Revista Cine

Recomendaciones cinéfagas: “Hellraiser” y “Muñeco Diabólico”

Publicado el 11 marzo 2011 por Cinefagos

 Recomendaciones cinéfagas: “Hellraiser” y “Muñeco Diabólico”

 Hoy Viernes tenemos dos recomendaciones cinéfagas ubicadas en el género de terror. Ambas derivaron en no pocas secuelas (muchas veces en caída libre en cuanto a calidad) y conformaron lo que se denomina una “saga” cinematográfica. Indudablemente, como ocurre en la mayoría de los casos, las cintas originales superan a sus predecesoras y son totalmente recomendables. Lástima que muchas veces una tercera, cuarta o quinta entrega llegue a erosionar a unos personajes que daban para mucho más.

Hablamos de Hellraiser y Muñeco Diabólico. Con Cliver Barker y Tom Holland en la dirección respectivamente. Si todavía no os habéis acercado a los Cenobitas y a Chucky ya sabéis merece la pena una primera toma de contacto.

Recomendaciones cinéfagas: “Hellraiser” y “Muñeco Diabólico”
 Snake recomienda:

Recomendaciones cinéfagas: “Hellraiser” y “Muñeco Diabólico”

Hellraiser

Sinopsis: “Frank Cotton, un hombre joven, violento y ambicioso de experiencias personales adquiere una caja china procedente de un bazar oriental y dotada de poderes. Según antiguas leyendas, es una especie de puerta a seres de otra dimensión. Al abrirla, Cotton convoca a estas criaturas procedentes de un infierno fantástico, pero éstas sólo le infringirán tormentos hasta acabar con él. Veinte años después, dos nuevos inquilinos se instalan en la vieja casa de Frank: su hermano y su esposa. La aparición del espíritu de Frank es el principio de una vorágine de horror en estado puro que enloquecerá a sus familiares. Una gota de sangre, vertida casualmente por su hermano sobre el suelo del desván, es el desencadenante de la tragedia. Frank, para poder retomar su antigua forma, necesitará sangre de seres humanos que le proporcionará, secretamente, la mujer de su hermano.”

Lo mejor: La integración de los cenobitas en el género de terror cinematográfico, mas concretamente el personaje de Pinhead (el de los clavitos en la cara por si no reconocéis el nombre). La aparición de los susodichos es de lo mejor de la película.

Lo poco que se cortan a la hora de mostrar alguna que otra escena gore o sanguinolenta, en especial la del tío de la protagonista que tiene que ir matando para que su cuerpo se regenere. Ver dicho proceso (desde el principio) es posiblemente de lo mejor de la película.

La labor de Clive Barker (a la postre escritor de la novela corta en la que se basa y durante años considerado heredero de Stephen King) en la dirección cumple perfectamente a la hora de equilibrar el suspense con el terror que quiere mostrar. Los efectos especiales (recordemos que el año que viene cumplirá la película veinticinco años) no son nada despreciables y siguen conservando una gran calidad. Convertirse en una película de culto ya dice mucho sobre la repercusión que tuvo en su momento.

Lo peor: La presencia de los cenobitas se hace corta. Aunque lo bueno y breve dos veces bueno. A partir de la tercera entrega (la cual tampoco es que fuese ninguna maravilla, pero era medianamente soportable) la esencia de la primera se acaba diluyendo y el resto de producciones son tonterías que no aguantan ni un pase televisivo a las tantas de la noche. El final es posiblemente lo más flojo de la película, a mi parecer Barker tendría que haber sido más duro y resolutivo.

Recomendaciones cinéfagas: “Hellraiser” y “Muñeco Diabólico”

Muñeco Diabólico

Sinopsis: “El vudú y el terror se apoderan de un muñeco de aspecto inocente habitado por el alma de un asesino en serie. Cuando Andy Barclay, un niño de seis años de edad, asegura que “Chucky”, su nuevo muñeco, ha arrojado violentamente por la ventana a su niñera, nadie le cree. Pero una larga serie de horribles asesinatos conduce al detective que se ocupa del caso hasta el muñeco y, entonces, descubre que el auténtico terror no ha hecho más que empezar. El malvado muñeco pretende transferir su diabólico espíritu a un ser humano, y el pequeño Andy parece ser el candidato perfecto.”

Lo mejor: Que un muñeco dirigido a los infantes acabe siendo una máquina de matar. Las expresiones de Chucky, realmente aterradoras. Algunas escenas contienen un suspense difícil de superar (más concretamente cuando alguien descubre que dicho muñeco no tiene pilas en su interior). La personalidad del muñeco asesino llega a ser arrolladora.

Lo peor: Recordar las secuelas y pensar que la cinta original seguía dicha estela. Es decir, la del asesino sin ton ni son y repetitivo. Al final, como sucede muchas veces, una saga alargada acaba devaluando a la primera entrega. Olvidaos de eso. Disfrutad de Muñeco Diabólico y obviad las siguientes entregas (como mucho se salvaría La Novia de Chucky por algunos detalles divertidos que proporciona)

  


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Dossier Paperblog

Revista