Revista Gente

Ser guapo, en Arabia Saudí, es pecado

Publicado el 29 abril 2013 por Nela @porteriadenela


Ser guapo, en Arabia Saudí, es pecado
¡Virgen del Amor Hermoso, Dios existe!, ya no lo dudo, porque a veces dudo (que me perdone Sor Cecilia, la monja bloguera por excelencia), pero ante tanta belleza, ya no cabe la menor duda, que a este hombre habrá que incluirlo entre las siete maravillas del mundo y del universo.
Ser guapo, en Arabia Saudí, es pecado
 Supongo, que todo el mundo conoce su existencia y su nombre, ya que ha sido noticia en todos los medios de comunicación por su belleza, que nada tiene que envidiar “a comer con los dedos, que es lo que más me gusta”. Omar Borkan Al Gala, que así se llama este “pecado con patas”, es un Kuwaití, fotógrafo de profesión, que además añade a su currículo el ser, actor y poeta, era un perfecto desconocido para el mundo occidental, hasta que fue al festival cultural Janadriyah, celebrado recientemente en la ciudad de Riad, donde se encontraban trabajando promocionando a los Emiratos Árabes Unidos (UAE), que no podían haber elegido mejor representante, junto con dos compañeros y cuando más contentos estaban, la Policía Religiosa, puso sus ojos en él y se ve que se encandilaron tanto, que decidieron que tanta hermosura, no era factible en Arabia Saudí y sus aledaños, porque temieron que todas sus féminas, tapaditas hasta los ojos, podrían enamorarse de este “semidiós” y tener pensamientos libidinosos debajo de sus negros ropajes, así que los pusieron de patitas en la frontera.
Ser guapo, en Arabia Saudí, es pecado
Pero en realidad, parece ser que la expulsión, no fue por ese derroche de belleza, si no porque Omar y sus compañeros entraron un stand de una actriz emiratí, donde sólo había mujeres y se saltó la prohibición religiosa, costumbrista, tradicional (y machista, añado yo) de que ningún hombre, salvo los de la familia, se pueden relacionar con ellas, tanto en público como en privado y esto no les sentó nada bien a "los miembros de la Comisión para la Promoción de la Virtud y la Prevención de Vicios”, que lo consideraron una ofensa a sus leyes y costumbres, yo los entiendo, es un vicio y una falta, total, de virtud andar con él al lado, y sólo puedo adherirme a ellos y decirles “dime con quién andas y si está bueno, me lo mandas” (a ver si me hacen caso).
Sea cual sea el motivo, si no lo quieren allí, que nos los manden para aquí, que no nos importa pecar, ya nos confesaremos después, si es menester, que sabremos apreciar su valía profesional, nosotras no le damos importancia al físico, nos importa más el interior (jeje que falsa soy, a mí lo que me importa es que tenga buen culo), porque sería una pena que este chico se desperdiciara perdido entre las arenas del desierto. Omar se ha visto tan desbordado, que ha cerrado su Twitter, aunque mantiene su Facebook, que ha duplicado sus fans, así como las visitas a su Blog y como sigan dándole tanto bombo y platillo, se duplicaran las visitas a Dubái, que es donde vive el zagalico.
Ser guapo, en Arabia Saudí, es pecado
Así que siendo fiel a mis teorías, diré aquello, que digo cuando veo un tío buenorro, más fuera de mi alcance que el sol, “o está casado o es gay”, que es como decir lo que dijo la zorra, ante las inalcanzables uvas “no las quiero, porque no están maduras”.
 Hoy os recomiendo visitar a “Eliane y su Blog Mi Musa Inspiradora”. ¡No olvidéis visitarla!  
 Si te gusta viajar, pásate antes por Ábaco de Colores y lee el post “Vaya asco de Hotel”, para que sepas que no te puedes fiar de algunas ofertas maravillosas de Internet.     
 


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista