Revista Series

Sobre el despropósito de la 8ª temporada de The Walking Dead: ¿Y quién mierda es Neil?

Publicado el 14 diciembre 2017 por Dro @Drolope
8x08 de The Walking Dead
Qué cansado estoy. La paciencia que hemos tenido los fans de The Walking Dead durante el lamentable comienzo de su octava temporada ha sido tan extraordinaria que merecemos, como mínimo, que erijan estatuas en nuestro honor por seguir a bordo. Porque ha ocurrido lo impensable: seguidores acérrimos de la serie, grandes entusiastas entre los que yo me incluyo, hemos terminado hartos de las memeces de The Walking Dead. Todo tiene un límite, y los errores de esta temporada han sido tan básicos, tan imperdonables a estas alturas, que ni siquiera sé por dónde empezar.
¡Spoilers de los ocho primeros episodios!
8x08 de The Walking DeadSolo faltaba que se hubieran cargado a uno de los pocos personajes que cae simpático. Pero, incluso de haberlo hecho, me habría dado igual.
The Walking Dead es capaz de grandes cosas. Es una serie que puede funcionar muy bien cuando explora su faceta más "intimista": algunos de sus mejores episodios son, de hecho, aquellos que profundizan en un puñado de protagonistas. El 6x13 "The Same Boat" –el capítulo del secuestro de Carol y Maggie–, e incluso el episodio de aquel mítico "look at the flowers" son la prueba de que The Walking Dead puede tener un nivel excelente cuando quiere. Pero esta temporada no ha querido, o no ha sabido, mantenerlo, y el bajón de calidad que ya comenzó en la séptima temporada, en lugar de remitir, ha ido creciendo de forma imparable... para horror y hartazgo de las audiencias, que huyen en estampida.
La estructura de esta temporada ha sido tan idiota que siento auténtica incredulidad. Me inquieta, me atormenta y me perturba (¿debería llamar a Esperanza Gracia?) que un equipo de guionistas adultos en plena posesión de sus facultades mentales hayan pensado que estos guiones eran buenos y  serían aplaudidos por el público. Porque NO lo son. ¿Qué es esto de retomar conflictos cada cinco episodios? ¿Dejar encerrado al cura con Negan y volver a saber de ellos semanas después? Hay decenas de personajes pululando por la pantalla, pero los han desarrollado tan mal que apenas sentimos apego por ellos, más allá de lo que queda de los recuerdos. Rick, Maggie, Michonne, Carol y Daryl son grandes, pero no han tenido un solo momento de gloria estos episodios.
8x08 de The Walking Dead8x08 de The Walking DeadLa relación de estos dos sí es algo bastante interesante... pero, ups, va a terminar.
Pensaron que sería una guerra épica. Pero no tuvieron en cuenta que, para que lo fuera, deberían haber creado una conexión emocional entre el espectador y esos personajes. El 8x05 "The Big Scary U" fue un buen episodio que, por fin, profundizó como es debido en Negan, pero llegó demasiado tarde. Porque aciertos esta temporada ha habido, sin duda –la tensión y el ambiente lúgubre del season finale estuvieron muy conseguidos–, pero insuficientes. Los fallos han sido de principiante, y no se pueden consentir a estas alturas de la serie. 
Porque, ¿quién mierda es Neil? La pregunta que da título a esta crítica sintetiza los grandes problemas de la temporada. Vemos a Maggie sufriendo por la pérdida de Neil mientras nosotros nos preguntamos quién es y qué carajo nos importa que haya muerto. Vemos a Aaron sufriendo por la pérdida de Eric, pero nosotros no podemos sentir su dolor. Y no podemos sencillamente porque en dos temporadas apenas nos han mostrado nada de esa pareja. Es como si The Walking Dead esperase que sintiéramos apego a ellos "porque sí". Curiosamente, Eugene y el cura Gabriel son dos de los personajes que más interés me han suscitado esta temporada... lo cual habla por sí solo de la gravedad del asunto.
8x08 de The Walking Dead8x08 de The Walking DeadCállense ya los dos.
The Walking Dead no puede vivir de las rentas de tiempos pasados mejores. No puede seguir matando gente aleatoria solo por cumplir su cuota de "muertes por episodio", porque las muertes deben significar algo. No puede plantear dilemas morales que a estas alturas se nos antojan demasiado pobres y redundantes. Sin chicha, vaya. En lugar de avanzar, The Walking Dead se siente atascada, enfangada, con un villano carismático mal desarrollado y unos grandes personajes como Daryl, Michonne y Carol absolutamente desaprovechados. Rick y Maggie sí han tenido algunos momentos decentes esta temporada, pero nada muy allá. Nada que nos emocione como antaño. Que nos emocione de verdad, que nos impacte, que nos estremezca. De eso, nada queda.
Y ahora nos encontramos con el cliffhanger de que Carl ha sido mordido. Pero la historia es tan absurda –un Carl "buena onda" y terriblemente estúpido al que ni siquiera entendemos bien, porque no se han parado a explicarnos como es debido su desarrollo–, que lo único que podía pensar al verle herido era... ¿en serio? ¿Van a librarse así, sin pena ni gloria, de uno de los pocos personajes de interés que les quedan? Bravo, guionistas. Gracias... por nada. Que dicen que esto será importante para Rick, que le hará avanzar. La importancia de ser bueno en un mundo terrible. Que cada vida importa, bla, bla, bla... pero no, perdona. Esta historia es un truño moruño, y ya está.
Suelo ser mucho más positivo con The Walking Dead; siempre me motiva y me inspira lo suficiente como para ver su mejor cara. Pero he llegado a un límite. No creo que nunca sea capaz de dejarla, pero sí espero que vuelva a tener un mínimo de inteligencia narrativa. Un poco, al menos. Porque esto, compañeros, es infumable. Y si vosotros la habéis disfrutado más, por favor, destacad sus mejores puntos. Porque a mí... ya ni me apetece.
8x08 de The Walking DeadCon esa cara veo yo ahora The Walking Dead.

Isidro López (@Drolope)

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas