Revista Cultura y Ocio

¿Representa una pequeña victoria local la versión definitiva de Triple Frontera?

Publicado el 22 marzo 2019 por María Bertoni
¿Representa una pequeña victoria local la versión definitiva de Triple Frontera?Boal (re)escribió unas cuantas veces el guion de Triple Frontera. Bigelow terminó abandonando el rol de directora y asumiendo el de productora ejecutiva.

La campaña publicitaria que Netflix pautó en medios argentinos para promocionar la recién estrenada Triple Frontera evoca el recuerdo de las idas y vueltas en torno a la película que J.C. Chandor terminó dirigiendo a partir del guión que Mark Boal (re)escribió más de una vez. A juzgar por los trailers 1 y 2 y por las críticas, quedó muy poco del proyecto que Kathryn Bigelow y el mismo Boal intentaron llevar adelante entre 2009 y 2015, atentos a ciertas necesidades propagandísticas de los Estados Unidos.

En el transcurso de los últimos tres años, se redujo a mero tanque de acción la propuesta inicial destinada a propalar la hipótesis de inteligencia made in Washington de que la zona limítrofe entre Argentina, Brasil, Paraguay es un aguantadero de terroristas árabes. Antes de convertirse en militares veteranos decididos a dar un golpe en beneficio propio, los protagonistas finalmente interpretados por Ben Affleck, Oscar Isaac, Charlie Hunnam, Pedro Pascal y Garrett Hedlund fueron concebidos como integrantes de una fuerza especial enviada al oscuro rincón sudaca para desarticular células dormidas del fundamentalismo islámico.

¿Representa una pequeña victoria local la versión definitiva de Triple Frontera?
Los policías locales que intervienen en Triple Frontera visten uniformes parecidos a aquéllos que portan los integrantes de la Policía porteña.

Sólo el título original sobrevivió a las modificaciones hechas en materia de guion, dirección y elenco. Pero atención: la invocada triple frontera remite ahora a la zona amazónica donde limitan Brasil, Perú y Colombia. De hecho, las escenas en exteriores fueron filmadas en este último país… y en territorio hawaiano.

La intención de propaganda anti-terrorista también se mantuvo en pie. Lo que cambió fue el objetivo: los enemigos públicos son narcotraficantes en vez de extremistas árabes.

En algunos espectadores argentinos, la campaña publicitaria de Netflix también evoca el recuerdo del rechazo local al proyecto de ficción que Bigelow y Boal recién empezaban. El actor Juan Palomino fue el vocero principal del repudio que devino en motor del Festival Internacional de Cine de las Tres Fronteras, cuya primera edición tuvo lugar en octubre de 2014.

¿Representa una pequeña victoria local la versión definitiva de Triple Frontera?
Palomino en tiempos del primer Festival de las Tres Fronteras. Lo acompaña el colega y socio en esta aventura, Daniel Valenzuela.

La organización de ese encuentro en la localidad misionera de Puerto Iguazú empezó a fines de 2010, poco después de que Palomino advirtiera públicamente sobre la entonces nueva iniciativa de los autores de La noche más oscura y Vivir al límite. “La versión (de que la frontera argentino-paraguaya-brasileña está llena de terroristas) es tan auténtica como que hay armas de destrucción masiva en Irak” protestó antes de proponer “a modo de respuesta” un festival de cine latinoamericano “donde se pueda contraponer una mirada verdadera”.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista