Revista Cine

“Philomena”: Un reportaje de interés humano

Publicado el 05 marzo 2014 por La Mirada De Ulises

[6/10]   El caso de una mujer que quiere saber de su hijo, arrebatado y dado en adopción hace cincuenta años, es una buena noticia para un reportaje de interés humano. Ella es Philomena, una irlandesa de edad madura y escasa cultura que pagó duramente un pecado de juventud, y que entregó a su hijo a un convento de monjas donde se acogía a madres solteras. El periodista es Martin Sixsmith, un hombre orgulloso que acaba de ser cesado en el gabinete de comunicación de un partido político, y que se ofrece a la mujer para conocer la verdad de lo ocurrido… y obtener una exclusiva para su editorial. Esa es la historia de “Philomena”, película dirigida por Stephen Frears y que optó a cuatro Oscar en la edición de este año.

“Philomena”: Un reportaje de interés humano

La cinta se presenta como la denuncia de una sociedad puritana y como el atropello de una realidad humana, pero en muchos momentos parece derivar hacia el melodrama lleno de mensajes ideológicos -con monjas de marcada severidad y un gay con SIDA- y de obvios reclamos publicitarios -de su crítica mordaz no se escapa ni las compañías de vuelos low cost-. Menos mal que ahí está Judi Dench para aportar alma a la historia y ganarse al espectador y al engreído periodista. Con su mirada humana y bondadosa da vida a una mujer piadosa y sencilla que se mueve entre el dolor y el perdón, entre el derecho a una justicia que le dio la espalda y la aceptación que le dicta la fe. Ella se erige en contrapunto a Steve Coogan -que realiza también un gran trabajo-, hombre cínico y descreído que tiene que encontrar un sentido a su desorientada vida, y por cuya boca salen acusaciones llenas de rabia y odio.

“Philomena”: Un reportaje de interés humano

Ambos se van a Estados Unidos para buscar al niño robado, y ambos regresan para afrontar desde perspectivas distintas un doloroso desenlace. Por eso, aunque Philomena es la protagonista indiscutible de la historia, merecería la pena prestar atención a lo que Martin masculla en su interior… algo sobre lo que el director apenas nos da pistas. Su personaje parece servir a Stephen Frears para soltar toda la acidez existencial y criticar a la Iglesia Católica, mientras que Philomena le permite dar un toque más humano y compasivo. Al final, un equilibrio precario pero que funciona, con “un toma y daca”… como en esos reportajes de interés humano de los que Martin huye, y en lo que parece caer el artículo que escribe… y la misma película, a no ser por la interpretación de la pareja protagonista.

“Philomena”: Un reportaje de interés humano

Pero el dualismo de la película no se termina con los personajes, sino que podría extenderse a esa doble manera de entender el cristianismo -entre el rigorismo de las monjas de época pretérita y la dulzura de Philomena-, o a esa forma de hacer negocio a partir de la desgracia humana… que el convento se procura lo mismo que la editorial periodística. Sin duda, lo mejor de esta película de ajuste de cuentas con la historia y que busca la lágrima es, precisamente, la manera en que esas vidas tan distintas -basta ver el pasaje en el que se cuentan los libros que están leyendo- confluyen hasta entenderse e incluso quererse, en una aproximación que les hace dudar de su postura inicial respecto al artículo. Y ese milagro llega por la buena química entre dos grandes actores, que hacen que la película sea algo más que un reportaje de interés humano… aunque con su dosis de búsqueda de complicidad y de manipulación.

Calificación: 6/10

Imagen de previsualización de YouTube

 


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas