Revista Cultura y Ocio

Recomendar libros, una actividad de riesgo

Publicado el 10 enero 2014 por Bibliotropismos

A finales de años, al igual que elya tradicional turrón, el cava y las cenas con los amigos o la familia, las listas con los libros más vendidos o los mejores del año vuelven a nosotros y se repiten sucesivamente inundandotodos los medios. Parece ser que el ganador indiscutible en cuanto al género de la novela se refiere es En la orilla de Rafael Chirbes; pero, casi con toda probabilidad, muchos de vosotros durante el pasado 2013 habéis leído algún libro que porque era demasiado delicado, raro o extemporáneo no ha aparecido en este tipo de listas. Libros que os han hecho soñar o ha devuelto la alegría a una mortecina y triste tarde de domingo; ha iluminado vuestro pensamiento y vuestra visión de las cosas e incluso os ha permitido pensar que podíais cambiar el transcurso de los acontecimientos, al menos los de la vuestra inmutable cotidianidad. Aun así, ¿os atreveríais a recomendarlos?

escribió: Roberto Merino "Recomendar libros es un ejercicio tan fallido como aceptar recomendaciones. En el trance de lectura no hay ninguna objetividad y la experiencia de leerlos es intransferible."

Algo similar pensaba la excepcional ensayista y narradora inglesa Virginia Woolf: "...el único consejo sobre la lectura que puede dar una persona a otra es que no acepte consejos que siga sus propios instintos [...] Aceptar autoridades -por muchas pieles y togas que luzcan- en nuestras bibliotecas y permitirles que nos digan como leer, qué leer, y el valor que le hemos de dar a lo que leemos, es destruir el espíritu de libertad que se respira en esos santuarios."

RECOMENDAR LIBROS, UNA ACTIVIDAD DE RIESGO

En mi experiencia, tanto profesional como lector, recomendar libros es una de las tareas más difíciles con las que me encuentro frecuentemente, y en las que he acertado con sugerencias casi tantas veces como he fracasado. Es habitual que en mi trabajo suelan pedirme una recomendación, y aun a sabiendas de que probablemente erraré, me arriesgo a ofrecerla; y si me equivoco no temo volver a hacerlo, pero si acierto, quizás ya tengamos un nuevo lector y la conversación literaria florezca.

El hábito de la lectura es subjetivo y esencialmente intransferible. Aunque la experiencia individual lectora no es incomunicable, a menudo nos suele ocurrir que nos faltan las palabras, que no sabemos cómo explicar en que consiste la grandeza de una obra literaria que nos ha emocionado. Cuando buscamos comunicar ese entusiasmo nos damos cuenta de que la obra en cuestión no trata sobre nada relevante, incluso al relatarla suena a una nimiedad que no parecía ser materia de alta literatura. Otras veces, no obstante, sí que logramos incluso transmitir esa emoción con tal efusividad que cuando nuestro interlocutor finalmente la lee, su decepción es mayúscula ante tal plétora de prodigios.

RECOMENDAR LIBROS, UNA ACTIVIDAD DE RIESGO

Los lectores acostumbrados a compartir sus lecturas saben que no existe una única lectura acertada. A menudo comprobaremos que la misma obra puede haber hecho las delicias de un lector y sumido en el tedio a otro, y seguro que ambas opiniones son plausibles. Esto es así porque no existe una única lectura, o lo que podríamos llamar lectura objetiva, lo que explica que una obra compleja genera reacciones disímiles, incluso hasta opuestas, sin que por ello ninguno de los lectores dejen de tener razón, incluso puede que suceda en uno mismo. ¿A quién de nosotros no se le ha caído de las manos un libro que de joven lo encandiló? ¿A quién no le ha sucedido alguna vez lo contrario? Cada cual acude a los textos literarios con su bagaje cultural, su experiencia de los asuntos humanos, su edad, sus predilecciones, su estado físico del momento, etc.

Pero también existen otro tipo de recomendaciones que no se limitan al amigo lector o a la persona en la que confíes tus gustos literarios. Existe un placer inconmensurable en descubrir nuevas propuestas literarias en el eco de otros lectores. Por ejemplo, en el caso del libro que estoy leyendo ahora, Tristram Shandy de Laurence Sterne, llegué a él a través de las extraordinarias recomendaciones de autores como Vila-Matas o Javier Marías. Tal vez, si esos grandes lectores, que a la postre son todos los buenos escritores,hubieran dejado de comunicar su experiencia nunca hubieran podido terminar de conectar felizmente con la nuestra y hubiéramos podido llegar a ellos.

RECOMENDAR LIBROS, UNA ACTIVIDAD DE RIESGO

Por último, también podemos encontrar admirables hallazgos en las sugerencias de los críticos literarios. Estos, como especialistas en la materia que son, deberían ser los primeros a los que acudiéramos. Ahora bien, cuando hablo del crítico me refiero a aquel que es capazde hacer apetecible las obras valiosas; aquel que no se limita a descifrarlas con adusta terminología de profesor, sino que se toma la molestia de transmitir entusiasmo, humanizando generosamente sus textos críticos; aquel, pues, que explica con precisión y claridad las razones por las que destaca una determinada obra. Pero, si por el contrario, se limita a redactar un extenso resumen del argumento, o hacer publicidad encubierta de determinado autor con eslóganes del tipo: "lean sin falta la novela; no se la pierdan" y demás clichés, o a ejecutar un ajuste de cuentas pendiente con determinados autores o editoriales se está convirtiendo en un comerciante del mercado literario yleda la espalda o deja de lado su verdadera función que tan solo es traspasarnos la información para que después sepamos qué leer. Todo lo que se aparte de este cometido final desvirtuará por completo tanto su profesión como sus propuestas.

En conclusión, podremos admitir y aceptar las recomendaciones de los amigos en los que confiamos, consultar los suplementos culturales que se publican semanalmente, o leer a esos brillantes autores que descansan en nuestras bibliotecas, pero la recomendación por sí sola no es suficiente. Leer es un arte complejo, exigente, hay que estar dispuesto a entrar y habitar el libro con imaginación, a dialogar con sus personajes, incluso con su autor, y por último, y lo que es más importante, ante todo y sobre cualquier tipo de recomendación, sigamos siempre nuestro propio criterio.

RECOMENDAR LIBROS, UNA ACTIVIDAD DE RIESGO


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • Regala Libros

    Regala Libros

    Se acercan ya las navidades, época de reunirnos toda la familia, amigos, comidas, cenas, y regalos.Reconozco que yo no soy muy fan de estas fechas, pero este añ... Leer el resto

    Por  Cristina Fochs
    CULTURA Y OCIO, LIBROS
  • Libros ciegos... Una nueva experiencia literaria

    Libros ciegos... nueva experiencia literaria

    Dos escritores, una venda para los ojos y el oído listo para escuchar... Es lo que necesitas para descubrir las obras de Alberto Gil ("Huellas de Luz") y... Leer el resto

    Por  Vivelibro
    CULTURA Y OCIO, LIBROS
  • Top Ten Tuesday: Mis libros favoritos que no son parte de una saga

    Tuesday: libros favoritos parte saga

    Soy muy malo para esto de programarme y hacer un Top Ten Tuesday cada semana, ya se habrán dado cuenta. Hoy, me di el tiempo y aquí estoy, pero no voy a hacer e... Leer el resto

    Por  Alexisread
    CINE, CULTURA Y OCIO, LIBROS
  • Christopher morley, la librería ambulante: una gran aventura entorno al mundo...

    Christopher morley, librería ambulante: gran aventura entorno mundo libros

    Nunca somos conscientes de dónde se encuentra el día en el que todo cambia. Aquel, en el que las sombras en las que nos hallamos metidos de una forma perenne... Leer el resto

    Por  Asilgab
    ARTE, CULTURA Y OCIO, LIBROS, MÚSICA
  • Libros trampantojo

    Libros trampantojo

    William M. Harnett, "Job lot cheap", 1878 "Trampantojo: Pintura que, mediante los artificios de la perspectiva, crea la ilusión de objetos reales en relieve. Leer el resto

    Por  Elena Rius
    CULTURA Y OCIO, LIBROS
  • Libros

    Libros

    El libro de Fernando Sabater: "La Infancia Recuperada", nos hace recordar los libros que nos transportaron durante la infancia, a un mundo mágico inigualable. Leer el resto

    Por  Raquel
    CULTURA Y OCIO, LIBROS
  • Libros, más libros y más libros

    Libros, libros

    Hola Amantes de las Palabras: Hoy presentar los últimos libros que han llegado a mi estantería. Dos de ellos los he conseguido en la Feria del Libro de Las... Leer el resto

    Por  Mindy
    CULTURA Y OCIO, LIBROS