Revista Deportes

Ruta alrededor de Guadalajara

Publicado el 18 mayo 2020 por Big Joe @BigJoeES

Aclaración: esta ruta se hizo antes del confinamiento por la Covid-19. El día de la publicación de este post, Guadalajara se encuentra en Fase I de la "desescalada", lo que implica que las salidas ciclistas todavía deben hacerse en solitario, en los tramos horarios habilitados y sin salir de los límites que marca el Término Municipal.

Saliendo de Guadalajara

Al final me decidí a detallar una ruta por mi zona de influencia, es decir, los alrededores de Guadalajara capital. La ruta que os propongo a continuación tiene una dureza media y un kilometraje de unos 38-39 kilómetros con un desnivel acumulado que ronda unos 700 metros. El terreno es bastante pistero salvo un par de sendas de poca dificultad pero bastante divertidas que amenizarán el trayecto.

El inicio y final es en Guadalajara, a la altura de lo que se conoce como la "Rotonda de la Bicicleta", junto a las gasolineras que dan acceso a la Ronda Norte y la A-2.

Partimos desde dicha rotonda, tomando inicialmente lo conocido como " Ruta del Colesterol", es decir, el carril bici que circunvala Guadalajara, en dirección hacia el núcleo urbano. A escasos 100 metros de haber cogido el carril, giramos a la izquierda por el túnel que pasa bajo la A-2, que nos lleva al camino de Iriepal.

Continuamos por dicho camino hasta la carretera de Iriepal, que simplemente cruzaremos (ojo, que pasan coches a bastante velocidad) para ir paralelos a ella (giro a la derecha) dirección dicho pueblo durante unos 200 metros hasta el comienzo del camino principal, que tomaremos para irnos aproximando al primer "puerto" del día, la Peña Hueva.

Una vez en este camino, tras un par de curvas, cruzamos un pequeño puente y tomamos el camino de la derecha. El camino tiene una suave pendiente, y al coronarla, hay un cruce de caminos y cogeremos el de la izquierda, que nos dejará paralelos a la autovía A-2. Para ello, tras una corta bajada cogeremos el camino de la derecha dirección Zaragoza.

Continuamos por dicho camino, pasamos por detrás de una gasolinera GALP y poco después, llegamos a un cruce en el que, al girar a la derecha encararemos la subida a la Peña Hueva.

La Peña Hueva

Es el "Santuario" de todo ciclista de la zona, globero o pro, ya que reúne muchas condiciones ideales para ello, es decir, la proximidad a Guadalajara y el tipo de terreno al que apenas le afectan las lluvias (eso si, si llueve date la vuelta al coronar y baja o "la lías", lo digo por experiencia). La subida son 3,4 km en los que se salva un desnivel de 240 metros. Los primeros 2 son lo mas duro con una subida constante entre el 9-10 % y curvas de herradura estilo L'Alpe D'Huez. Luego suaviza mucho, casi llano hasta un repecho final de 300 metros que te pilla "a traición" si no lo conoces.

Al coronar, merece la pena admirar las vistas, desde Madrid y sus 4 torres, hasta Guadalajara, el Polígono del Henares, La A-2, Valdenoches y, justo enfrente, el Pico del Aguila, otra subida similar pero que no abordaremos hoy. En la cima hay un puesto de vigilancia del Seprona, podemos acercarnos a verlo pero el camino muere ahí. Tras las tradicionales fotos en " La Roca ", continuamos dirección Zarazoza hasta que veamos a la derecha la senda que cruza el sembrado. Incomprensiblemente no hay un camino fijado, y a veces está arado lo que dificulta cruzarlo, pero al final, el rodar de los ciclistas acaba marcando una nueva senda.

Tras cruzar dicho sembrado llegas al camino, giras a la izquierda, continuas 2 km por la llanura de la cima y giras a la derecha, y tras 1,5 km llegas a las vías del AVE. Allí giras a la izquierda sin cruzarlas y continuas por el camino hasta un puente que las atraviesa y que te conduce a Aldeanueva de Guadalajara. Ojo que aquí es la zona más propicia a equivocarse.

Justo antes de entrar al pueblo, has de tomar la carretera que sale a la izquierda durante unos 200 metros hasta que aparece a la derecha el camino. Continuas por dicho camino hasta una casa, donde giras a la izquierda y la rodeas. Avanzas unos 300 metros y giras a la derecha y, ojo aquí, 200 metros después tienes que meterte a la derecha para bajar por la senda del Barranco de La Muela. La entrada a veces no se ve bien, la pista es que podemos ver que a 10 metros hay un barranco donde empieza el descenso. En resumen, es seguir la línea roja en esta foto:

La senda no tiene pérdida. Debes bajar por ella hasta el camino principal, y una vez en él, girar a la derecha. Continuar por él hasta que llegas a un trozo de cemento en bajada, girar a la izquierda, bajar, cruzar el arroyo Matayeguas y girar a la derecha.

Ya en ese camino principal, continuar por él unos 10 kilómetros, atravesando Centenera, hasta llegar a Lupiana, yendo paralelo al arroyo mencionado. Es una pista sin perdida y en muy buen estado en el que rodaremos a buen ritmo.

Lupiana

Lupiana es un pequeño pueblo (no llega a 300 habitantes) conocido por el Monasterio de San Bartolomé. Data del Siglo XIV y en el surgió la Orden de San Gerónimo. Actualmente se puede visitar (está a unos 2 km del pueblo) y en sus instalaciones se celebran eventos como bodas y comuniones.

En realizad no llegamos a entrar a Lupiana, sino que en la entrada, a la altura de la Ermita Virgen de la Soledad, se toma el camino haciendo un giro a la derecha de casi 180 grados. Si vas corto de agua, en lugar de girar directamente pasas la ermita y a la izquierda tienes una fuente.

Debes continuar por ese camino, pasar el primer cruce y en la siguiente bifurcación, coger el de la izquierda, que ya sin pérdida alguna te lleva a la Senda de Lupiana ( Barranco de los Pilancones), que es el segundo y último "puerto" del día.
Esta senda va cada vez haciéndose mas estrechita y poco a poco empinándose. El reto es subirla sin plantar pie, lo he conseguido varias veces, pero no tiene una excesiva dureza mas allá de algunas raíces que te entorpecen la subida. Una vez coronada sigues siempre en la misma dirección, cruzas por debajo las vías del AVE, sigues subiendo un poco y al coronar, tomas el camino de la izquierda. Continuas 500 metros y coges un pequeño camino a la izquierda que te lleva a la Senda del Sotillo, 2 kilómetros muy gustosos en llano que merece la pena hacer (ojo que a veces te encuentras ciclistas de frente). Esta senda muere en el Poblado de Villaflores, lo pasas, cruzas la antigua N-320 y luego, por un puente, la actual N-320.

Continúas siempre en la misma dirección, cogiendo el camino mas a la derecha hasta que llegas a un cruce donde vuelves a girar a la derecha. Sigues por un terreno llano, donde el camino se abre en 2, y vuelves a coger el de la derecha. Tras un terreno en ligera bajada llegas al punto mas peligroso del día, que con precaución no lo es tanto: una muy pronunciada bajada con un terreno roto y unas curvas muy cerradas, que desembocan en la antigua N-320.

Continúas por esa carretera bajando 500 metros hasta que sale el desvío a la derecha, haces una rotonda y coges la segunda salida, la de la señal "camino de servicio", y justo al entrar, el camino de la derecha, que te conduce directamente a la entrada a Guadalajara. Para evitar el asfalto, antes de la rotonda tomamos el camino de la derecha que transcurre paralelo a la A-2. Continuaremos por él 2 kilómetros hasta llegar al camino principal por el que empezamos la ruta, giro brusco a la izquierda, túnel, ojo al repechín de subida y volvemos al carril bici de la "Ruta del Colesterol" desde donde veremos las gasolineras donde empezamos la ruta.

Ahora solo queda comprar unas cervecitas frescas en la gasolinera y tomárselas comentando las anécdotas que siempre surgen en estos eventos. Espero que la disfrutéis.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista