Revista Baloncesto

Que amanezca también en Londres

Publicado el 19 septiembre 2011 por Paupelu
Juan Carlos Navarro reía junto al podium del Kaunas Arena con el trofeo de MVP del torneo y de miembro del mejor equipo del campeonato. Tras promediar más de 29 puntos en los tres partidos de la fase decisiva del torneo, todos los ojos se clavaban en él como estandarte de este nuevo oro del baloncesto español. Pero fue Felipe Reyes el encargado de recoger el trofeo de Campeones de Europa, un gesto hacia uno de los emblemas de esta generación dorada que perdió a su padre unos días antes del inicio del Torneo. Posiblemente su imagen levantando el trofeo tras disputar sólo el último minuto del partido da muestras de lo que debe suponer Lituania 2011 para esta generación.
Desde que en 2001 los juniors de oro debutaran en un Eurobasket (Raúl López y Juan Carlos Navarro ya habían sido llamados para Sidney), el balance español es de 6 semifinales consecutivas (más la de 1999) y de 5 medallas, unidas al oro mundial y la plata olímpica de Pekín. El único tropiezo lo supuso un triple a 8 metros en el último suspiro ante Serbia. Un tropiezo. Pero de aquella generación de los Júniors de Oro ya cada vez van quedando menos. Posiblemente la cita olímpica de Londres sea la última que el grueso de esta generación dispute, ya que se antoja difícil que nombres como Felipe Reyes puedan estar más allá del próximo verano. Lo de Navarro y Gasol es decisión únicamente suya. 
La Selección española una vez más ha realizado un torneo de menos a más, sintiéndose a gusto cuando premiaba ganar partidos y con un único tropiezo derivado de un último cuarto ante Turquía en el que se anotaron 2 puntos, algo posiblemente irrepetible. Las dudas nunca se disipan, especialmente las referidas al rebote defensivo o la defensa del bloqueo y continuación, pero se compensan con la intensidad de jugadores como Ibaka (mucho debe mejorar Mirotic) o una versión mejorada por McMillan de Rudy Fernández, presente en el robo, el rebote y el tapón. El único pero ha sido el bajo rendimiento de jugadores que se antojan esenciales en el presente y futuro del equipo, como Ricky Rubio o Sergio Llull, a los que se les espera y que seguro llegarán.
Y hay que recordar que esta selección ha visto cómo 3 jugadores campeones del Mundo y subcampeones olímpicos la abandonaban de manera voluntaria (al menos dos de ellos no hubieran estado igualmente). La continuidad del bloque es cierta, pues se sigue venciendo en categorías inferiores, pero sigue quedando la sensación de que será difícil repetir estos logros cuando falten Pau Gasol y Navarro. Por eso la cita de Londres debe tomarse desde los jugadores como una oportunidad única de hacer historia y demostrar que se está a la altura de las mejores generaciones del baloncesto mundial. Si en Lituania el canto de los jugadores era el "¡Todos los días sale el Sol, Felipón!", que el próximo verano vuelva a salir, que tarde en esconderse. Y que Andrés Montes lo siga disfrutando donde esté, que este es un equipo de jugones.
Que amanezca también en Londres

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas