Revista Cine

Peliculón: herbie a tope

Publicado el 01 marzo 2010 por Maltut
Estaba yo muy feliz tomándome una deliciosa galletita de esas LU que tienen una capita de chocolate blanco por encima cuando me disponía a bajar la tapa del ordenador para ponerme con el studium, repasando el fin de semana y lo que ha dado de sí, cuando asín muy de súbito sopetón mi mente me ha dicho "wehei pollo, que no has hecho la review de la mejor película de los últimos 20 5 años" y entonces he metido la mano de nuevo en el galletódromo, he sacado otra bolacha y he llegado a este momento, al momento de escribir mi impresión poderosa de Herbie, a tope
Antes que nada quiero dejar claro que teniendo un examen como que muy gordo mañana no pude terminar de verla, pero lo que vi me dejó un sabor de boca tan sumamente dulce como el video de 1 boy 1 cup en busca del valle encantado XIII (no la veáis nunca, en serio, la doce era dura, pero es que la trece se supera a sí misma). Dicho esto os comento que la peli nos cuenta la historia de un coche de carreras modelo volkswagen escarabajo de los del año de la pera que sin saber muy bien por qué y sin tener mucha lógica tiene algo parecido a un alma, unos ojillos, un cerebrusco y hasta un corazoncete mecánico entre rueda y rueda. Este coche era tan feliz como petante en tiempos lejunos, ganaba mil y una carreras y era el alma de la fiestuqui, hasta que un buen día la mayor de las desgracias acaeció cuando Herbie -que así se llama el coche- tiene un accidente y no vuelve a ganar una carrera en lo que le queda de restos, pasando de esta forma al olvido vil y cruel que reporta el paso del tiempo hasta el punto de ser testigo impotente de un destino aciago a manos de una trituradora de coches... Y mientras nuestro querido coche está tiritando y autotocándose el claxon para intentar evadir su sentencia de muerte furibunda, un buen día una muchacha que en la vida real es un poco cerdita (Lindsay Lohan) se va con su padre a comprar un medio de transporte propio para ser la que más mole en el instituto, lo que no sabe la chica en cuestión es que el coche va a quedarse totalmente prendado de ella y en un ataque de desesperación cuyo desarrollo no me terminó de quedar del todo claro porque me llamaron en ese momento a mi piso, consigue Herbie que la Lohan se quede con él. Pero como el coche está más bien para el arrastre, la nueva propietaria se ve obligada a llevar el vehículo a un taller, donde conocerá al típico muchachado que se queda colaico por los huesos de la protagonista. Y así entre unas cosas y otras el escarabajo un poco cansado de ser el hazmereir del pueblo decide retar al ultimate champion de las carrerillas de turismos, que acaba previsiblemente siendo el malísimo del tó de la peli y nuestra amiga pelirroja, haciendo gala de una interpretación potable sólida como es costumbre en ella y en sus papeles pastelosamente insulsos se pone manos al volante para intentar hacerse un hueco histórico en el mundo de las carreras de coches -no los de la Sil, que esos molan mucho más, sino los típicos bólidos que uno tiene en el garaje de su casa-
Y hasta más o menos aquí vi yo, ya que tenía y tengo que estudiar y seguía sin verle la lógica a la película (además, estoy convencido que parte de la culpa de los problemas de esta chica ha sido pensar que su coche fuera de la peli también era mágico...). En fin, que sinceramente la recomiendo tanto como cualquier otra peli de antena 3 de los domingos, es decir, que es 100% recomendable sólo en caso de ser aficionado al S&M mental o en caso de estar postrado en cama, sin posibilidad de hacer cualquier otra cosa y con el mando de la tele estropeado.
NOTA: 4/10
Con otra actriz, otro argumento y sin un coche mágico, la peli hasta podría haber molado y todo

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas