Revista Política

Pucherazo Electoral de Cospedal en Castilla-La Mancha

Publicado el 20 noviembre 2013 por Indignado @gritopoliticoes

Sirviendo como ejemplo y a semejanza del pucherazo electoral propio de época de la Restauración Borbónica española de finales de S.XIX y principios del siguiente, encontramos en la actualidad un procedimiento democrático de semejante fondo a las prácticas que se realizaban en el periodo referido, aunque envuelta en distinta forma. Ahí radica la gravedad del asunto, utilizar las vías democráticas garantistas de nuestro Estado Democrático y de Derecho para interés partidista y personal, manipulando a su interés un sistema electoral.

Es esta una clara referencia a la cacicada electoral que la actual Secretaria General del Partido Popular y Presidenta de Castilla La Mancha, la señora de Cospedal, viene disponiendo de un tiempo hasta la actualidad.

Al Congreso de los Diputados llega esta semana la Reforma del Estatuto de Castilla La Mancha para su debate y aprobación con la intención de modificar posteriormente la Ley Electoral de la Comunidad. Pretenden reducir el número de diputados autonómicos hasta en 25 parlamentarios. Lamentablemente para la integridad y fortaleza de esta democracia saldrá adelante con el respaldo de la mayoría absoluta del PP, que nuevamente se traduce en una mayoría absolutista y contraria a los valores democráticos y la defensa de los mismos.

Pucherazo electoral de Cospedal

Quien cuestiona la democracia y por ende quien teme a la opinión y decisión libre del pueblo, actúa de manera caciquil. Una forma de gobernar similar a la que se desprende de esta y semejantes decisiones adoptadas por el ejecutivo castellano manchego que a continuación serán recordadas.

Hace poco más de un año y tras llegar al Gobierno, la misma Presidenta que ahora defiende este recorte a la Democracia, aumentó, asombrosamente el número de diputados de la Comunidad de 49 a 53, casualmente en aquellas provincias en las que el Partido Popular había cosechado mayor apoyo. Ajustó a los intereses del momento la futura composición de la cámara de tal modo que le asegurara su mayoría parlamentaria.

Pero a Cospedal comenzó a irle mal en los sondeos, que empezaron a pronosticarle una caída de su gobierno e incluso la pérdida de la Comunidad manchega. Esto sirvió para que le surgiera entonces la “ingeniosa”, antidemocrática y populista decisión de suprimir los sueldos de los diputados autonómicos con el que se ahorraría algo más de 1 millón de euros. La “gran” ahorradora medida equivale al altísimo 0,01% del Presupuesto de Castilla La Mancha (7.440 mill/€). Esta decisión elitista, que vulnera numerosos principios democráticos, quiso concebirlo como “salvavidas” para frenar la pérdida de apoyos y recuperar los votos que parecía ir dejando atrás con su cuestionada gestión al frente de la Comunidad.

Su obra manipuladora, plagada de un fuerte tufo de demagogia, se antepuso a su propio discurso en pro de la austeridad y con el que llegó al gobierno de la Comunidad. Quiso aumentar el número diputados, pero al poco tiempo quiso acordarse de esa austeridad como telón justificador para poder suprimirles el sueldo, no sin antes haber comprobado que de los 25 diputados autonómicos del PP, 15 ya tenían otros sueldos públicos.

Ahora, plantea una nueva reforma electoral considerable, y por tanto, necesariamente requiere reforma del Estatuto de Autonomía de Castilla La Mancha. Con esta cuestionable modificación pretende la supresión de un plumazo, o mejor dicho, de un pucherazo, de 24 diputados autonómicos. Con estos datos, ya les salen las cuentas. Mantendría su mayoría absoluta en la cámara castellano manchega.

Castilla La Mancha pasará de los 49 diputados actuales a los 25 futuros para una población de más de 2 millones de habitantes. Una maniobra dentro de la ley, pero radicalmente fuera del talante y la concepción democrática. Con esta modificación que se debate ahora en el Congreso, se reduce el número de diputados de cada una de las provincias, lo que traerá consigo un aumento de la barrera electoral real para conseguir escaño hasta una orquilla probablemente de entre el 14 y el 18%, impidiendo que formaciones minoritarias como IU o UPyD puedan acceder a la cámara.

Cospedal en el Congreso

De esta manera se presupone que únicamente dos partidos se repartirán los escasos 25 escaños del nuevo Parlamento manchego, evitando coaliciones y garantizándose la mayoría popular al quedar reforzadas estratégicamente las provincias que más le favorecen. Esta manera de perpetuarse en el poder manifiesta abiertamente lo que entiende la Secretaria General del PP, y todos los que apoyan la reforma, por la democracia.

Esta práctica, a golpe de encuesta y a la desesperada, recuerda a la época ya mencionada y que dio origen al pucherazo, que pese a realizarse de manera distinta, guardaba las mismas pretensiones: ganar con la trampa lo que previsiblemente en urnas no se conseguirá. Reflejo fiel del miedo al poder de decisión del pueblo. Una actuación miserable y desacertada que pone en alerta a los demócratas frente a este ataque populista y dañino que ya ni se digna a esconder. Dos reformas electorales en poco más de un año, dos amaños a interés.

Es de recibo recordar que el antecesor de Cospedal, José María Barreda (PSOE), aumentó de 47 a 49 el número de diputados, concretamente en las circunscripciones de Toledo y Guadalajara, por un aumento de población en ambas. Cospedal, sorprendentemente, calificó este gesto de “golpe de Estado”. El PP acabó llevándose estos dos diputados que hoy le permiten gobernar la Comunidad.

Resulta irónico que sea ella quien justifique en base a motivos económicos este ataque a la democracia que supone su medida, cuando en el año 2009 cobró 240.737€, casi tres veces más que el Presidente del Gobierno en su momento, Zapatero. Además de mantener 86 asesores, 41 de libre designación por 1.644.140€ y otros 45 restantes a los cuales les sube el sueldo un 170% para 2014, entre otras muchas cifras. Unos 3 millones de euros en asesores estimados, frente al millón de euros de ahorro en sueldos de diputados. Pucherazo, caciquismo, amiguismo e interés, define esta ristra de medidas de la Presidenta de Castilla La Mancha María Dolores de Cospedal.

Preocupante es, que bajo la bandera de la austeridad, se sumen al recorte en democracia otros como Feijóo o Fabra que han anunciado medidas similares para Galicia y la Comunidad Valenciana respectivamente. La derecha española, y a la antigua usanza, utilizan una vez más la crisis como coartada para desmantelar aquello que tras muchos años de lucha y sacrificio los españoles han logrado conseguir y que a ellos tanto les molesta. Ahora les ha llegado el turno a las cámaras de representación ciudadana.

Recortar en diputados pone en serio peligro la democracia. Digamos no a este interesado populismo de quienes temen al poder ciudadano.

Twitter: @AlejandrEspí

 


Volver a la Portada de Logo Paperblog