saber pasar desapercibido”. La discreción era uno de los pilares de su profesión y no podía evitar sentirse un mal agente, un chapucero en aquel arriesgado encuentro, por no ir debidamente disfrazado.
Sus instructores no estaban equivocados. Tras llegar a las proximidades del punto que les había sido indicado, uno de los guardias de seguridad se les quedó mirando de arriba abajo. Al cabo de un rato, viendo que no parecían tener intenciones de alejarse del banco más cercano a la fuente, el guardia de seguridad llegó hasta ellos.
- Buenos días – dijo, con voz desdeñosa.
Los dos le habían visto llegar.
- Buenos días –contestaron al unísono y con un tono similar.
-¿Necesitan algo?- su voz parecía querer ocultar la intención de echarles de allí a patadas.
La razón no era otra que, durante las últimas décadas, los barrios marginales habían multiplicado su población. En ocasiones, los ladronzuelos inofensivos y los atracadores no tan inofensivos se colaban en centros comerciales y de ocio. Aunque a veces sólo pretendían cobijarse de la lluvia y el frío, y pasar un rato agradable en un entorno cívico, a menudo la necesidad les empujaba a planear y cometer actos delictivos de diferente calibre.
-Hemos quedado con alguien –ladró Piotr, evidentemente ofendido.
A Dimov le sorprendió y le divirtió su actitud, aunque nada en su gesto lo delató.
-¿Con quién? –preguntó el guardia, entornando los ojos y abandonando el tono mal fingido de amabilidad.
Plamen no quiso que aquello se alargara, así que sacó de su bolsillo, bajo la atenta mirada del guardia, una de las placas de su variada colección. Esta era de inspector. Se la mostró ligeramente oculta, como si no quisiera que nadie más la viese.
El guardia de seguridad pareció momentáneamente sacudido por el desconcierto y Plamen aprovechó para hablar:
-Misión encubierta. Déjenos trabajar- y guardó rápidamente la placa en su bolsillo de nuevo, mirando con disimulo a ambos lados.
-Sí… Sí, señor –dijo con aspecto turbado el hombre antes de alejarse.
-¿Crees que es uno de ellos? –preguntó Piotr, nervioso.
-No lo sé –admitió Dimov, apretando los labios.
No era tan divertido estar al otro lado del tablero, pensando en quienes y cuántos de los que le rodeaban estaban vigilándole, fingiendo ser otros tan bien que era difícil adivinar cuáles eran reales y cuáles una ilusión perfectamente diseñada.
Aunque a la IAB le interesaba por encima de todo “Impulso”, lo cierto es que los Vigilantes tenían una potestad tácita para intervenir en toda misión en pos de descubrir y castigar a los agentes corruptos, lo cual venía a significar que podían capturarle en cualquier momento. Dimov había sido lo suficientemente inteligente como para dejar el artilugio en el segundo coche que habían comprado, y que Piotr había aparcado a varias manzanas de allí la noche anterior, lejos de las cámaras de seguridad. Si era capturado, esperaba jugar con el enfrentamiento de poder entre los directivos de la IAB y los del departamento semindependiente de Vigilancia de Agentes.
Sin embargo, esperaba que ello no fuera necesario.
Fue simplemente un gesto. Tan corriente como eso, tan poco llamativo, pero como un fogonazo en la mente de Dimov. El joven con rastas que había parado junto a las escaleras mecánicas, se volvió momentáneamente hacia el escaparate de videojuegos y sonrió. Una sonrisa puede significar cualquier cosa, pero tiene tantos matices que es uno de los gestos más fáciles de interpretar. Diversión, desdén y orgullo. Dimov supo que era un agente incluso antes de que se volviera hacia otra cristalera para vigilarles por medio del reflejo.
“Un minuto” pensó Dimov. “Si no están aquí en un minuto, no han venido a negociar”.
No le dijo nada a Piotr, que ya estaba lo bastante nervioso, pero conocía el procedimiento. Si el agente se había posicionado sólo como apoyo, dada la actitud que presentaba, ellos debían acudir en un minuto. Ahora sólo cincuenta segundos. Si el agente estaba allí para asegurarse de que no iban armados y esperar el momento oportuno para atacar, entonces tardarían más. Quedaban cuarenta y cinco segundos, Dimov llevaba la cuenta mental por encima de sus pensamientos con sorprendente exactitud, una facultad lograda tras mucho entrenamiento.
No estaba nervioso. Sabía que estar nervioso era la peor forma de caer. De hecho estaba muy tranquilo. Por alguna razón, sentía que todo aquello era irreal, que se encontraba en una de esas simulaciones a las que la IAB acostumbraba a someter a sus agentes para que siempre estuvieran alerta.
Treinta segundos.
En cualquier momento, alguien haría algo inesperado, él actuaría correctamente y al finalizar todo recibiría una palmadita en la espalda del director. Y luego todo volvería a la normalidad. Él seguiría siendo un agente, seguiría trabajando para la IAB. Agente de campo, era todolo que siempre había querido ser, por eso había rechazado el ascenso.
Diez segundos.
Podría haber dirigido su propio equipo en operaciones conjuntas, en relaciones entre proyectos, pero eso no le interesaba. Era aquel juego de encubrirse y bailar con la muerte lo que le fascinaba.
Pero era hora de volver a la realidad. El tiempo había transcurrido. No iban a negociar.
-Vámonos –dijo bruscamente, aunque con un nudo en la garganta.
Era la primera vez que Piotr le veía delatar su estado de ánimo, por lo que le miró sorprendido. Sus ojos estaban fijos, pero a la vez titilaban. Por alguna razón, sintió lástima por él.
Naturalmente, salir no iba a ser tan fácil como entrar. Nada más moverse de su posición algo cambió en el ambiente, algo que no podía definirse pero que alguien como Dimov estaba entrenado para percibir. Luego todo fue muy rápido.
El supuesto guardia de seguridad se acercó. Por suerte Piotr no esperó a que hablase. Tiró la bomba de humo casera que usaban en la Fuerza Roja y los agentes salieron corriendo mientras aquella galería, grande pero cerrada, se llenaba de una densa niebla gris. La gente primero se sintió confusa, luego comenzaron las toses, los chillidos, las carreras.
Giraron por un pasillo oscuro. Dimov no había elegido aquel centro comercial por casualidad. Lo conocía. Había realizado un intercambio allí hacía muchos años, un intercambio que la IAB no había querido que se registrara. Conocía el intento de butrón mal tapado (de un atraco frustrado a la farmacia) que le serviría de salida, una salida que sólo él y el director conocían. Si el director había colaborado con los Vigilantes, entonces no tendría oportunidad.
El humo ya no les molestaba. Había quedado atrás. Vuelta a otra esquina. El brillo de un arma.
- ¡Dimov! –sonó una voz furiosa.
Plamen disparó antes siquiera de pensarlo. Levantó el arma, apuntó a la figura oscura y apretó el gatillo. Se oyó otro disparo de respuesta, pero no le alcanzó. Plamen corrió y pateó sin pararse la mano del hombre que se desangraba en el suelo. Le había alcanzado en el cuello.
“He matado a un vigilante. Al jefe de los vigilantes. Soy hombre muerto”.
Pero no se frenó, ni siquiera cuando el moribundo, con su último aliento de vida, gritó nuevamente su nombre. Así acabó con la vida del jefe de los vigilantes, una vida que había estado llena de éxitos y de sangre, de muertes de culpables y también no pocos inocentes, una vida que había dedicado a la persecución de la corrupción, la perversión y el abuso de poder por parte de agentes de la IAB. Murió con una media sonrisa sardónica, satisfecho por haber llevado a cabo una noble tarea durante toda su carrera.
Dimov siguió corriendo, ignorando a Piotr que le pedía que le esperase, maldiciendo y jadeando. Plamen estaba en mejor forma. Bajó las escaleras de emergencia, mató a un guardia que tuvo la desdicha de estar fumando a escondidas cerca del almacén de la farmacia y echó la puerta abajo.
Una luz colgaba del techo, una simple bombilla rodeada por una vieja mampara. Y bajo ella un hombre de pie, con una pistola en la mano.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • Operación Impulso (8)

    Sofía 23:23 – 21:23 ZULU Apartamento de los hermanos Tumánova, Sofía Viéndole sacudirse al borde de la muerte, Piotr se reafirmó en algo que se había... Leer el resto

    Por  Tzimize
    CULTURA Y OCIO, TECNOLOGÍA, TENDENCIAS
  • Operación Impulso (9)

    Sofía 23:55 – 21:55 ZULU Afueras de Bulgaria, Sofía, dirección Sur-Suroeste, carretera 181 Filipa Jovchev colocó las mangas de su vestido, que se habían arrugad... Leer el resto

    Por  Tzimize
    CULTURA Y OCIO, TECNOLOGÍA, TENDENCIAS
  • Operación Impulso (10)

    Sofía 07:12 – 05:12 ZULU Apartamento de los hermanos Tumánova, Sofía Puede que la lluvia sobre Sofía cayera elegantemente sobre parques y jardines, resbalas... Leer el resto

    Por  Tzimize
    CULTURA Y OCIO, TECNOLOGÍA, TENDENCIAS
  • Operación Impulso (11)

    Sofía 08:12 – 06:12 ZULU Mansión Marinov, afueras de Sofía La mansión se extendía más allá de la colina, invadiendo el valle. No hacía mucho, ciervos y... Leer el resto

    Por  Tzimize
    CULTURA Y OCIO, TECNOLOGÍA, TENDENCIAS
  • Operación Impulso (12)

    Sofía 08:12 – 06:12 ZULU Calle Dragovitsa 14, Sofía Su esposa, con la boca abierta en un grito sordo, intentando alcanzarle. Una ráfaga de disparos. ¡Por... Leer el resto

    Por  Tzimize
    CULTURA Y OCIO, TECNOLOGÍA, TENDENCIAS
  • Operación Impulso (13)

    Sofía 08:32 – 06:32 ZULU Apartamento de los Tumánova, Sofía Plamen Dimov miró los últimos minutos de la noticia. Su brazo había quedado pendido en el... Leer el resto

    Por  Tzimize
    CULTURA Y OCIO, TECNOLOGÍA, TENDENCIAS
  • Operación Impulso (14)

    Sofía 10:07 – 08:07 ZULU Mansión Marinov, afueras de Sofía Un gemido y un suspiro se perdieron entre el zumbido sordo de un televisor silenciado. Leer el resto

    Por  Tzimize
    CULTURA Y OCIO, TECNOLOGÍA, TENDENCIAS

Dossier Paperblog