Revista Solidaridad

Roban y destrozan en Ronda la silla de una niña de siete años con síndrome de Rett

Por Aparcamientodiscapacitados

«Cumplió siete años el pasado sábado... y este ha sido su regalo». María José Ropero, vecina de Ronda, es la madre de Yaiza, una niña que padece síndrome de Rett, una enfermedad catalogada como rara que le fue diagnosticada cuando tenía tan solo dos años y que afecta, principalmente, al desarrollo psicomotor y del lenguaje, entre otros problemas que convergen en una situación de grave dependencia. Ropero, que ya pidió ayuda públicamente para costear los tratamientos de su pequeña al no tener trabajo, estar sin pareja y no contar prácticamente con ingresos, no es capaz de llegar a entender todavía lo que le ha pasado. 
En la tarde de este pasado miércoles le robaron la silla ortopédica adaptada de Yaiza, con la que ésta, gracias a su madre y otros familiares, podía moverse, puesto que la niña, debido a las consecuencias de la afección que sufre, no se sostiene en pie por sí sola y precisa asistencia para ello. El vehículo en cuestión estaba valorado en alrededor de 3.600 euros. «Lo tengo desde hace un año y medio aproximadamente, me lo recetaron, me lo dio la Seguridad Social», explicó, al tiempo que añadió que la silla necesita una serie de complementos que sí ha podido comprar Ropero, por valor de en torno a 600 euros, poco a poco.
María José Ropero, vecina de Ronda, es la madre de Yaiza.
Yaiza se encontraba con sus abuelos, cuando Ropero llegó a su casa y se percató de que la silla, que habitualmente dejaba junto a la puerta de su vivienda, en el rellano de su piso, situado en una primera planta, no estaba. «Mi hija mayor (que también está a su cargo) sí estaba en la casa y salió a comprar una cosa. Ese momento, en el que no había nadie en la casa, fue aprovechado por el ladrón para llevarse la silla», relató esta madre que vive de alquiler en el inmueble desde septiembre. Dejaba la silla fuera, sin tomar ningún tipo de medida de seguridad, ya que nunca había tenido problemas al respecto. «Mi casa es una vivienda muy pequeña, no hay espacio. Tengo otras máquinas y aparatos que necesita Yaiza para vivir... en el patio no la podía dejar ya que se mojaba», comentó.
Dados los hechos, Ropero acudió a la Policía Nacional, ante la que interpuso la correspondiente denuncia. Ella misma encontró la silla, «destrozada, totalmente desmantelada», en la mañana de ayer e indicó que la Policía Nacional ha detenido al presunto ladrón. «Fui a varios sitios, a una tienda de segunda mano a la que la llevaron y no la cogieron y la encontré en una chatarrería donde sí, una vez ‘desguazada’... estaba todo arrancado...», contó, muy afectada.
Ropero también se valió de las redes sociales para hacer un llamamiento a la colaboración ciudadana, sin que finalmente esta vía diera sus frutos. Sí corrió la indignación entre las personas que tuvieron conocimiento del robo. «La silla es muy importante para Yaiza, es el único vehículo que tengo para moverla. Además, cuenta con un corsé que le ayuda a corregir la postura... no es solo una silla», especificó esta madre que sigue sin trabajo y que ha llegado a vender papeletas, rifando, entre otros, una tablet, para conseguir ingresos.
«Es inhumano que hagan esto... a mi hija le han quitado vida a cambio de obtener algún ingreso no sé para qué», se lamentó y añadió: «Ahora soy yo la que tengo que transportar a Yaiza, para llevarla a sus clases, a terapias...», mantuvo. Yaiza, con esta enfermedad rara que afecta generalmente a niñas, a una de cada 10.000, necesita atención las 24 horas del día. «Mi niña es una pobre inocente y no se merece esto, es el único medio que tiene para ir de un lado a otro», terminó, mientras aclaró que, al parecer, el presunto ladrón sería una persona ajena a la a la comunidad de vecinos de este bloque que se sitúa cerca del centro de la ciudad del Tajo. «A la persona que ha hecho esto solo le digo que se ponga la mano en el pecho y piense un poco, que seguro que no le gustaría estar en el pellejo de mi niña, ni en el de su madre que soy yo», denunció esta vecina de Ronda que es natural de Montecorto.
Ropero, que eventualmente limpia escaleras, recibió distintas ayudas tras hacer pública su situación. A las 2.000 papeletas que vendió, se sumaron algunas donaciones económicas de personas que llegaron a alcanzar hasta el montante de los mil euros, y el ofrecimiento de un gimnasio y otros profesionales para darle a la niña clases de fisioterapia y también de logopedia, entre otras disciplinas encaminadas a frenar el deterioro que provoca el síndrome.
Por otro lado, la organización de ‘VerbeRett’, la verbena a favor de la investigación de esta enfermedad que se celebra en Málaga, apoyada por la bailaora Sara Baras, entre otros, contactó con ella.
Desde la concejalía de Bienestar Social del Ayuntamiento, en la misma línea, a finales de año y con motivo de la Navidad, organizó una chocolatada solidaria en la que actuó un grupo de música rondeño a beneficio de Yaiza. No obstante, Ropero se ha mostrado muy agradecida ante las ayudas que recibió y que sigue recibiendo pero, como ya indicó entonces, casi a modo de una llamada de auxilio, solo pide un trabajo, un empleo que pueda compatibilizar con la atención a su hija.
www.diariosur.es/interior/201602/11/roban-destrozan-ronda-silla-20160211233208.htmlLicencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista