Revista Sociedad

Prohibido sacar las armas a la calle

Por Antoniopampliega

En la mayoría de los países occidentales entendemos las elecciones como una fiesta de la Democracia pero no en todos lados ocurre lo mismo. Atentados, asesinatos, coacciones y amenazas son algunas de las acciones que se llevan a cabo en varias partes del mundo para decantar la balanza hacia un lado o hacia otro. Por esto Filipinas- que celebrará las elecciones generales el próximo 9 de mayo y que concluirá un mes después de la celebración de los comicios- ha impuesto la prohibición total de llevar armas de fuego en público.

Con esta medida el gobierno filipino espera contener la espiral de violencia que vive el país tras la masacre de Mindanao donde 52 personas fueron brutalmente asesinadas. El país asiático tiene por costumbre- mala costumbre- resolver las disputas políticas a tiro limpio- en las elecciones de hace tres años 200 personas fueron asesinadas. La mayoría de los asesinatos ocurridos en época electoral son de encargo. Los sicarios- pagados por alguno de los candidatos- imponen el voto a base de amenazas, torturas y asesinatos.

Esos sicarios pertenecen a los 132 ejércitos privados que operan en el país con total libertad e impunidad. La mayoría se encuentran ‘enclaustrados’ en la sureña isla de Mindanao- considerado uno de los lugares más peligrosos de toda Asia. Pero los filipinos ya están acostumbrados a este tipo de sangrías y matanzas. De hecho, incluso los observadores internacionales califican los 200 muertos de las pasadas elecciones como “una cifra normal” teniendo en cuenta los índices de violencia habituales en época electoral.

Los filipinos se han mostrado en contra de esta medida orquestada por el gobierno de la nación. Es tal la indignación con la que muchos ciudadanos han acogido esta prohibición que han decidido desafiar a las autoridades y 72 horas después de la entrada en vigor de la normativa la policía y el ejército se han visto obligados a detener a más de 70 personas por violar la restricción. Curiosamente más de una veintena de los detenidos pertenecen a los cuerpos de seguridad del estado- policías y militares- o son funcionarios públicos. Y es que el decreto prohíbe, taxativamente, portar armas en lugares públicos a todas aquellas personas que no pertenezcan al personal de seguridad quienes deben ir correctamente uniformados y debidamente autorizados por sus superiores.

Curiosamente otro de los colectivos que se han mostrado contrarios a la nueva normativa son los periodistas filipinos que consideran que está ley les deja indefensos ante los sicarios de los políticos. Además, varios grupos comolos testigos y víctimas de secuestros se muestran disgustados por facilitar las cosas a los sicarios ya que la población civil no se podrá defender en caso de un intento de secuestro.

Los filipinos son grandes aficionados a las armas de fuego. Era costumbre nacional portar armas de fuego en todo momento- con o sin licencia. Con esta ley millones de ciudadanos tendrán que dejar en sus casas sus fusiles, escopetas y pistolas. Según los datos que maneja el gobierno de Gloria Macapagal Arroyo, en Filipinas existen más de un millón de armas de fuego sin licencia; a pesar de que el gobierno ha hecho grandes esfuerzos para que los ciudadanos acudan a registrar sus armas sin temor a ser detenidos… Se acercan las elecciones en Filipinas y cada vez empieza a cobrar más sentido el lema electoral del país: Guns, goons and gold (armas, rufianes y dinero).


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas