Revista Ciencia

Plutón, el cometa.

Por Alma Ruiz Velasco @almaruizvelasco

La nave New Horizons sigue revelando más misterios sobre Plutón. Ahora encontró que tiene una cola de iones ¡igual que los cometas!

F1.large

Una lluvia de protones y neutrones provenientes del Sol se desvían al acercarse a Plutón debido a la interacción con su atmósfera. Crédito: Steve Bartlett y el Estudio de Visualización Científica de la NASA.

El último planeta, el primer cometa.

En 1755, casi un siglo después de que Isaac Newton publicara su Principia Mathematica, el filósofo alemán Immanuel Kant publicó su obra “Historia Natural Universal y Teoría de los Cielos”. En el primer capítulo plantea que, como los planetas se mueven en órbitas cada vez más excéntricas conforme se alejan del Sol, eventualmente los planetas más lejanos tendrán características propias de los cometas. Luego concluye que:

“De acuerdo con esta hipótesis, tal vez podamos esperar que se descubran nuevos planetas más allá de Saturno, cuya excentricidad será mayor a la de éste y por lo tanto más parecida a aquella que caracteriza a los cometas. Por esta razón solo podremos verlos por un período de tiempo muy limitado, que es cuando se encuentran más cerca del Sol. Este factor, junto con la brevedad de su aproximación y la debilidad de su luz ha dificultado su descubrimiento hasta ahora y encontrarlos seguirá siendo difícil en el futuro. Si quisiéramos, podríamos llamar al último planeta y al primer cometa a aquél cuya excentricidad es tan grande tal que al acercarse al Sol intercepte la órbita del planeta más cercano, y quizá la de Saturno también.”

Según la lógica de Kant, y debido a que Plutón de hecho cruza la órbita de Neptuno durante su perihelio, Plutón y todos los demás objetos trans-neptunianos ya no serían planetas sino cometas.

Ese objeto llamado Plutón

Inmediatamente después de que se anunciara su descubrimiento empezaron a llegar las inconformidades. “El nuevo planeta es un cometa” dice una nota del periódico de 1930 que cita a un  famoso astrónomo de la época. Según los cálculos del mencionado astrónomo, el Dr. MacMillan de la Universidad de Chicago, Plutón alcanzó su punto más cercano al Sol en el año 1900 y aunque nadie lo notó entonces, tendría que haber sido mucho más brillante. Luego concluye que “como cometa, su punto más cercano al Sol [perihelio] es el más lejano que el de cualquier otro cometa del que se tenga registro”. Al menos en eso tenía razón. Pero la principal característica de los cometas es que tengan cola. La palabra “cometa” viene del griego κομήτης que significa “cabellera”. Nadie había visto que Plutón tuviera algo parecido a una cabellera… hasta ahora.

PlutoNews

Imagen del archivo del Observatorio Lowell.

La cola de Plutón

Al parecer Plutón tiene cola que le pisen. Una cola de 120 mil kilómetros. Esto se descubrió gracias a que mientras la sonda New Horizons pasaba por detrás del planeta en julio del año pasado uno de sus instrumentos (SWAP) iba midiendo la densidad del viento solar.

SWAP, que es un acrónimo de “Viento Solar Alrededor de Plutón”, encontró queel flujo de protones y neutrones provenientes del Sol desaparecía totalmente y no se volvía a detectar hasta una distancia equivalente a 100 radios de Plutón. Además encontró una alta densidad de iones pesados, muy probablemente metano (CH4+), que escapaba de la tenue atmósfera de dicho, emmm… ¿planeta?

PlutoPausa

Diagrama de la interacción de Plutón con el viento solar de acuerdo con los resultados de la sonda New Horizons que sobrevoló al planeta en julio del 2015 (McComas et al. 2016).

¿Cambia esto la clasificación de Plutón?

Plutón es un objeto único en nuestro Sistema Solar y puede ser muchas cosas a la vez: Planeta, planeta enano, planeta binario, objeto transneptuniano, plutino, y al parecer ahora también es un cometa gigantesco. Tratar de clasificarlo solo obedece a nuestra necesidad de sentirnos cómodos; sentir que sabemos de lo que estamos hablando.

No importa la etiqueta que le pongan, Plutón es definitivamente fascinante.

Referencias:

“Pluto’s interaction with its space environment: Solar wind, energetic particles, and dust”. F. Bagenal et al. Science, Vol. 351, Issue 6279. (18 de marzo del 2016).

“Pluto’s Interaction with the Solar Wind”, D.J. McComas et al. J. Geophys. Res. Space Physics, 121. (4 de mayo del 2016).

“Allgemeine naturgeschichte und theorie des himmels”, Immanuel Kant. 1798


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :