Revista Deportes

Puesta a punto para el gp de singapour

Publicado el 15 septiembre 2013 por Rd @iformulard
PUESTA A PUNTO PARA EL GP DE SINGAPOUR Con la peculiaridad de que la línea de salida y de meta no es la misma, el circuito de Marina Bay, en Singapur, tiene 5'067 kilómetros. En la carrera se disputan 61 vueltas, completándose al final de la misma 308'95 kilómetros de distancia. Es un trazado más bien estrecho, ya que el ancho de la carretera oscila entre los 10 y 15 metros. Tiene 23 curvas, la mayoría muy lentas.
En el pit-lane de Marina Bay se pierde unos diecinueve segundos más la parada para cambiar neumáticos.
Singapur es un circuito lento, con muchas dificultades de adelantar. Algo parecido a Mónaco pero sin su historia y glamour. Un trazado cuya velocidad media gira en torno a los 170 km/h y para completar una vuelta se requiere hasta un minuto y cuarenta y cinco segundos. La velocidad máxima es de 297 km/h, y sólo en el 44% de la vuelta el piloto mantiene el acelerador a fondo. La mayoría de las curvas se trazan en segunda velocidad (más de diez curvas).
Una de las máximas dificultades del circuito son los muros que lo rodean debido a su carácter urbano. Esto provoca que ante cualquier accidente tenga que salir con mucha probabilidad el coche de seguridad. En total en el circuito hay 914 vértices. La sección más larga de recta es de unos 650 metros (una de las más cortas del campeonato) y se recorre en unos nueve segundos. El desgaste de los neumáticos es medio, pero sin embargo el desgaste de los frenos es muy alto, así como el nivel de carga aerodinámica. Además, es uno de los circuitos en los que más veces se cambia de marcha a lo largo de una vuelta.
Al realizarse de noche, el circuito cuenta con una grandísima iluminación. Más de 1400 equipos de luz con una potencia que supera en cuatro a la de un campo de fútbol (3.000 lux de luz en el circuito por 800 lux en un estadio).

COMO ADAPTAR EL MONOPLAZA A MARINA BAY.
Singapur es un circuito que requiere una alta carga aerodinámica, por lo que los equipos configuran el coche con mucho apoyo, con unas características similares a las utilizadas en Mónaco. Se trata de conseguir estabilidad en frenada así como poder salir bien de cada curva pero siempre con tracción.
La suspensión se debe reglar de tal forma que proporcione agarre a la carretera y en este caso, al tratarse de un circuito muy bacheado se elige una configuración blanda en la suspensión. Un aspecto a tener en cuenta es la suciedad de la pista al principio del gran premio, ya que no se trata de un circuito fijo. Se suele utilizar un neumático blando. Es urbano, pero hay una quinta parte del circuito que se construyó exclusivamente para la Fórmula 1, con lo que las circunstancias en esa zona son diferentes al resto del trazado.
Los frenos han de estar correctamente refrigerados. No hay grandes frenadas pero se utilizan mucho a lo largo de la vuelta, por lo que tienen que estar bien preparados ya que tienen un alto desgaste en Singapur.
Como hemos indicado, el 44% de la vuelta se hace con el pedal a fondo. Esto provoca que no sea un circuito demasiado exigente con el motor, únicamente en cuanto a frenadas y aceleraciones se refiere. En este trazado las marchas están más unidas para aumentar la aceleración.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas