Revista Ciencia

Reproducción asexual e individuación del ser humano

Publicado el 30 julio 2010 por Pedrolmendez
Reproducción asexual e individuación del ser humano  Como ya comentamos en una entrada del año pasado, recordamos aquí que en mamíferos, tras la fecundación, los pronúcleos no se unen durante la interfase por lo que no hay fusión nuclear o cariogamia sino que se separan por una fisión nuclear en la primera mitosis y los cromosomas parentales se mezclan cuando se alinean en la placa metafásica del primer huso mitótico. Es decir, en el cigoto aun no tenemos un verdadero núcleo diploide, en este punto, se trata de una célula binucleada que cuenta con el número normal de cromosomas de la especie y puede comenzar el ciclo de división celular normal mediante una duplicación de los cromosomas. Tras la replicación del DNA los pronúcleos se acercan, sus cromosomas se individualizan, las membranas pronucleares se disgregan y los cromosomas homólogos de los dos pronúcleos se organizan en el centro del huso mitótico. Esta división dará lugar a dos blastómeros iguales, con los que se inicia la fase de segmentación. Esto viene a suceder unas 30 h. después de la fecundación.
  Recordando el post del año pasado, he decidido darle otra vuelta porque recuerdo que agobiado por las prisas acabé la entrada escribiendo una conclusión un tanto precipitada :
Conclusión
  El cigoto ya tiene toda la información genética de un ser humano. El ser humano, como cualquier otro ser vivo surge de la interacción de su genoma con el medio ambiente. En definitiva, en biología desde que se forma el cigoto consideramos que se trata de un individuo perteneciente a una especie dada.

  Gracias a José María Hernández de Miguel, blogger de ¿Qué me estás contando? que comentó mi conclusión comprendí que me había equivocado. Después de darle varias vueltas entiendo que mi error fue obviar que el embrión en esa fase tan temprana del desarrollo aún no se ha individualizado, de hecho todos conocemos hermanos gemelos. Los gemelos provienen de un solo cigoto, por lo que también se les llama gemelos monocigóticos. El embrión en estas fases tempranas del desarrollo ocasionalmente se reproduce asexualmente originando varios individuos distintos (los casos de embarazos gemelares de más de dos hermanos son rarísimos), pero con los mismos genes. Las pequeñas diferencias que hay entre ellos se deben a que el ambiente afecta a la expresión génica, dándose casos rarísimos de gemelos con distinto sexo. En todo caso tenemos que apuntar aquí que en humanos el día 14 es el límite para formar gemelos monocigóticos, más tarde ya no se forman. Esto quiere decir que en nuestra especie hay un intervalo durante el desarrollo embrionario que abarca desde la concepción hasta el día 14 en el que todavía no se sabe si vamos a tener uno o más individuos, sin olvidarnos que cualquier fallo en el desarrollo puede acabar con los individuos que sean. Siguiendo con el tema de la individuación, si un espermatozooide después de fecundar a un óvulo se endoduplica, se excluye el núcleo del ovocito, el cigoto resultante tiene una dotación cromosómica humana completa y si es XX se puede desarrollar individualmente, pero en vez de originar un ser humano se  forma una mola hidatiforme. En definitiva, es un tema complejo en el que se sigue trabajando, y que nos seguirá deparando noticias interesantes.
  Un saludo 

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista