Revista Libros

Reseña | Ophelia. Olvidar o amar, Perla Rot

Por Flordecereza @NovelaRomantica

Reseña | Ophelia. Olvidar o amar, Perla Rot

¿PODRÁ OPHELIA VOLVER A AMAR DESPUÉS DE PERDER AL HOMBRE QUE, CREYÓ, SERÍA SU COMPAÑERO PARA TODA LA VIDA?

Soñadora y romántica, Ophelia, la cuarta de las hermanas Dankworth, descubre que el amor no es como lo imaginaba. Decepcionada, abandona el hogar antes de lo previsto para presentarse en su nuevo trabajo como institutriz. El cariño de la pequeña a la que debe instruir y el trato cordial que le dispensa lord Howard, el padre de esta, lograrán, poco a poco, devolverle la alegría por la que se caracterizaba.

Sin embargo, otras serán las emociones que se apoderen de ella cuando conozca al contable del noble, Liam Aldrich, quien no tiene el menor reparo en enfrentarla y juzgarla.

UNA LUCHA DE VOLUNTADES NACERÁ ENTRE ELLOS, Y SOLO CUANDO COMPRENDAN QUE OLVIDAR NO ES DEJAR DE LADO SUS SENTIMIENTOS, PODRÁN ABRIR SUS CORAZONES Y RECONOCER EL AMOR QUE LOS UNE.

Link de compra en Amazon ←

Reseña | Ophelia. Olvidar o amar, Perla Rot

Hace poco os traje reseñada la tercera entrega de la serie Las Dankworth , pues bien, ahora le ha tocado el turno a Ophelia, en esta novela la muchacha tendrá la oportunidad de descubrir que vivencias le tiene preparadas el destino cuando abandone el hogar familiar para viajar a Londres. En Ophelia. Olvidar o amar de nos vamos a encontrar con una mujer herida, un alma que conoció el amor, pero éste le mostró su cara más amarga, un desengaño que la llevará a prometer que nunca más se rendirá a la pasión. Una historia de emociones, celos y malentendidos que dará paso a una lucha de voluntades entre dos personas que tendrán que olvidar el pasado para enfrentar sus sentimientos, luchar contra la hipocresía de una sociedad demasiado elitista y superar sus miedos si quieren admitir lo que ha nacido entre ellos.

Ophelia Dankworth ha visto como su vida cambiaba radicalmente cuando su madre le consiguió un trabajo de institutriz en Londres. Al igual que el resto de sus hermanas, a ella también le ha llegado el turno de alzar el vuelo y dejar su querido hogar en Stratford. Desde la muerte de su padre la vida no ha sido igual, los recuerdos y los momentos compartidos ya no se repetirán, por lo que la partida se hacía inevitable. Además, alejarse del lugar también será una buena opción para olvidar, dejar atrás el dolor de la pérdida y alejarse del amor que sintió por un hombre que no supo darle el futuro que ella tanto soñaba. Ahora sólo siente la hiel del desengaño y su carácter alegre se ha ocultado bajo una capa de tristeza que parece haber apagado su brillo. Así, con la ilusión de comenzar algo nuevo, llegará la casa de Lord Howard, una persona que le brindará cariño, pues al igual que su hija Lucile intentará que la joven abandone la nostalgia en la que parece estar sumida. Una experiencia que le vendrá bien a Ophelia, ya que se sentirá como en familia lejos de los suyos. Sin embargo, no será hasta que conozca al apuesto contable del noble que experimente otro tipo de emociones, unas mucho más profundas y apasionadas que la harán caer presa de unos sentimientos que creía enterrados para siempre.

Liam Aldrich tiene un trabajo honrado con el que trata de ganarse la vida de la mejor forma posible. Al igual que hizo su padre antes que él, el oficio de contable lo ha llevado a conocer a personas de todo tipo, no obstante, su profesionalidad le ha hecho tener el respeto de todos. Una vida sencilla que comparte con su madre y su hermana Brook, sin embargo, un pequeño escándalo en el que ésta se verá envuelta marcará a toda la familia y verá como una sociedad hipócrita les vuelva la espalda. Aún así, todavía cuenta con el favor de algunos nobles, aunque él ya no los ve con los mismos ojos, por lo que no dudará en tomar distancias con aquellos que más han calumniado la reputación de su hermana y han menospreciado su esfuerzo por tener un lugar en la sociedad. Una actitud difícil de mantener cuando se trata de Lord Howard, éste es un hombre afable que lo trata como a un igual, de este modo Liam no podrá evitar sentir cierta simpatía por él y por el resto de su familia. Será en una de sus visitas al aristócrata cuando conozca a Ophelia, una joven angelical que avivará en él llamas de la pasión y despierte un amor totalmente inesperado.

Desde ese primer encuentro ambos jóvenes comenzarán a sentir que el azar los ha puesto frente a frente por algún motivo. De tal forma, y a pesar de que en sus corazones comienza a nacer el amor, ninguno de los dos desea equivocarse y las experiencias pasadas los harán estar algo ciegos a sus verdaderas emociones. Ophelia, aún no olvida el dolor que le produjo entregarse a un sentimiento tan profundo, no obstante, ella es fuerte y tendrá la valentía de dejarse llevar por lo que Liam provoca en su interior. El contable, por su parte, todavía tiene que abrir los ojos y superar sus miedos, poco a poco verá como la muchacha es todo lo que siempre soñó en una mujer, desterrando ideas absurdas que lo han condicionado durante demasiado tiempo. Ahora únicamente deben reconocer la verdad y compartir el futuro que el destino les ha preparado.

nos trae la cuarta entrega de la serie Las Dankworth , una novela sencilla, sin giros argumentales que nos traigan alguna sorpresa y en la que los personajes que más destacan son los protagonistas. Estamos hablando de un libro que no es demasiado extenso y donde la historia se nota algo acelerada en algunos puntos, no obstante, vemos un final satisfactorio, pero en el que he echado de menos mucha más química entre la pareja principal. En primer lugar nos encontramos con una prosa cuidada que se adecua a la época en la que está encuadrada la obra, la lectura es entretenida y se vuelve bastante ágil, pues posee capítulos cortos que permiten al lector avanzar sin dificultad. La ambientación también es correcta y acorde con el resto de novelas de la serie, es cierto que no ahonda en detalles, que quizás la hubiese hecho mucho más interesante, sin embargo, nos permite imaginarnos claramente la sociedad de finales del siglo XIX. Por el contrario, he tenido algo más conflicto a la hora de hacer míos los personajes, es cierto que Ophelia ha despertado mi interés al principio, la mujer con el corazón roto que se enfrenta a una nueva vida, asimismo, no ha terminado de definirse, le ha costado abrirse y que veamos la valentía, demasiado centrada en su pena y en un pasado que le cuesta olvidar. En mi opinión, le ha faltado temperamento haciendo que no brille como debería haberlo hecho. Por su parte, Liam no me ha terminado de gustar, ha estado todo el libro sumido en el rencor por una situación del pasado que se resolvió favorablemente, eso lo hace estar ciego a sus propios sentimientos, imaginando malentendidos y problemas donde no los hay. Una actitud que lo lleva a los celos y a desconfiar de Ophelia, algo que no entendía y que me ha hecho verlo de forma diferente. En cuanto a ellos dos como pareja, le ha faltado feeling, creo que ha sido una relación un tanto forzada y demasiado distante la mayor parte del tiempo, que se ha desarrollado lentamente, pero de la que hemos visto poco, una pena, porque podrían haber estado mejor aprovechados si hubieran expresado sus sentimientos con más libertad. En lo que se refiere a los secundarios, han sido bastante escasos y para nada destacables, los que hemos visto no han estado todo lo definidos que esperaba, le faltaban contenido a sus personalidades y no han hecho mucho por aportar dinamismo a una trama un tanto lineal. En conclusión, un libro que se lee rápido y del que esperaba mucho más en un principio, pues la historia está poco trabajada o por lo menos echo en falta cierta intensidad en ella, algo que la haga mucho más creíble y que permita al lector un conocimiento más profundo de ella.

de es una lectura que entretiene al lector pero que peca en sencillez y simpleza, la historia nos trae a dos personas que tendrán que olvidar ciertos hechos de sus respectivos pasados para plantarle cara a un futuro donde un amor verdadero ha comenzado a florecer entre ellos, sólo su fuerza de voluntad les hará superar sus miedos y abrirse a un destino que les dará su lugar en el mundo y les traerá la felicidad que siempre soñaron.

Volver a la Portada de Logo Paperblog