Revista Cultura y Ocio

Reseña: Panza de burro, Andrea Abreu (Editorial Barrett, 2020).

Publicado el 20 septiembre 2021 por Carmen Nicolás Martínez @carmenensutinta

Panza de burro de Andrea Abreu es una gran historia de amistad y amor, una historia de dos niñas canarias que nos muestran la realidad de los pueblos obreros a principios de los años 2000. Años de pleno auge de la construcción. 

Dos niñas que nos presentan su modo de crecer, su modo de sentir y ver a la gente trabajando para que otra gente disfrute de la Canarias paradisiaca, de la Canarias de sol y playa.

La ficha técnica del libro la podemos consultar en la página web de Editorial Barrett

Reseña: Panza de burro, Andrea Abreu  (Editorial Barrett, 2020).

Argumento


«Reconozco que al principio, cuando Panza de burro solo había crecido unos capitulitos, pensé que sería una novela sencilla y hermosa que abriría un hachazo en esa tela de invernadero que parecía ocultar un imaginario y un mundo que debían ser mostrados. Más adelante, la grandeza del libro, la inteligencia y el salvajismo de Andrea, su pulso poético y su falta total de miedo hicieron trizas la rafia, y quedó a la vista una plantación intrincada, dolorosa, inmensa, nada sencilla. Hice la primera edición en un salón de Lisboa, y creo que fue allí cuando me di cuenta de que el libro era mucho más grande de lo que imaginé. También, y esto es importante, sentí envidia. Una envidia por la imposibilidad de escribir yo algo así». —Sabina Urraca.

Mi opinión personal (sin destripes)

Panza de burro ha sido una historia que se me ha quedado muy dentro, por ser sencilla y compleja, limpia y sucia, triste y divertida. Una historia muy natural y muy sincera. Narrada por una niña hija de obreros, hija de la canaria rural.

La novela es una historia sobre la amistad de dos niñas del norte de Tenerife, unas niñas que viven juntas un verano de comienzos de los 2000, unas niñas hijas de obreros, unas niñas que nos muestran la realidad canaria alejada del turismo de sol y playa.

La historia aparentemente sencilla está llena de numerosos giros inesperados que me mantuvieron pegada a las páginas. Y no solo por estos giros quería devorar con avidez el libro, también por la fuerza y la viveza que transmiten sus dos protagonistas al vivir un verano en el que abandonaran su niñez y entrarán en la adolescencia con los tropiezos y descubrimientos propios de esa edad y del lugar donde habitan. Sus andanzas y aventuras, sus trompazos, sus diálogos y sus miradas inteligentes y sin prejuicios me llenaron de luz y oscuridad al mismo tiempo.

«... En verano no íbamos a poder salir del barrio, la playa estaba lejos. No éramos como las otras niñas que vivían en el centro del pueblo, nosotras vivíamos en medio del monte.

Isora se levantó de la silla y me dijo shit, vamos pal baño.

Yo me levante y la seguí.

La hubiese seguido al baño, a la boca del volcán, me hubiese asomado con ella hasta ver el fuego dormido, hasta sentir el fuego dormido del volcán dentro del cuerpo»

Y estas dos niñas a pesar de su corta edad arrastran hondas heridas que sentí dentro y fuera de ellas, heridas que se elevan y se ensombrecen como el lugar, una isla canaria sin nombre, una isla con la amenaza constante del volcán, con cielos cubiertos de calima, con nubes amenazantes, con chumberas. El entorno es un personaje más, un personaje que acompaña a las niñas en su día a día y cambia y explota como ellas.

«Era el día de Candelaria y hacía mucha calima. El cielo era todo nubes y tierra. Yo a veces pensaba que nosotros éramos los culpables de toda esa tierra flotando en el aire: la capa de nubes negras que taponaba el cielo no dejaba salir nuestras respiraciones y el aire se iba volviendo pesado hasta que empezábamos a ahogarnos»

Panza de burro me lleno de poesía y me lleno de humor. Os aseguro que a pesar de la aspereza de la narración y de la dura historia es una lectura que desprende sensibilidad a raudales, agradecí el torbellino de emociones vividas junto a estas dos niñas. Un disfrute lector difícil de olvidar. 

Y la gran protagonista de la historia es la lengua, el español de Canarias. Andrea Abreu ha escrito la novela como se habla, sin respetar las normas ni del español ni del canario culto. Es una lengua cruda, fuerte y bella. Un vocabulario propio del lugar para magistralmente convertirlo en un protagonista más de la novela. Un trabajo que os aseguro no es nada fácil saber plasmarlo y ella lo consigue, impactando con él en mi como lectora y como amante de la buena escritura.

Os recomiendo leer Panza de burro de Andrea Abreu para conocer y disfrutar de una escritura única y con identidad, de una historia que nos despierta de un letargo lector sin solicitar nuestra autorización, y con un simpático atrevimiento también sabe demandar y protestar ante situaciones socio políticas.

Reseña: Panza de burro, Andrea Abreu  (Editorial Barrett, 2020).


Andrea Abreu
nació en 1995 en lo alto de un pueblo, siempre nublado, del norte de Tenerife. Creció entre gatos y flores de bruja y, al cumplir los dieciocho, comenzó sus estudios de periodismo en la Universidad de La Laguna (ULL). Después de incontables cambios de residencia, se mudó a Madrid en el verano de 2017, para cursar el Máster en Periodismo Cultural y Nuevas Tendencias de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC). Desde entonces, ha sido becaria, camarera y dependienta de una famosa marca de lencería.

Como periodista, ha escrito para la sección de Cultura del diario 20 Minutos y para diferentes medios, como Tentaciones (El País), Oculta LitLOLA (BuzzFeed), Quimera Vice. Sus textos literarios han sido incluidos en varias revistas digitales y en papel. También en antologías como Macaronesia, de La Galla Ciencia; Los muchachos ebrios, antología de poesía jovencísima transoceánica, de La Tribu, o Piel finaPoesía joven española (Maremágnum, 2019). Es autora del poemario Mujer sin párpados (Versátiles Editorial, 2017) y del fanzine Primavera que sangra (2017), un breve análisis poético sobre su relación con el dolor menstrual, que aparecerá este mismo año en la editorial Demipage. Ha participado en varios eventos literarios, como el festival cordobés de poesía Cosmopoética 2018 y es codirectora del Festival de Poesía Joven de Alcalá de Henares. El pasado 2019 fue ganadora del accésit del XXXI Premio Ana María Matute de narrativa de mujeres. Panza de burro es su primera novela.

Podéis comprar Panza de burro de Andrea Abreu aquí:


Ver más Los más vendidos en Libros
¿Habéis leído este libro? ¿Tenéis ganas de leerlo? ¿Qué os ha parecido?Reseña: Panza de burro, Andrea Abreu  (Editorial Barrett, 2020).#PanzaDeBurro#andreaabreu@LibrosBarrett#Amazon#Lecturas#Leer#Reseñas#carmenensutinta

Volver a la Portada de Logo Paperblog