Revista Cine

Thor, el mundo oscuro: sin rencores

Publicado el 03 noviembre 2013 por Juancarrasco @JuanCdlH
03.11.13 | 14:14. Archivado en Cine, Estrenos, Cómics
  • enviar a un amigo
  • Imprimir contenido

El relativamente nuevo en estos “ruedos” Alan Taylor se pone al frente de la ambiciosa segunda parte de las historias del Dios del Trueno, además de puente de unión con el tercer bloque argumental globalizado que plantea Disney con el sobrenombre de Marvel (todavía se hace rara la mezcla). Pero la falta de rodaje cinematográfico del director no le resta un ápice de bagaje, puesto que viene del mundo televisivo tan en alza estos últimos tiempos, y nada menos que de rodar episodios de series míticas como Juego de tronos, Mad Men, Perdidos, Deadwood, A dos metros bajo tierra, El ala oeste de la Casa Blanca, Los Soprano o Sexo en Nueva York: casi nada en el currículum de este “chico HBO”. Pero el caso es que si algo podemos achacarle como negativo al primer paso post Kenneth Branagh de Thor es que se aprecia de la perfecta corrección y la apariencia de consenso multitudinario del libreto la ausencia de personalidad por parte del firmante, y es lo que ocurre cuando eres demasiado dirigido. No obstante, el espectáculo está garantizado y los momentos de humor sin sacar al espectador de lo épico de la historia aligeran la carga y logran que el público por momentos se evada y se sienta un crío en un parque de atracciones.

Thor, el mundo oscuro: sin rencores
Hay que mencionar que los Chris Hemsworth (en ascenso su caché tras el buen papel en Rush), Natalie Portman (mucho menos sufridora que en la primera entrega y bastante más suelta) o Anthony Hopkins (que hace que no te imagines a Odín con otro rostro que no sea el suyo) se encuentran bien escoltados por un buen puñado de secundarios reconocibles dentro y fuera de las viñetas; deberán enfrentarse esta vez y siguiendo la tónica macroscópica de las amenazas que plantea Marvel a unos temibles enemigos ancestrales con una estética harto original y poco afortunada en lo referente a sus máscaras de combate, que les dan la fiera apariencia de teletubbies.

Y a estas alturas, con la maquinaria publicitaria que manejan estos eventos, muy pero que muy desconectado del cine tiene que estar quien no sepa que la cosa se pone tan fea que se requiere para la contienda la ayuda de nada menos que Loki (Tom Hiddleston), que ya fue la salsa de la primera entrega de Thor, la alegría en forma de adversario de Los Vengadores y el motivo él solito de que merezca la pena ver esta película sin necesidad de ningún otro argumento. La conjunción del actor con el personajazo logra que no quieras que le venzan los buenos. La incógnita para los que aún no han visto esta cinta residirá en ver si el hermanastro del protagonista de verdad y sin rencores presta su ayuda por un fin común o si se dejará llevar por la naturaleza del escorpión. Como se pueden ir imaginando los familiarizados con el personaje, todo lo que hace Loki es mucho más complejo que el blanco o negro…

Ojo al momentazo “Capitán América”, a la aparición estelar de Stan Lee (como casi siempre), a la pelea final más estrambótica que recuerdo y al clásico epílogo post títulos de crédito, así que vayan comprando palomitas y poniéndose en la cola del cine.

Dirección: Alan Taylor. Duración: 113 min. Intérpretes: Chris Hemsworth (Thor), Natalie Portman (Jane Foster), Tom Hiddleston (Loki), Anthony Hopkins (Odin), Jaimie Alexander (Sif), Idris Elba (Heimdall), Stellan Skarsgård (Dr. Erik Selving), Rene Russo (Frigga), Christopher Eccleston (Malekith), Zachary Levi (Fandral), Adewale Akinnuoye-Agbaje (Algrim / Kurse), Kat Dennings (Darcy), Clive Russell (Tyr). Guión: Christopher Yost, Christopher Markus y Stephen McFeely, basado en un argumento de Don Payne y Robert Rodat, a partir del cómic de Stan Lee, Larry Lieber y Jack Kirby. Producción: Kevin Feige. Música: Brian Tyler. Fotografía: Kramer Morgenthau. Montaje: Dan Lebental y Wyatt Smith. Diseño de producción: Charles Wood. Vestuario: Wendy Partridge. Distribuidora: The Walt Disney Company Spain.


Volver a la Portada de Logo Paperblog