Revista Ciencia

Qué son los Primeros Auxilios Psicológicos

Por Davidsaparicio @Psyciencia
Qué son los Primeros Auxilios Psicológicos

Después de un acontecimiento traumático como puede ser un atentado terrorista, un accidente de aviación o una catástrofe natural, las personas afectadas se encuentran en una situación de especial vulnerabilidad, y alta carga de sufrimiento. La actuación del psicólogo o profesional especialista en emergencias se hace básica en estos momentos críticos donde es fundamental una adecuada gestión de la crisis que protega a las víctimas de sufrir más daño.

Los Primeros Auxilios Psicológicos (PAP) son una intervención psicológica breve e inmediata que se aplica en el momento de una crisis para ayudar a los afectados a afrontar adecuadamente   un evento traumático, evitando más secuelas de las necesarias. Están indicados para reducir el estrés inicial y promover las habilidades de afrontamiento y el funcionamiento adaptativo de los afectados por un incidente crítico.

El objetivo de los PAP es generar un ambiente calmado y reducir el nivel de estrés producido, ofrecer información y ayuda a los afectados, conectarles con su red social de apoyo y potenciar sus habilidades de afrontamiento. Es conveniente que los afectados puedan ser conscientes que tienen recursos para hacer frente a la situación y puedan recobrar progresivamente el control sobre su vida tras el impacto.

Sponsor exclusivo:Qué son los Primeros Auxilios Psicológicos

¿Cuándo y dónde hay que aplicar los primeros auxilios psicológicos?

Los primeros auxilios psicológicos están indicados desde desde el impacto hasta las 72 horas posteriores, siendo una técnica de elección ante un incidente crítico, que se aplica entre la fase de shock y el período de adaptación.

Como  proveedores de Primeros Auxilios Psicológicos debemos primar la seguridad, la comodidad y la privacidad de las personas afectadas. Es importante intentar encontrar un entorno tranquilo y si es posible alejado de la exposición a todo aquello relacionado con el evento traumático. Si no está apartado del lugar del impacto, al menos debemos evitar que las víctimas tengan contacto directo con la tragedia. Para una correcta aplicación de los PAP lo ideal es que se disponga de un espacio grande, con una temperatura agradable, con víveres y asistencia profesional. No obstante, esto la mayoría de las ocasiones no es posible.

Los primeros auxilios psicológicos están indicados desde desde el impacto hasta las 72 horas posteriores

Los PAP se pueden aplicar en diferentes contextos y ámbitos, tanto si se tratan de emergencias masivas (un terremoto, un atentado, etc.) como cotidianas (accidente automovilístico de un familiar, etc.). En las emergencias masivas las personas afectadas pueden encontrarse en centros de reagrupación, polideportivos, o el propio lugar del impacto. En cambio en la urgencia cotidiana, los entornos probables serán donde acontezca la emergencia como una casa o un hospital.

¿Cómo aplicar los primeros auxilios psicológicos?

Antes de aplicar los Primeros Auxilios Psicológicos es conveniente observar y analizar el contexto en el que vamos a trabajar, conociendo qué ha ocurrido y cómo proceder. Además estableceremos comunicación con el resto del personal de emergencias para una adecuada coordinación.

En primer lugar debemos apartar al sujeto o familia afectada del caos llevándoles en la medida de lo posible a un lugar  apartado y tranquilo.

Debemos proporcionarles agua y comida si la hubiera, así como identificar si requieren de algún tipo de necesidad especial, como puede ser un medicamento. Debemos también facilitarles aquellos medios que  puedan necesitar y tengamos a nuestro alcance, como teléfono móvil o un abrigo.

Es importante potenciar las habilidades de afrontamiento de las víctimas

Es importante tratar de reunir a las familias y sobre todo que los niños no estén nunca solos, debiendo siempre ir acompañados de progenitores o tutores, o en su defecto un familiar cercano. Si esto no fuese posible, debe hacerse cargo un profesional hasta que lleguen sus progenitores o familiares.

También es muy importante tratar, en la medida de lo posible, de preservar la privacidad y  confidencialidad  de las personas afectadas.

Debemos hablar a las víctimas de forma calmada e informarles con honestidad de todo lo que está ocurriendo y dónde pueden obtener ayuda. No debemos mentirles, ni prometerles nada que no podamos cumplir. Tampoco debemos darles más información de la que necesitan ni darles detalles morbosos de lo que ha sucedido.

Es conveniente darles pautas psicoeducativas que faciliten un afrontamiento eficaz de la situación traumática para poder volver a su vida cotidiana progresivamente, por ejemplo dándoles pautas sobre alimentación o higiene del sueño o dándoles indicaciones sobre  la probable evolución de los síntomas de estrés los días siguientes al incidente.

Es importante potenciar las habilidades de afrontamiento de las víctimas. Para facilitar sus estrategias de afrontamiento es preciso hacer conscientes a las personas de cuales son sus propios recursos personales y  hacerles partícipes en los procesos de duelo como pueden ser los rituales funerarios.

No hay que olvidar que las poblaciones afectadas son de distintas sociedades y culturas,  por ello debemos adaptar nuestra intervención a la diversidad cultural y religiosa.

Afirmarles que “todo va a estar bien” les puede hacer más daño que decirles que lamentamos lo ocurrido

Por último, debemos conectar a los afectados con los recursos asistenciales médicos y sociales que puedan necesitar.

Fases de actuación en los primeros auxilios psicológicos

  1. Presentación. Debemos iniciar el contacto con las personas afectadas de manera no intrusiva y calmada. En primer lugar debemos presentarnos, explicar qué hacemos allí y porqué nos hemos acercado.
  2. Alivio y protección. Las víctimas tiene que saber que el profesional va a satisfacer sus necesidades básicas como garantizar su seguridad física y emocional inmediata, que estén abrigados, que beban agua o coman algo si lo necesitan, indicar donde están los puntos de socorro, o si son niños reagruparlos con su familia.
  3. Contención emocional.Muchas de las víctimas se encuentran abrumadas emocionalmente  o en estado de shock, por ello es conveniente calmar y orientar a los afectados y estabilizar sus niveles de activación.
  4. Recogida de información. No debemos someter a las personas afectadas a interrogatorios, sino acercarnos a ellas y preguntarles si necesitan algo y cuáles son sus preocupaciones inmediatas, como donde dormirán esa noche, quién recogerá a su hijo de la escuela, etc..para a continuación poder dar asistencia práctica.
  5. Ofrecer información exacta y oportuna. Dar información precisa y exacta siendo especialmente honestos y confiables sin prometer nada que no esté en nuestra mano cumplir. Afirmarles que “todo va a estar bien” les puede hacer más daño que decirles que lamentamos lo ocurrido y entendemos como se deben sentir, ayudándoles a catalogar sus reacciones como normales.
  6. Asistencia práctica .Esta fase consiste en ofrecer asistencia e información práctica para ayudar a las personas afectadas a enfrentar sus preocupaciones inmediatas y poder aliviar su ansiedad. Ejemplos de asistencia práctica son  establecer comunicación con sus familiares, solucionar dónde van a pasar la noche, etc.
  7. Dar pautas de afrontamiento. Apoyar a las personas en el afrontamiento adaptativo de la crisis les ayuda a tomar un rol activo en su propia recuperación. Dar herramientas sobre cómo gestionar los primeros días y normalizar las reacciones psicológicas tras el incidente son claves para un afrontamiento eficaz de la situación traumática.
  8. Conexión con la red social de apoyo y recursos asistenciales.Es importante facilitar elcontacto de los afectados con sus redes de apoyo social, y con los recursos de ayuda comunitarios.Para finalizar,  antes de despedirnos debemos dejar conectados a los afectados con los recursos asistenciales que puedan necesitar como  atención médica, agentes policiales, etc.

Entrénate con en Primeros Auxilios Psicológicos con el curso online de la Universidad de Barcelona.

Referencias bibliográficas:

National Child Traumatic Stress Network (Red Nacional para el Estrés Traumático Infantil) y National Center for PTSD (Centro Nacional de TEPT). (2006) Primeros Auxilios Psicológicos: Guía de Operaciones Prácticas. http://www.nctsn.org/

Guía de Primeros Auxilios Psicológicos. Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna. http://files.unicef.org/paraguay/spanish/PrimerosauxiliossicologicosIFRC.pdf


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :